Es noticia
Menú
Vox aprovecha la negociación con Ayuso por las leyes LGTBI para desgastar a Casado
  1. España
  2. Madrid
A tres días del Pleno en la Asamblea

Vox aprovecha la negociación con Ayuso por las leyes LGTBI para desgastar a Casado

El Gobierno regional, con el consejero López al frente, ya ha enviado a la formación de Monasterio una propuesta de modificación de las normas, que ha sido rechazada

Foto: Ayuso y Monasterio durante una reunión (Comunidad de Madrid)
Ayuso y Monasterio durante una reunión (Comunidad de Madrid)

La promesa de Pablo Casado de derogar las leyes bandera de la izquierda se ha colado, casi sin querer, como un elemento más en la negociación en torno a las normas LGTBI en la Comunidad de Madrid. Al tiempo que continúan las conversaciones entre los equipos de Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio, y a solo tres días para la toma en consideración de la de igualdad planteada por Vox, en el partido de Monasterio se guardan una carta en el caso de que su propuesta sea rechazada: buscan que el PP quede sin argumentos cuando la bautizada como 'Ley Trans' de Irene Montero llegue al Congreso. "¿Cómo se van a oponer entonces, si en Madrid tienen lo mismo?", advierten fuentes de la formación sobre su estrategia de desgaste contra los populares.

La interlocución entre ambos partidos parte de la exigencia de Vox de derogar las dos leyes en esta materia en la Comunidad, impulsadas en 2016 por el Gobierno de Cristina Cifuentes. Se trata de la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación y la de Protección Integral contra la LGTBIfobia y la Discriminación por Razón de Orientación Sexual. Como alternativa han planteado una norma que, aseguran, garantiza plenamente la protección frente a cualquier tipo de discriminación, por encima de los intentos de colectivización, y acaba con las "aberraciones" y la inseguridad jurídica que plantean las existentes.

Foto: Monasterio y Díaz Ayuso, durante una reunión. (Comunidad de Madrid)

Como ha informado El Confidencial, sin embargo, Ayuso ha reiterado en numerosas ocasiones que estas no se eliminarán en ningún caso y que solo son partidarios de modificar algunos preceptos, como el relativo a la presunción de inocencia. Como su socio, en Sol consideran que estos artículos podrían incurrir en una inconstitucionalidad, pero este parece ser el único acuerdo hasta la fecha. No obstante, existe el compromiso por ambas partes de que esta negociación sea paralela al pacto de los presupuestos de 2022, que no se verá afectado.

Pleno en la Asamblea

PP y Vox mantienen abiertas las vías de negociación aunque en este caso no es todo lo fluida que cabría esperar por la sintonía que han demostrado Ayuso y Monasterio, con algunas complicaciones derivadas de la situación interna en el PP. Sea como fuere, con el consejero Enrique López al frente, el Gobierno madrileño ya ha presentado una modificación de las dos leyes que, sin embargo, no satisface a los de Monasterio. "Nuestro marco es la Constitución y no puede ser otro", insisten

Vox plantea la cuestión de las normas LGTBI como una parte fundamental de la denominada como batalla cultural contra la izquierda. Y en ese sentido sostienen que Ayuso debe decidir de qué lado está. "Queremos saber si es libre de Génova, 13 y si se va a atrever a derogar estas leyes", apuntan fuentes de la formación, convencidos de que el acuerdo no llega porque existen interferencias de la dirección del partido.

Foto: Pablo Casado y Santiago Abascal. (EFE/Ballesteros)

Este tema es uno de los pilares argumentales de Vox y su idea pasa por sacar rédito de una manera o de otra. La más evidente es que el Gobierno regional acepte su ley de igualdad como punto de partida para establecer un nuevo marco jurídico, pero también que la modificación de las dos leyes existentes sea notable y se eliminen la exposición de motivos y buena parte de sus artículos, algo que se considera improbable en este momento. Pero al margen de esto, la formación que lidera Santiago Abascal encuentra en la negociación una oportunidad perfecta para intensificar su ofensiva contra Casado y marcar aún más su espacio ideológico en plena pugna electoral por abandera la derecha y el centro-derecha.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

La toma en consideración de este jueves, no obstante, no es definitiva y aunque sea rechazada las negociaciones continuarán. Los escenarios que se plantean son dos principalmente. El primero, que el texto sea aceptado y su tramitación parlamentaria avance mientras PP y Vox deciden a través de enmiendas qué preceptos se añaden o se eliminan. El segundo, también por decidir, que el grupo popular se oponga y se hable únicamente con las dos leyes vigentes como base. Aunque las conversaciones están ahora en un punto de estancamiento, los dos equipos confían en avanzar en los próximos días.

La promesa de Pablo Casado de derogar las leyes bandera de la izquierda se ha colado, casi sin querer, como un elemento más en la negociación en torno a las normas LGTBI en la Comunidad de Madrid. Al tiempo que continúan las conversaciones entre los equipos de Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio, y a solo tres días para la toma en consideración de la de igualdad planteada por Vox, en el partido de Monasterio se guardan una carta en el caso de que su propuesta sea rechazada: buscan que el PP quede sin argumentos cuando la bautizada como 'Ley Trans' de Irene Montero llegue al Congreso. "¿Cómo se van a oponer entonces, si en Madrid tienen lo mismo?", advierten fuentes de la formación sobre su estrategia de desgaste contra los populares.

Isabel Díaz Ayuso LGTBI Partido Popular (PP) Pablo Casado Vox Rocío Monasterio