Es noticia
Menú
Los mayores de Fuenlabrada aprenden a usar móviles y cajeros automáticos
  1. España
  2. Madrid
de lunes a viernes

Los mayores de Fuenlabrada aprenden a usar móviles y cajeros automáticos

Las personas mayores sufren el salto generacional comandado por la tecnología. En Fuenlabrada se impulsan talleres para que aprendan a realizar gestiones online

Foto: Cursos de tecnología para ancianos en Fuenlabrada. (Asociación de Mayores de Fuenlabrada)
Cursos de tecnología para ancianos en Fuenlabrada. (Asociación de Mayores de Fuenlabrada)

En una época en la que la tecnología ha tomado casi todos los ámbitos de la sociedad, cada vez es más necesario saber manejarla para realizar las acciones más cotidianas que protagonizan nuestro día a día. Algo tan básico como saber usar un teléfono móvil u operar en un cajero automático están al alcance de todos pero, sin embargo, no todos conocen el mecanismo para realizar una transferencia, actualizar la cartilla, usar el WhatsApp o colgar una fotografía en Facebook. La barrera simbólica de la edad juega en muchas ocasiones en contra de los más mayores de la sociedad que necesitan ayuda para utilizar los dispositivos electrónicos que, año tras año y de manera progresiva y cada vez más rápida, facilitan la vida de todos.

Es por ello que la Asociación de Mayores de Fuenlabrada ha querido poner remedio a esta problemática ofreciendo a sus socios talleres gratuitos en los que les enseñan a manejar, a nivel usuario, tanto sus teléfonos móviles como los cajeros automáticos de los bancos para realizar multitud de gestiones como pueden ser compras online, realizar ingresos o pagar recibos. Todos los inscritos han sido divididos en seis grupos para poder impartir los cursos con pocos alumnos y así poder individualizar el tiempo que sea necesario. Las clases se llevan a cabo de lunes a viernes de 16:00 h. a 18:00 h. y se van a extender en el tiempo hasta el mes de junio.

placeholder Una persona mayor utilizando un teléfono móvil.
Una persona mayor utilizando un teléfono móvil.

“Las clases son extraordinarias y los profesores también. Quiero felicitar a la dirección de la Asociación por esta maravillosa idea”, destaca Francisco, alumno de ambos talleres. Antonio, otro socio, reconoce que aún queda aprendizaje por delante. “El cursillo está bien pero yo de móvil no sé mucho. Por ejemplo, aún no sé manejar los audios del WhatsApp”, apunta. Para Montse, las clases son más que necesarias. “Desde que llegó la pandemia, las personas mayores nos vemos obligadas a usar el móvil como si fuésemos expertos informáticos para poder gestionar actividades del día a día. Corremos un alto riesgo de convertirnos en analfabetos, igual de desprotegidos que los abuelos del siglo pasado. Tenemos la obligación de funcionar a través de Internet, de comprar online y de estar permanentemente conectados a la red”.

Foto: La computadora cuántica Sycamore de Google. (Google)

Pero esta socia de la Asociación de Mayores de Fuenlabrada va más allá. “Un gran número de actividades burocráticas, sanitarias o administrativas se realizan a través de aplicaciones en los móviles y, si no nos enseñan a desenvolvernos, corremos el riesgo de caer en la dependencia malsana de hijos o nietos antes de lo habitual”, asegura.

La gran acogida que ha tenido por parte de los alumnos arroja una buena muestra de lo necesarios que eran estos cursos o talleres para las personas menos duchas en menesteres tecnológicos. “Ha sido una experiencia muy positiva. Hemos aprendido en un ambiente relajado, de igualdad, sin juzgar a nadie, gracias a un profesor respetuoso y divertido y que explicaba y repetía con mucha paciencia”, aprecia Montse, aunque echa en falta también más talleres para otros muchos ámbitos en los que le cuesta desenvolverse. “Esto para nosotros es como aprender japonés. Es un idioma diferente. Primero tenemos que aprender las nociones, que son las palabras, y luego por otro lado está la práctica, que es como estructurar el lenguaje”, acierta a comparar.

El cierre de oficinas ha obligado a los mayores a cobrar la pensión en los cajeros automáticos

Alejandro ha sido uno de los profesores de estos talleres. “La iniciativa surge porque nos dimos cuenta en la Asociación que había una necesidad de independencia y libertad por parte de los socios a la hora de realizar operaciones o mirar sus cuentas”, algo que se pudo apreciar hace tan solo unas semanas en el mismo municipio, en Fuenlabrada, donde el cierre de oficinas ha obligado a los mayores a cobrar la pensión en los cajeros automáticos y ese entendimiento rara vez llegaba a buen puerto, lo que provocó numerosas y largas colas en las sucursales de la ciudad.

Alejandro admite que ha sido una experiencia muy gratificante porque “hemos tenido que empezar de cero en muchos casos. Había personas que no sabían ni encender el móvil ni realizar la operación más sencilla en el cajero automático. Ahora nos damos cuenta de que se sienten mucho más vinculados con la tecnología”.

placeholder Cartel promocional de los cursos de la Asociación de Mayores. (Asociación de Mayores de Fuenlabrada)
Cartel promocional de los cursos de la Asociación de Mayores. (Asociación de Mayores de Fuenlabrada)

En este punto, entramos en una contradicción llamativa. Las personas mayores de Fuenlabrada, gracias a estos talleres, han aprendido (o están en ello) a usar los cajeros automáticos justo en el momento en el que más lo necesitan pero también cuando muchos de ellos están desapareciendo. La fusión de bancos que se han producido en los últimos meses han provocado el cierre de sucursales, oficinas y, por consiguiente, cajeros aunque justo por el mismo motivo, su uso está ahora más demandado.

En 2021 se utilizaron un 21% más que en 2020, si bien hay que recordar que en ese año sufrimos el confinamiento durante más de dos meses por lo que necesitamos menos dinero en efectivo. Además, a raíz de la pandemia, se aconsejó el uso de la tarjeta de crédito pero, según datos del Banco de España, aún nueve de cada diez ciudadanos defienden que se mantenga el efectivo.

En una época en la que la tecnología ha tomado casi todos los ámbitos de la sociedad, cada vez es más necesario saber manejarla para realizar las acciones más cotidianas que protagonizan nuestro día a día. Algo tan básico como saber usar un teléfono móvil u operar en un cajero automático están al alcance de todos pero, sin embargo, no todos conocen el mecanismo para realizar una transferencia, actualizar la cartilla, usar el WhatsApp o colgar una fotografía en Facebook. La barrera simbólica de la edad juega en muchas ocasiones en contra de los más mayores de la sociedad que necesitan ayuda para utilizar los dispositivos electrónicos que, año tras año y de manera progresiva y cada vez más rápida, facilitan la vida de todos.

Fuenlabrada Tecnología