Es noticia
Menú
Implicación vecinal y sin fumar: las exigencias de la oposición para la ordenanza de terrazas
  1. España
  2. Madrid
Problema de las terrazas en Madrid

Implicación vecinal y sin fumar: las exigencias de la oposición para la ordenanza de terrazas

Más Madrid, PSOE y los ediles del Grupo Mixto han planteado sus condiciones para apoyar la nueva norma, con el equilibrio entre el descanso y la actividad económica como premisa fundamental

Foto: Manifestación en Madrid contra el crecimiento exponencial de las terrazas. (EFE)
Manifestación en Madrid contra el crecimiento exponencial de las terrazas. (EFE)

Madrid quiere tener lista la nueva ordenanza de terrazas antes del próximo año. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, anunció este lunes que establecerá un calendario de cara a los dos próximos meses para configurar un texto lo más consensuado posible con todos los actores implicados, lo que abre un debate de fondo sobre cómo han de ser los veladores y qué se debe cambiar. Así, los principales grupos de la oposición (Más Madrid, PSOE y los ediles carmenistas, integrados en el Grupo Mixto) han planteado ya sus exigencias y requisitos para prestar su apoyo, que van desde implantar nuevos horarios a la prohibición de fumar o instalar estufas de gas. El denominador común, no obstante, es la presencia obligatoria de los colectivos vecinales, asqueados por el ruido y las molestias.

Más Madrid, el grupo con más concejales en Cibeles, expuso este mismo lunes sus reclamaciones. En primer lugar, propone que una vez se apruebe la ordenanza se establezca una moratoria de seis meses para las terrazas ubicadas en las bandas de estacionamiento hasta regularlas definitivamente. La portavoz, Rita Maestre, explicó que son partidarios de explorar el uso de la calzada para otro que no sea el coche, pero no exclusivamente para la hostelería, sino también y especialmente para el peatón. Además, son contrarios a que se mantengan dos años de forma "indiscriminada".

Foto: Una terraza abarrotada en el centro de Madrid. (EFE)

La concesión de las licencias, añadió Maestre, debe ser siempre acorde a "criterios claros, basados en un análisis serio, riguroso y verdaderamente participativo de los efectos de la instalación de terrazas por zonas, barrios y calles de la ciudad". Desde Más Madrid, que reclaman que se defina ya qué es una zona tensionada, abogan por endurecer las sanciones y garantizar que los bares y restaurantes cumplan con la normativa vigente, algo que en ocasiones no ocurre.

De esta cuestión se descuelga otra de las peticiones, estrechamente relacionada. La portavoz de Más Madrid pide también horarios más restrictivos. El borrador de la ordenanza reduce una hora el cierre, de las 2:30 a la 1:30, viernes, sábado y domingo entre marzo y octubre, que son los meses más conflictivos. El resto de la semana lo mantiene a la 1 y en invierno continúa de los horarios hasta la 1.30 los fines de semana y hasta la medianoche el resto de días.

Foto: Begoña Villacís, en una terraza durante la apertura tras el confinamiento. (EFE)

El PSOE, por su parte, centra sus reclamaciones en la obligatoriedad de que los vecinos sean parte activa y fundamental de la mesa habilitada por el Ayuntamiento, en alusión tanto a las asociaciones que engloba la FRAVM como aquellas personas que quieran participar a título individual. "O están las partes interesadas, los vecinos, en esa mesa o no nos volvemos a sentar", declara la portavoz Mar Espinar. Los socialistas, además, rechazan los dos años extra para las terrazas Covid, con el argumento de que ni siquiera el Consistorio ha articulado aún qué es una zona tensionada y en qué barrios seguirán. "Es surrealista", añade Espinar.

La posición del Grupo Municipal Socialista concuerda también con la exigencia de los vecinos de devolver las terrazas a su estado normal de antes de la pandemia. Desde la FRAVM insisten en que todos los veladores que se ubicaron en las bandas de aparcamiento deben desaparecer sin excepción, habida cuenta de que fueron una respuesta a una situación excepcional ya superada. "Deben garantizar el descanso", reiteran.

Terrazas sin humos

Los ediles díscolos de Más Madrid que rompieron con la formación y que se han integrado ahora en la plataforma Recupera Madrid comparten la idea de que se debe estudiar si compensa mantener las terrazas en las zonas de aparcamiento para quitar espacio a los coches y proponer nuevos usos. Si bien se muestran a favor de que sigan en algunos puntos de la ciudad, sí exigen que se analice cada supuesto y que se prohíba fumar con carácter general y no se puedan instalar estufas de gas. "No estamos en la postura de todas las terrazas sí o no sino de ir caso por caso", señaló la concejal Marta Higueras.

El Ayuntamiento de la capital, como informó El Confidencial, presentó hace semanas el borrador de la nueva ordenanza, que plantea mantener las terrazas Covid en zonas de estacionamiento dos años más en términos generales, con la única salvedad de las denominadas zonas tensionas. Así, el Área de Coordinación Territorial, que dirige Silvia Saavedra, espera tener antes de final de año un mapa con los barrios más conflictivos y dónde actuar, aunque es conocido por todos que los distritos que presentan una mayor saturación y por ende más problemas a los vecinos son los de Centro, Chamberí, Salamanca y Retiro.

Madrid quiere tener lista la nueva ordenanza de terrazas antes del próximo año. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, anunció este lunes que establecerá un calendario de cara a los dos próximos meses para configurar un texto lo más consensuado posible con todos los actores implicados, lo que abre un debate de fondo sobre cómo han de ser los veladores y qué se debe cambiar. Así, los principales grupos de la oposición (Más Madrid, PSOE y los ediles carmenistas, integrados en el Grupo Mixto) han planteado ya sus exigencias y requisitos para prestar su apoyo, que van desde implantar nuevos horarios a la prohibición de fumar o instalar estufas de gas. El denominador común, no obstante, es la presencia obligatoria de los colectivos vecinales, asqueados por el ruido y las molestias.

Begoña Villacís Madrid
El redactor recomienda