Es noticia
Menú
La Nevera, promesa olvidada de Ayuso: un año después de Filomena no hay ni proyecto
  1. España
  2. Madrid
LOS CANTERANOS, DESPERDIGADOS POR MADRID

La Nevera, promesa olvidada de Ayuso: un año después de Filomena no hay ni proyecto

El desencuentro entre el Estudiantes y la Comunidad de Madrid deja a un instituto de Madrid sin instalaciones deportivas durante más de un año

Foto: La presidenta Díaz Ayuso recibió a la directiva de Estudiantes y se comprometió a reconstruir el pabellón. (EFE)
La presidenta Díaz Ayuso recibió a la directiva de Estudiantes y se comprometió a reconstruir el pabellón. (EFE)

Más allá de la enorme masa de árboles, quizá la mayor pérdida de Madrid durante la borrasca Filomena fue La Nevera. Se trata de un pabellón mítico, ubicado dentro del instituto público Ramiro de Maeztu, que ejercía como epicentro del baloncesto capitalino. Entre sus muros enladrillados consiguió el Estudiantes dos subcampeonatos de liga en los años 60 y nacieron leyendas de la canasta como Fernando Martín, Nacho Azofra, Aíto García Reneses, Pepu Hernández, Felipe Reyes o Alberto Herreros. También figuras relevantes del Estado, como la reina Letizia Ortiz o el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se formaron en el viejo pabellón, del que el histórico seleccionador Antonio Díaz Miguel decía que era el lugar de Madrid que mejor congelaba sin necesidad de estar enchufado.

El techo de La Nevera se hundió bajo la nieve hace un año, en la madrugada del 11 de enero, sin que se registrasen víctimas. En primera instancia, el Estudiantes se dispuso para costear la reparación de la estructura dañada, si bien la Comunidad de Madrid, propietaria del centro educativo y, por tanto, del pabellón, decidió dos días después que resultaba más seguro demolerlo todo y construirlo desde cero.

placeholder La demolición de La Nevera, en enero de 2021. (CAM)
La demolición de La Nevera, en enero de 2021. (CAM)

Una semana después del incidente, Díaz Ayuso se reunió en Sol con la directiva del Estudiantes: les prometió una inversión mínima de 1,5 millones de euros, que contarían con su opinión para el proyecto de reconstrucción y que las obras comenzarían en los próximos meses. Un año después, la Comunidad de Madrid ni siquiera maneja un borrador del proyecto de lo que podría ser la próxima La Nevera.

"En su momento hubo un gran compromiso de las instituciones, del ayuntamiento, del CSD y en especial de la presidenta Ayuso, que se comprometió personalmente conmigo a reconstruir La Nevera de forma rápida", dice Fernando Galindo, presidente de Estudiantes, a este periódico. "Y lo más urgente, que era la demolición y el desescombrado, se hizo muy pronto, pero no se ha hecho nada más, el proyecto lleva un año paralizado", lamenta.

Fuentes conocedoras de la negociación apuntan un desencuentro económico entre Estudiantes y el gobierno regional. Mientras que la Comunidad de Madrid tenía en mente reconstruir el pabellón más o menos en los términos en los que estaba, esto es, como un pabellón de instituto más de la ciudad, el club aspira a una obra mucho más ambiciosa, con una planta superior con aulas y que sea capaz de albergar tres pistas a la vez, separadas con telones. Según Galindo, este proyecto estaría entre los 3,5 y los 4 millones de euros, casi el triple de lo proyectado por Ayuso.

placeholder Un niño posa con la camiseta del Estudiantes frente a La Nevera en los años 80. (Estudiantes)
Un niño posa con la camiseta del Estudiantes frente a La Nevera en los años 80. (Estudiantes)

¿Cancha mítica o pabellón de instituto?

La clave es la consideración del edificio. Para Estudiantes es un recinto mítico que vio nacer al club y por el que han pasado seis generaciones de baloncestistas españoles. Para la Comunidad de Madrid, La Nevera no es más que el pabellón deportivo de otro instituto público de la ciudad. De este modo, costaría comprender por qué el gobierno regional emplea tantos recursos en la reforma de una instalación pública que, pese a estar relacionada con un histórico del baloncesto español, crearía un agravio comparativo con el resto de centros de educación secundaria. De ahí que la negociación la esté llevando la consejería de Educación y no la de Deportes, que podría haberle sido más proclive a Estudiantes.

"Trascendiendo el ámbito de lo educativo, a nivel deportivo la inversión pública que plantea Estudiantes tampoco es muy lógica", dicen fuentes de la negociación, "porque el Estu ni siquiera está en ACB, sino en LEB Oro, la segunda división. ¿Qué opinaría un equipo ACB y madrileños como el Fuenlabrada de que la CAM se gaste 4 millones en un pabellón para la cantera de uno de sus rivales?", dicen fuentes de la negociación.

placeholder El solar vacío de La Nevera, en el IES Ramiro de Maeztu. (EFE)
El solar vacío de La Nevera, en el IES Ramiro de Maeztu. (EFE)

El reloj corre en contra de Estudiantes, que posee una cantera de cerca de 2.000 jóvenes que repartía entre el Magariños y La Nevera. Su uso de las instalaciones es tan intensivo que a diario se extiende hasta las 11 de la noche y, por citar un ejemplo, los jugadores del equipo profesional no pueden hacer ejercicios de tiro individual por falta de espacio en el cuadrante. Fuera de combate La Nevera, el club se ha visto obligado a repartir por colegios de Chamberí, Las Tablas y Ciudad Universitaria a los miembros de sus equipos filiales. "La administración tiene unos plazos que la razón no comprende. Para el Estudiantes y el IES Ramiro de Maeztu, sus plazos son inexplicables, porque nos urge y está todo paralizado", dice Fernando Galindo. "No es solo una cuestión de voluntad, sino también de tiempos".

"La directiva está intentando solucionar un problema, el de la saturación de sus instalaciones, a costa de otro, que es el hundimiento de La Nevera", dice Alen Martín, portavoz de la plataforma Nuestro Estu. "Y lo que vemos ahora es un intento del club por presionar a la Comunidad a favor de su proyecto, que es mucho más ambicioso, pero el que tiene un problema logístico urgente es el Estudiantes", dice.

La plataforma, que nació con la intención de dar voz a los aficionados tras el descenso a LEB Oro, considera que la gestión del club está siendo "deficiente" y que se ha de valorar medidas a más largo plazo: "Lo ideal sería que el Estudiantes tuviese su propio pabellón, para no tener que coincidir con el Real Madrid y los conciertos en el WiZink ni tampoco con los alumnos de los institutos", lamenta Martín, "pero la situación inmobiliaria en torno a la sede del club, en la calle Serrano, está imposible por precios".

Foto: El techo quedó fuertemente dañado durante las nevadas (Efe) Opinión

Por último, desde la consejería de Educación de la CAM sostienen que no hay ningún retraso y que se están dando pasos adelante en la reconstrucción desde el día que se hundió el techo. "Se está redactando el Plan Especial, ya que al tratarse de una zona protegida hay que adecuar las volumetrías al nuevo edificio", explican desde la CAM. "Tras la tramitación de la modificación urbanística se redactará el proyecto y se licitará. Se prevé hacer una La Nevera un poco más grande que la que había anteriormente, con unos espacios complementarios para el instituto, así como mejorar la accesibilidad de la zona".

Por el momento la Comunidad de Madrid no se atreve a hablar de plazos, si bien asegura que sigue trabajando en un proyecto de coste recortado, en torno a los 1,5 millones de euros originales. Así las cosas, es muy probable que Madrid no recupere su Nevera hasta, como pronto, 2023. Club y Comunidad volverán a sentarse a negociar en las próximas semanas.

Más allá de la enorme masa de árboles, quizá la mayor pérdida de Madrid durante la borrasca Filomena fue La Nevera. Se trata de un pabellón mítico, ubicado dentro del instituto público Ramiro de Maeztu, que ejercía como epicentro del baloncesto capitalino. Entre sus muros enladrillados consiguió el Estudiantes dos subcampeonatos de liga en los años 60 y nacieron leyendas de la canasta como Fernando Martín, Nacho Azofra, Aíto García Reneses, Pepu Hernández, Felipe Reyes o Alberto Herreros. También figuras relevantes del Estado, como la reina Letizia Ortiz o el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se formaron en el viejo pabellón, del que el histórico seleccionador Antonio Díaz Miguel decía que era el lugar de Madrid que mejor congelaba sin necesidad de estar enchufado.

Club Estudiantes Fuenlabrada Isabel Díaz Ayuso Madrid
El redactor recomienda