Es noticia
Menú
Unos mariachis cantando el 'Cara al sol' el 20-N en Usera: "Esto ha perdido mucho fuelle"
  1. España
  2. Madrid
APENAS 50 PERSONAS CELEBRARON

Unos mariachis cantando el 'Cara al sol' el 20-N en Usera: "Esto ha perdido mucho fuelle"

Pinchazo en la convocatoria ultraderechista del 20-N. Se prometía un resurgimiento con miembros llegados de toda Europa, pero se han tenido que conformar con los locales

Foto: Nostálgicos cantan el 'Cara al sol' en el bar de Chen. (A.P.)
Nostálgicos cantan el 'Cara al sol' en el bar de Chen. (A.P.)

"Buenas tardes. Bienvenidos al bar de Chen y que viva España", grita el famoso 'chino facha' subido sobre una silla. Al otro lado de la barra, en torno a 50 nostálgicos le responden con el brazo en alto. Es 20-N, aniversario de la muerte del dictador, y el lugar escogido para celebrar una comida "en honor a Cristo Rey" es Usera, uno de los barrios más multiculturales de Madrid.

Sin embargo, hay pocos madrileños. Han llegado franquistas desde Córdoba, Sevilla, Ávila, A Coruña y otros puntos de España. "He peregrinado esta noche hasta el Valle (de los Caídos), he estado esta mañana en Mingorrubio (donde está enterrado el dictador) y por fin he conocido a Chen, que tenía muchas ganas", dice un nostálgico cordobés que pide que no se divulgue su nombre ni su imagen. "Pero esto ha perdido mucho fuelle", dice, señalando a los no más de treinta compañeros que están dentro del local. "Otros años éramos más de cien personas, pero cada año somos menos, hay que admitirlo".

Las convocatorias en redes sociales advertían que este año sería distinto, ya que iban a llegar elementos de otros partidos fascistas de Europa, especialmente desde Italia. No sucedió y han tenido que conformarse con los habituales, aunque muchos no se conocen entre ellos. Son personas de mediana edad en su mayoría, con una proporción abrumadora de hombres, que parecen más preocupados por el partido que el Atlético de Madrid juega esta tarde que por recordar a Franco. "Luego llegarán unos colegas a ver el partido, pero han pasado de la comida, para ellos es una cosa más de viejos", dice un sevillano.

Al terminar la comida llegan cuatro mariachis para animar la sobremesa. Entonan el himno nacional y Chen se lanza a poner copas mientras su hijo, de cinco años, hace constantes viajes al ultramarinos de enfrente a por pan y refrescos. "¡Franco, Franco!", le gritan unos que están fumando al chaval, que les desarma con su inocencia. "Yo no soy Franco". Es símbolo de los tiempos que, en el encuentro anual de los franquistas, los servicios los provean chinos y sudamericanos.

Foto: Descubrimos al chino más facha de España: "Franco es el único que tuvo huevos". (R. Ballesteros)

El momento del 'Cara al sol' es el momento álgido de la comida. Todos cantan en comunión mientras los vecinos ponen cara rara al pasar por la puerta. "Ya están estos gilipollas", dice una pareja que vive en el portal de al lado. "Cada poco nos lían una así. Yo creo que no son franquistas, sino borrachos", lamentan. Ajeno a las críticas, Chen corre entre la barra y una carpa que ha instalado fuera; por el camino le paran a menudo, ya sea para comprarle 'merchadising', que tiene expuesto en una vitrina al entrar al local, o para hacerse una foto con él. "El año pasado te prometí traerte unas anchoas de mi tierra y se me han olvidado, pero el año que viene no fallo, prometido", le dicen.

"Aquí, si echaran una mano los que tienen que echarla, pues seríamos más y haríamos una concentración como Dios manda", lamenta el cordobés mientras fuma un cigarro. Hacen falta varias preguntas para saber que se refiere a Vox: "Porque aquí les votamos todos, pero no se deja ver uno con nosotros, ni siquiera nos ayudan con sus redes sociales. ¿Vas de partido partriota pero no quieres hacerte una foto con los franquistas? Se ve que les hacemos perder votos, no hay otra forma de explicarlo".

La celebración toma vuelo sobre las 4 de la tarde, cuando las copas empiezan a entonar al personal. "Le dejo mi tarjeta, para la próxima vez que vayan de caza o hagan algún evento", se despiden los mariachis, espantados por el aumento de volumen del local. Es también el momento en el que las preguntas empiezan a molestar: "Perdona, ¿tú con quién has venido?", preguntan al reportero. Es el momento de volver al mundo real, que está al doblar la esquina.

"Buenas tardes. Bienvenidos al bar de Chen y que viva España", grita el famoso 'chino facha' subido sobre una silla. Al otro lado de la barra, en torno a 50 nostálgicos le responden con el brazo en alto. Es 20-N, aniversario de la muerte del dictador, y el lugar escogido para celebrar una comida "en honor a Cristo Rey" es Usera, uno de los barrios más multiculturales de Madrid.

Fascismo