Una lacra en caída libre: apenas 250 personas pertenecen a bandas latinas en Madrid
  1. España
  2. Madrid
no viven su mejor momento

Una lacra en caída libre: apenas 250 personas pertenecen a bandas latinas en Madrid

Estos grupos, a pesar de no tener el seguimiento de hace dos décadas, sigue dejando episodios dantescos como el asesinato del joven Isaac

Foto: Madre y abuela del rapero Isaac. (EFE/Mariscal)
Madre y abuela del rapero Isaac. (EFE/Mariscal)

Hace alrededor de quince días la Policía detuvo a cuatro sospechosos por el asesinato de Isaac, el joven rapero de 18 años conocido como ‘Little Kinki’ al que le fue arrebatada la vida vilmente hace alrededor de cuatro meses a manos de integrantes de los ‘Dominican Don’t Play’ (DDP), una de las bandas latinas que merodean por Madrid. El motivo, según las investigaciones, podría deberse precisamente a la negativa de la víctima a entrar en la organización, donde le reclamaban por su creciente popularidad artística. Los mismos cuatro delincuentes, dos meses antes del crimen, ya habían agredido a Isaac en la misma zona, el madrileño barrio de Méndez Álvaro-Pacífico. Grupos criminales que siembran el terror en sus barrios y ciudades con robos, agresiones y, en ocasiones como esta, hasta asesinatos. ‘Dominican Don’t Play’ (DDP) es solo una banda de la capital pero, desgraciadamente, no la única.

Foto: La madre de Isaac, asesinado en Madrid en julio, en una concentración en homenaje. Foto: Efe

La Policía conoce bien su existencia y los tiene plenamente controlados. Esto no impide que, en un arrebato agresivo, puedan suceder fechorías y crímenes de este calibre. Por el territorio madrileño andan repartidas varias de ellas, distribuidas por barrios y zonas. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tienen identificados a los 'Trinitarios', que cuentan con unos 80 miembros en la actualidad. Es la banda latina, junto a su gran rival, los 'Dominican Don’t Play', con mayor número de integrantes. Suelen ocupar los barrios de Usera y Villaverde y, justamente por compartir dominio, están enfrentados con los DDP quienes campan por Villaverde y Tetuán, según fuentes policiales.

Los Latin Kings son los menos activos y solo cuentan con 40 miembros

La otra gran rivalidad de la ciudad reside en otras dos organizaciones algo menos pobladas: los 'Netas' y los famosos 'Latin Kings', quizá los más conocidos entre el público general pero que, en la actualidad, son los menos activos y tan solo cuentan con unos 40 miembros. La zona de Puente de Vallecas es la más transitada por estas dos bandas que suelen abrazar el delito del robo con violencia e intimidación.

Dios, patria y libertad

A cada pandilla le acompaña una serie de propiedades, descritas por la Policía Nacional. A los Dominican Don’t Play les caracterizan unos colores que se corresponden con los de la bandera de la República Dominicana, es decir, rojo, blanco y azul. Se fundaron en Nueva York, se encuentran muy bien organizados, con una férrea estructura interna y suelen lucir ropa ancha. Por su parte, los Netas tienen su origen en las cárceles de Puerto Rico y son los rivales tradicionales de los Latin Kings. Su lema es ‘Cuidar unos de los otros’. Mientras, los Trinitarios nacieron en Ecuador, República Dominicana y Perú y su lema es ‘Dios, patria y libertad’. Los Latin Kings son los que más popularidad atesoran pero se encuentran en claro declive. Sus colores particulares son el amarillo y el negro y su símbolo más reconocible el cráneo con una corona de cinco puntas. Sus principales lemas son tres: ‘Respetar a hermanos y hermanas’, ‘Corona y nación’ y ‘Uno para todos y todos para uno’.

placeholder Símbolo de los Latin Kings.
Símbolo de los Latin Kings.

Las características generales comunes a todos estos grupos tienen su base en el nacimiento de los mismos. Suele ser casual o por imitación, no tienen una estrategia predeterminada y su llegada a España se debió al movimiento migratorio que tuvo lugar al principio de los 2000. Son hijos de inmigrantes llegados a nuestro país o directamente de padres nacidos aquí pero de antepasados latinos. La edad de los jóvenes suele oscilar entre los 14 y los 24 años y, uno de los primeros pasos al ingresar en las bandas es el rito de iniciación que puede consistir en aguantar palizas o dar dinero a la organización. En ese momento, se establece una relación entre jefes y soldados, donde los recién llegados deben sumisión, obediencia y protección a los más veteranos de la banda.

Aunque no suelen practicar el asesinato, cuentan con 11 víctimas mortales a sus espaldas desde el año 2000

En la actualidad, y siempre según fuentes policiales, se estima que el total de personas que pertenecen a bandas latinas en Madrid ronda las 250, muy lejos de las 800 que formaban parte de este tipo de pandillas en el año 2006, la época de mayor auge de estos grupos delictivos. Aunque no suelen practicar el asesinato, cuentan con 11 víctimas mortales a sus espaldas desde el año 2000, fecha en la que la policía tuvo la certeza, por primera vez, de la existencia de estas nocivas agrupaciones.

Desde entonces, agentes de las diversas Fuerzas de Seguridad del Estado han detenido a cientos de ellos en innumerables operaciones. En ellas, se han incautado de multitud de armas blancas como cuchillos, pinchos, bates, hacha o navajas. Solo puntualmente se han intervenido armas de fuego, unos objetos mucho más habituales en América donde estos grupos realmente sí que causan terror en las calles. En España, además, tienen unos ‘modus operandi’ muy clásicos y reconocibles. Suelen quedar en parques, allí coaccionan y amenazan tanto a civiles como a miembros de sus propias bandas que son novatos como parte del llamado ritual de iniciación. No suelen quedar dos bandas latinas en el mismo espacio; si eso ocurre, es probable que sea por casualidad y existen altas posibilidades de que el encuentro acabe en trifulca, enfrentamiento o pelea.

Foto: Un exlíder de los Latin King, ahora en el Centro de Ayuda Cristiano. (EFE)

La Policía posee una serie de medidas destinadas a vigilar a este tipo de tribus urbanas. Por ejemplo, posee un departamento especializado que se nutre de una profunda base de datos además de acudir a colegios a ofrecer charlas donde enseñan cómo mantenerse al margen de estos grupos, cómo defenderse en caso de ser víctima de acoso o coacción y, por supuesto, pretenden disuadir a personalidades tan vulnerables de querer pertenecer a ellas por mucho respeto y rango social que puedan adquirir entre sus compañeros de clase o sus vecinos del barrio.

No obstante, en España, estas bandas se muestran mucho menos agresivas que en América latina donde son temidas por secuestrar, extorsionar, ejercer el narcotráfico y la prostitución y, en los casos más graves, asesinar. En nuestro país, hasta el momento, solo se dedican a pequeños trapicheos y a protagonizar peleas esporádicas entre ellos causando lesiones o incluso alguna muerte. En este sentido, todos los asesinatos han sido catalogados por la Policía con un denominador común: actúan en grupos con integrantes aún en la minoría de edad. Una lacra que, afortunadamente, no vive sus mejores días en nuestra sociedad.

Robos Terror Delincuencia
El redactor recomienda