Es noticia
Menú
La efervescencia textil que vivió Madrid entre 1940 y 1970: Una historia de la moda
  1. España
  2. Madrid
exposición

La efervescencia textil que vivió Madrid entre 1940 y 1970: Una historia de la moda

La exposición, comisariada por Esperanza García Claver, puede visitarse en la antigua fábrica de cervezas El Águila hasta el 22 de mayo de forma gratuita

Foto: Sombrereras en 1946. (Comunidad de Madrid)
Sombrereras en 1946. (Comunidad de Madrid)

Fábrica de Guantes Mario Herrero, Almacenes Simeón, Margarita Lacoma, Almacenes Rodríguez, Mayerling, Sepu, Amparo Rodríguez, Femme, Sastrería Vargas, Casa Gago, Navario, Asunción Bastida Boutique, Tres Zetas, Rocafort y así hasta más de un centenar de nombres son los que pueblan la exposición ‘En Madrid: Una historia de la moda 1940-1970’. Un trabajo de documentación que a través del formato expositivo consigue abarcar tres décadas de los difíciles años en los que el Franquismo se asentó en España.

La muestra se centra en Madrid y recorre sus calles, al calor de las películas de cine que en aquel momento se rodaban y sube a los pisos en los que los principales modistas de la época se asentaron. Y también recorre y se adentra en las fábricas de confección, que fueron las que vistieron a trabajadores de un Madrid complejo, plagado de neones, cafeterías y mucha escasez.

Foto: Cartel de la exposición en CaixaForum.

La comisaria Esperanza García —también responsable de otro trabajo de referencia, MAD about Hollywood—, con la ayuda de Lola Feijóo, Sonia Taravilla y Miquel Martínez presenta un panorama amplio y diverso. Siempre partiendo de fotografías, indumentarias, trajes, revistas, documentos de la época y utensilios que eran habituales en las casas de aquellos años.

Cosiendo a los madrileños

A partir de testimonios orales y de Madrileños, el amplio archivo fotográfico que Chema Conesa se encargó de crear hace más de una década, el recorrido de la exposición va fluyendo y contando las pequeñas y grandes historias alrededor de la moda. Es importante el trabajo documental que han realizado desde el comisariado, porque no sólo da voz e imagen a los nombres más conocidos que forman parte del imaginario de la alta costura, sino que también da pie a conocer a mujeres que no habían llegado hasta nosotros.

placeholder Almacenes Simeón en 1963. (Comunidad de Madrid)
Almacenes Simeón en 1963. (Comunidad de Madrid)

De este modo, en la exposición conviven Elio Berhanyer, Rappel, Manuel Pertegaz, Julio Laffite, Pedro Rodríguez, Lino Martínez o Asunción Bastida, junto a imágenes de trabajadoras de la Sección Femenina, Manuela González Somoza (conocida como Manolita y a la que se puede ver portar un maletín cuando era aprendiza en la casa de modas Cottret Soeurs), Josefa Herrero o Purificación Herrero. “La memoria viva de un oficio se encuentra en los testimonios de las personas que lo ejercieron, y este es el caso de la aproximación que hemos realizado a los recuerdos y vivencias que nos han ido transmitiendo las entrevistas realizadas a mujeres que trabajaron como modistas en Madrid y a sus familiares”, revelan en el catálogo Sonia Taravilla y Lola Feijóo. Una documentación que continúa todavía.

Marta Rivera de la Cruz, Consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, que asistió a la inauguración, comentaba como la muestra permite viajar “al Madrid que trataba de recuperar su vitalidad tras la guerra, donde se irán abriendo paso los nuevos nombres de la alta costura española y que llegará a ocupar un lugar destacado dentro del circuito de las capitales de la moda europea, impulsada por el creciente turismo y la proyección internacional de España”.

Revistas de moda

García Claver escribe en la introducción del catálogo que "la moda que se reflejaba en las revistas (las portadas más vendidas eran las de las actrices de Hollywood), en el cine o la que se podía escuchar en algunos programas de radio, como en La moda en España, presentaban un lujo no accesible para todas las mujeres y para las cartillas de racionamiento". Y continúa explicando que lo que las unía era el querer cuidar su aspecto, ya fuera más o menos ostentoso, adquiriendo los vestidos en almacenes o cosiendo ellas mismas sus telas.

placeholder Desfile de moda organizado con motivo de la festividad de Santa Lucía. (Comunidad de Madrid)
Desfile de moda organizado con motivo de la festividad de Santa Lucía. (Comunidad de Madrid)

“Es el espíritu de supervivencia que en la historia de la moda se refleja en el esfuerzo de las casas de alta costura al abrir después de la contienda; los talleres de sastres, modistas y gremios relacionados que permanecen a pesar de las carencias de proveedores y las tiendas o almacenes que fueron desmantelados durante la guerra y que volvían a abrir pese a las innumerables dificultades con las que se encontraban, como el poder conseguir tejidos”, dice la comisaria.

Curiosidades al hilo

Entre los innumerables objetos que pueblan la exposición hay algunas obras que no deben pasarse por alto. Por ejemplo, el reportaje donde aparecen los figurines diseñados por José Luis López Vázquez para el vestuario de la película Eugenia de Montijo; las imágenes del fondo de Gerardo Contreras donde disfrutar de las luces de la Gran Vía en 1946, en las escasas dos horas en las que podían estar encendidas debido a los cortes de luz; la fotografía de los Duques de Windsor visitando las ruinas de la Ciudad Universitaria; el interior de una tienda de tejidos para la revista Textil; la tabla para el planchado de mangas, perteneciente a una tienda de la calle Carretas, Modas Thamar, y cedido por el Museo del Traje; Una glasilla, que es una primera aproximación a una prenda, que era una copia del mismísimo Christian Dior… Y así innumerables detalles.

placeholder Maniquíes en la Exposición Universal en 1965. (Comunidad de Madrid)
Maniquíes en la Exposición Universal en 1965. (Comunidad de Madrid)

Probablemente otro de los aspectos más sobresalientes sea la puesta en valor de fotógrafos, que en ese momento no estaban especializados en moda, pero que con su trabajo consiguieron llenar las revistas del sector. Hay otro espacio, realmente delicioso, donde se destaca la labor de un fotógrafo ambulante, que iba inmortalizando a parejas y mujeres que paseaban por la Gran Vía.

Por no hablar de esa instantánea con Ava Gardner huyendo despavorida de los reporteros o aquella en la que se la ve posar en su residencia del número 11 de la calle Doctor Arce, en 1962. En definitiva, ‘En Madrid. Una historia de la moda 1940-1970’ es un completo caleidoscopio de cómo vestían las madrileñas de esos años y quien se encargaba de elaborar sus prendas.

Fábrica de Guantes Mario Herrero, Almacenes Simeón, Margarita Lacoma, Almacenes Rodríguez, Mayerling, Sepu, Amparo Rodríguez, Femme, Sastrería Vargas, Casa Gago, Navario, Asunción Bastida Boutique, Tres Zetas, Rocafort y así hasta más de un centenar de nombres son los que pueblan la exposición ‘En Madrid: Una historia de la moda 1940-1970’. Un trabajo de documentación que a través del formato expositivo consigue abarcar tres décadas de los difíciles años en los que el Franquismo se asentó en España.

Hollywood Películas Social Madrid