Es noticia
Menú
Madrid mejora su limpieza pero sigue sucia: "Es una clara realidad a ojos de cualquiera"
  1. España
  2. Madrid

Madrid mejora su limpieza pero sigue sucia: "Es una clara realidad a ojos de cualquiera"

Los contratos de gestión de la basura de Almeida mejoran algo la situación con respecto a los de Botella, pero los vecinos señalan que aún queda un largo camino por recorrer

Foto: Los nuevos contratos se enmarcan en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360. (EC Diseño)
Los nuevos contratos se enmarcan en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360. (EC Diseño)

A ojos de los políticos, en cuestión de limpieza Madrid es la ciudad de Schrödinger. Como si se tratara del célebre gato cuántico, la ciudad está limpia y sucia a la vez. Tan extraño fenómeno, que no admite comparación con lo que ocurre en casi ninguna otra ciudad europea, responde a un hecho simple en realidad: cuando gobierna la izquierda, la derecha encuentra que Madrid es poco menos que un inmenso vertedero que sus rivales son incapaces de gestionar; hoy, que gobierna la derecha, la oposición acusa al alcalde Almeida de que la ciudad nunca ha gestionado peor sus basuras.

Entre unos y otros quedan los vecinos, que se limitan a constatar la verdad: los 8.900 kilómetros que componen las más de 9.000 calles de Madrid y sus 3.800 parques y zonas verdes están sucias, lo han estado siempre y, al paso al que va, lo seguirán estando durante mucho tiempo. La limpieza urbana es el servicio que más quejas concentra en el buzón del Ayuntamiento junto con la recogida de residuos, tal y como se recoge en las memorias anuales. En 2020, se recibieron 3.630 quejas, en 2019 se contabilizaron 5.083 y en 2018 se alcanzaron las 4.544 denuncias de los ciudadanos.

placeholder Distrito de Arganzuela. (L.F.)
Distrito de Arganzuela. (L.F.)

“Que Madrid está sucio es una realidad evidente para los ojos de cualquier madrileño. Esto es consecuencia de los contratos de limpieza que el Ejecutivo de Ana Botella firmó en el año 2013 y que, desde entonces, vienen condenando a los barrios de la ciudad”, afirma Carlos Astudillo, portavoz adjunto de Más Madrid en el distrito de Latina. La exalcaldesa firmó un acuerdo blindado por diez años de limpieza que dividía a la ciudad en seis bloques con calles principales y secundarias, lo que originó un caos en muchos barrios.

Basura, malos olores y escombros se multiplican en las aceras

La suciedad de las calles de Madrid no es un invento de las redes sociales. En Twitter, cientos de personas denuncian la suciedad de sus calles a través de hashtags como #MadridEstáSucio y #MadridDaAsco. Basura, malos olores y escombros se multiplican en las aceras. Ante esto, el Ayuntamiento encontró una solución: la creación de su propio hashtag, #MadridComoNueva. Sin embargo, las calles siguieron sucias.

Basta con dar un paseo por cualquiera de ellas para constatar la acumulación de basura, muebles, colchones y cualquier tipo de desechos que o bien no se recogen o bien provocan que las papeleras y los contenedores estén a rebosar, sobre todo en los barrios de la periferia.

placeholder Distrito Latina. (L.F.)
Distrito Latina. (L.F.)

Dejando atrás los contratos de Botella

El Ayuntamiento de Madrid inauguró nuevos contratos de limpieza hace dos meses con un presupuesto de 1.636 millones de euros, lo que supone un incremento del 52,8% con respecto a la licitación de 2013. Estos servirán para los próximos seis años. Los contratos fueron adjudicados a cuatro grandes empresas del sector: Cespa, Valoriza, Obrascón y OHL-FCC.

En teoría, hay ahora mismo 2.300 trabajadores limpiando la ciudad entre técnicos, administrativos, jardineros y resto de personal que suponen un refuerzo de plantilla del 28% con 502 operarios nuevos.

Madrid es la primera ciudad del país en cuanto a inversión en este capítulo

Los 84,62 euros per cápita que Madrid invierte al año en limpieza la convierten en la primera ciudad del país en cuanto a inversión en este capítulo, más que Barcelona, Valencia, Zaragoza y Santander juntas”, asegura una nota de prensa del Ayuntamiento.

Sin embargo, esto depende del barrio en que se viva. “A pesar de que el incremento absoluto del total de los lotes es grande, la asignación por habitante en los distritos del Sur y del Este sigue siendo inferior a la de los distritos del Centro y del Norte, teniendo en cuenta la miseria a la que fueron condenados los primeros con los contratos integrales de Ana Botella”, explica Astudillo.

Se mantiene un gasto por habitante y año que en algunos casos llega a ser 40 euros menor

Por su parte, el concejal del PSOE, Ignacio Benito explica que aunque el incremento sea mayor, se mantiene un gasto por habitante y año que en algunos casos llega a ser 40 euros menor si se comparan por ejemplo los 115 euros en limpieza por habitante en Chamberí con los 73 euros en Usera, el barrio de menor precio por habitante.

Un paseo por las calles de Madrid

Son las 11.30 de la mañana del jueves y Benito se encuentra en Orcasur. Coge el teléfono y, mientras habla sobre los nuevos contratos de limpieza, empieza a ver que está rodeado de basura. Se encuentra en la calle Dúrcal y empieza hacer fotos en ese instante: “Las papeleras rebosan, el césped está lleno de bolsas de basura, latas y todavía quedan hojas del otoño”, va relatando mientras sigue haciendo fotos.

placeholder Distrito Latina. (C.A.)
Distrito Latina. (C.A.)

Asegura que la situación ha mejorado, pero solo porque no podía ser peor que lo que había. “Solo se necesita salir a la calle para verlo, se sigue perpetuando la desigualdad entre los barrios, creando fronteras invisibles en la ciudad”, afirma Benito.

Esta misma opinión la comparte unas horas más tarde Félix López-Rey, miembro de la Asociación de Vecinos de Orcasitas desde hace 50 años y concejal de Más Madrid mientras que da su paseo de todas las mañanas: “Veo más barrenderos, pero la suciedad sigue igual”, sentencia.

En el distrito vecino, Jorge Ruiz Morales, de 72 años, vocal vecinal de la Junta Municipal de Carabanchel, también tiene la misma sensación durante su paseo diario: “No noto ningún cambio, si acaso, va a peor”, dice haciendo referencia sobre todo al barrio de Pan Bendito.

Ruiz explica que los nuevos contratos de limpieza no tuvieron en cuenta las calles secundarias del barrio

Ruiz explica que los nuevos contratos de limpieza no tuvieron en cuenta las calles secundarias del barrio, que se limpian muy esporádicamente, y que las acciones de limpieza solo se limitan a calles principales como General Ricardos.

Esta percepción de que Madrid está sucia no se queda solo en los barrios del sur. “No se ha notado ninguna diferencia con los antiguos contratos, aunque todavía es pronto para hacer valoraciones. En el periodo navideño, se acumuló mucha basura, pero no sabemos si esto representa la nueva situación”, afirma Luis Campillo, vecino del Distrito Salamanca que asegura que el barrio de La Guindalera y Fuente del Berro tiene los mismos puntos negros de recogida de basuras de siempre.

En esto concuerda el presidente de la Asociación de Vecinos SOS Malasaña, Jordi Gordon: “No hemos notado ninguna diferencia en el barrio. Entre las aglomeraciones y el deterioro de las calles, Malasaña vive sucia”, asegura Gordon.

placeholder Distrito Latina. (L.F.)
Distrito Latina. (L.F.)

Desde SOS Malasaña proponen que el Ayuntamiento cree un plan especial de basuras y limpieza para el barrio porque, aunque la Gran Vía siempre está impoluta, el barrio deja mucho que desear. “Debería darnos vergüenza, porque así no debería estar un barrio histórico de una gran ciudad europea”, denuncia Gordon.

En el Distrito de la Latina ocurre algo particular y es que con las cifras de personal mínimo exigido en el pliego se da un desequilibrio importante en la superficie a limpiar por cada trabajador. “El Distrito de Latina, que se encuentra en el lote 3, cuenta con las exigencias de personal mínimo. Siendo el segundo distrito con mayor superficie de aceras y calzadas a limpiar, es el que más superficie por persona tiene para limpiar de lunes a viernes y el segundo con más superficie a limpiar durante el fin de semana”, denuncia Astudillo.

"No creemos que haya espacio para tanto personal", aclara Talavera

En el Distrito de Latina son varias las iniciativas que desde la oposición han intentado llevar al Pleno municipal “llegando a un punto que parecíamos estar como si constantemente nos encontráramos sumidos en el día de la marmota hablando sobre limpieza”, afirma el portavoz adjunto de Más Madrid.

Periodo de gracia

Por su parte, la responsable de Limpieza Diaria de UGT, Sherezade Talavera Alonso explica que es muy temprano para hacer una valoración. “Al comienzo, todas las empresas muestran músculo. Tienen mucha gente en la calle, pero no creemos que haya espacio para tanto personal. A 7 de enero había 2.500 trabajadores. Muchos contratos han acabado y sabemos que va a ir a mucho menos”, explica Talavera.

Los nuevos contratos se enmarcan en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360

Desde el Ayuntamiento explican que los nuevos contratos se enmarcan en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360, cuyo logo llevan estampado tanto la maquinaria como el vestuario que han estrenado los operarios. Hasta ahora, el 90% de los medios mecánicos eran contaminantes y tenían una antigüedad media de 20 años.

No obstante, desde UGT recuerdan que todavía no ha llegado la maquinaria y que los operarios de limpieza no han estrenado uniforme, algo que se espera que se pueda hacer en menos de seis meses, tal y como está previsto en los nuevos contratos.

placeholder Distrito Salamanca. (L.C.)
Distrito Salamanca. (L.C.)

Desde que me leí el pliego, sabía que era insuficiente. Nosotros somos un servicio en el que el 90% es mano de obra, y si no inviertes en eso, es muy difícil ser eficiente. Va a faltar personal, pero para los datos hay que esperar unos meses”, dice Talavera.

Por ahora, las maravillas de los nuevos contratos de la limpieza no han saltado a las calles madrileñas, que se siguen viendo más retratadas en redes sociales con las fotos de #MadridEstáSucio que con la campaña del Consistorio, #MadridComoNueva.

A ojos de los políticos, en cuestión de limpieza Madrid es la ciudad de Schrödinger. Como si se tratara del célebre gato cuántico, la ciudad está limpia y sucia a la vez. Tan extraño fenómeno, que no admite comparación con lo que ocurre en casi ninguna otra ciudad europea, responde a un hecho simple en realidad: cuando gobierna la izquierda, la derecha encuentra que Madrid es poco menos que un inmenso vertedero que sus rivales son incapaces de gestionar; hoy, que gobierna la derecha, la oposición acusa al alcalde Almeida de que la ciudad nunca ha gestionado peor sus basuras.

Más Madrid Gran Vía