El 'cocidito madrileño' del PP: en el aire el acto de Navidad por miedo a contagios
  1. España
  2. Madrid
La lucha interna como escenario

El 'cocidito madrileño' del PP: en el aire el acto de Navidad por miedo a contagios

El morbo de la tradicional comida del partido, prevista para el fin de semana del 18 de diciembre, está en la foto de Casado con Ayuso y Almeida en mitad del pulso interno en Madrid

Foto: García-Escudero, Casado, Díaz Ayuso y Martínez-Almeida, en el acto de Navidad de 2019. (EFE/Fernando Alvarado)
García-Escudero, Casado, Díaz Ayuso y Martínez-Almeida, en el acto de Navidad de 2019. (EFE/Fernando Alvarado)

La tradicional comida de Navidad del PP de Madrid, que iba a reunir alrededor de un cocido a Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida está en el aire. El aumento de los contagios por covid-19 en las últimas semanas ha trastocado los planes de la dirección regional, reacia en este momento a organizar nada por el miedo al virus y a un megabrote. El morbo, no obstante, está en las cuitas internas, también convertidas en tradición, y en la previsible foto entre los dirigentes populares, enfrascados en esta suerte de 'cocidito madrileño' con tres vuelcos.

Desde la dirección del PP de Madrid aseguran que el cambio de planes remite exclusivamente a la situación epidemiológica de la Comunidad de Madrid, con la incidencia acumulada en ascenso constante, y no a la lucha por el control del partido en la región. "Es un tema de prudencia, nada más, no podemos arriesgarnos", apuntan, al tiempo que señalan que están en contacto con la Consejería de Sanidad para controlar la evolución del coronavirus. La cita, programada para el fin de semana del 18 de diciembre, no se celebra desde 2019, el año que se cambió la cena de los tiempos de Mariano Rajoy por el popular plato madrileño. A la comida se prevé que asistan cerca de un millar de cargos y simpatizantes de la formación.

Foto: Ayuso, junto a Juanma Moreno a su izquierda, y a su derecha, Ana Beltrán y Paco Núñez. (EFE/Jesus Monroy)

El runrún en torno a la suspensión ha pillado por sorpresa a algunos de los potenciales comensales. "¿En serio? Pues ni idea, en otros sitios sí se hace, es un poco raro". Quien habla es un representante popular en la región, extrañado porque en las agrupaciones a nivel local sí habrá actos de Navidad. Al menos de momento. Otros, acaso advertidos por el ruido de fondo que les acompaña desde hace meses, se afanan en mostrar una imagen de normalidad, a la espera de que se enfríe la cosa. "No es lo mismo una comida de 1.000 personas que un acto con 50", valora otro cargo del partido.

Esa, precisamente, es la explicación que dan en el PP de Madrid. La tendencia de los contagios advierte de que en un mes la situación de la comunidad será mucho más complicada y por eso se ha optado de momento por pequeñas celebraciones en municipios y distritos, que contarán con la presencia de los primeros espadas del partido en la región. En la medida que se lo permitan sus agendas, a unas irá la presidenta Díaz Ayuso o el alcalde Martínez-Almeida y a otras el presidente de la gestora, Pío García-Escudero, o la secretaria general, Ana Camins.

Foto: El presidente del Partido Popular madrileño, Pío García-Escudero, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (EFE/Mariscal)

El celo de la dirección regional sobre el covid contrasta con la posición actual del Ejecutivo madrileño, que este mismo miércoles reiteró su rechazo a imponer restricciones de cara a las fiestas, seguros de que la campaña de test masivos de antígenos y la vacunación serán suficientes. Tampoco concuerda con la agenda de la formación para los próximos días, con la previsible participación de Casado y Ayuso en la manifestación de los policías contra la reforma de la denominada ley mordaza, convocada para este sábado. "Eso es ahora, no dentro de un mes", insisten en el PP. No deja de ser paradójico que la comunidad y el partido que más se han opuesto a los cierres y las prohibiciones no vayan a celebrar su propia comida navideña.

Pelea por la fecha del congreso

El pulso interno hace inevitable que la posible foto entre los principales actores no sea el ingrediente principal del menú, aunque no haya ágape y a pesar de que en los últimos días haya un ánimo claro por rebajar la tensión. Tanto la presidenta autonómica como la dirección nacional han escenificado una especie de tregua a las puertas de la Navidad, si bien el discurso en ambos frentes es el mismo que hace un mes. El entorno de Isabel Díaz Ayuso ha reiterado que respeta el calendario marcado por Génova, que dice que el congreso regional se hará en el primer semestre de 2022, con el matiz de que prefieren hacerlo lo antes posible.

La última imagen que dio una muestra de ese intento de normalidad fue en el pasado puente de La Almudena, con Ayuso y Almeida abrazándose "como hermanos" a los pies de la catedral homónima y con la patrona de la capital como testigo. No era un día para la guerra y la Navidad parece que tampoco. Tampoco en el PP de Madrid.

PP de Madrid Coronavirus Partido Popular (PP)