Es noticia
Menú
Los padres del Montealto se refugian en la fe: "Nos podría haber pasado a cualquiera"
  1. España
  2. Madrid
ATROPELLO MORTAL

Los padres del Montealto se refugian en la fe: "Nos podría haber pasado a cualquiera"

La asociación Revuelta Escolar ha convocado una concentración frente al Ayuntamiento de Madrid para protestar contra la inseguridad vial en las zonas escolares

Foto: Iglesia del colegio
Iglesia del colegio

La puerta del colegio Fomento Montealto a las 17h de la tarde del viernes estaba a rebosar. “Hay mucha más gente de lo normal”, señala una madre. Frente al centro hay una rotonda por la que, a pesar del escaso tráfico, se oye el claxon de los dos o tres vehículos que coinciden en una salida. “Hoy hemos traído a los niños andando”, confiesa otra madre del centro. Dentro del colegio, religioso y del Opus Dei, hay una iglesia con cientos de flores. La Exposición del Santísimo ha estado habilitada desde las 12 de la mañana hasta las seis de la tarde. El espacio está lleno: madres, padres, alumnas, profesoras. Algunas de rodillas, otras de pie. Rezan. “No vamos a decir nada, solo podemos rezar” -comenta otra madre del colegio-, “Dios lo ha querido así”.

Al centro se han acercado antiguas alumnas. “Esto es una gran familia”, comenta una de ellas. Enseña una cuenta de Instagram que ha creado el colegio, @unrosariopormontealto, donde este domingo, durante todo el día, se rezará colectivamente: “Donde estés, la Virgen te escuchará igual”. Más de 1.500 se han apuntado, y cada uno rezará el rosario. “La noticia ya está dada, te animo a leer entre líneas” -prosigue la joven-, “esta comunidad es ejemplar, no han culpado a la mujer que cometió el atropello”. De hecho, en redes sociales hay personas que incluso señalan cómo la madre de la víctima mortal fue a abrazar a la conductora que atropelló a su hija después del suceso.

Otra madre indica lo “especial” que es el colegio y lo “unidos que están todos”. “Aquí no se ha culpado a la madre que atropelló por accidente a la niña, nos podría haber pasado a cualquiera”, insiste. Una mujer charla con otra en el patio del centro y explica que “a la madre de la fallecida la conocemos todas, trabaja aquí como administrativa y es amiga de la que conducía el vehículo”.

placeholder Cuenta de instagram
Cuenta de instagram

Se han celebrado dos misas a lo largo del día y no ha parado de acceder gente al Santísimo. Más flores. Más rezos. “Nos agarramos a la fe porque si no estas cosas no se entienden”. Otra de las presentes indica que “aquí no hay más tráfico de lo que suele ser frecuente en los colegios”.

Pero la calle de La Masó es estrecha. Colindan varios colegios y la Clínica Ruber, espacios donde suele concentrarse una gran afluencia de coches a diario. El Richmond Park School y el Fomento El Prado (masculino) se encuentran, también, en calles cercanas. La entrada y salida de cada uno de ellos supone que se formen segundas y terceras filas de coches en la calzada.

Foto:  Vista de la entrada del colegio Fomento Montealto en el barrio de Mirasierra. (EFE Fernando Villar)

Plan municipal

Frente al colegio, pasea una mujer bilbaína que vive en el barrio. A escasos metros del centro escolar se encuentra una residencia de ancianos a la que acude su marido. Cuando va a visitarle, caminan por la zona: “Esto es una locura, siempre está lleno de coches. Quieren recoger a las niñas en la mismísima puerta y pasa lo que pasa. Claro que ha sido un accidente, pero es que va a seguir pasando. Lo que no puede ser es que tengan que ponerse todos los coches delante. Las niñas están en la puerta y pueden cruzar sin mirar, son pequeñas. Esta vez han sido ellas, pero siempre hay muchas más en la acera. Es un descontrol, deberían de aparcar mínimo a 200 metros”, declara un poco enfadada.

Puerta del colegio Montealto frente a la rotonda

La mujer insiste en que hay que tomar medidas. Lo mismo opina otra madre del colegio con la que El Confidencial pudo hablar el día del accidente: “Mira los embudos que se forman… hoy no, porque como te decía estamos gestionando la noticia, pero es un peligro. El acceso es nefasto. Los padres tenemos que mentalizarnos y las autoridades deben tomárselo en serio”. Fuentes municipales aseguran que no es una zona conflictiva y que el plan de mejora de seguridad vial lleva en marcha 15 años.

Dos calles más abajo, en la Avenida del Ventisquero de la Condesa, un hombre de mediana edad entra y sale de una floristería a toda prisa. “Llevamos como veinte encargos hoy”, explica mientras continúa trabajando. “Esto no es plato de buen gusto para nadie”. La floristería trabaja con frecuencia con el centro educativo por los diversos actos religiosos que celebran. “La madre está destrozada, cómo va a estar, es una desgracia”. El tanatorio de Tres Cantos recibirá a los familiares y allegados las próximas horas.

placeholder La floristería del barrio Mirasierra
La floristería del barrio Mirasierra

En la misma calle, aparece de nuevo la mujer bilbaína. Abre la boca: “Mira, yo soy creyente, pero esto no puede ser. Tenemos que responsabilizarnos de lo que hacemos porque si no va a seguir ocurriendo”.

Asociaciones de familias de estudiantes y organizaciones vecinales se unieron en Barcelona en 2020; hoy, la delegación madrileña de Revuelta Escolar, ha convocado una concentración frente al Ayuntamiento de Madrid a las 18 de la tarde para protestar contra la inseguridad de los más pequeños en los entornos escolares.

La puerta del colegio Fomento Montealto a las 17h de la tarde del viernes estaba a rebosar. “Hay mucha más gente de lo normal”, señala una madre. Frente al centro hay una rotonda por la que, a pesar del escaso tráfico, se oye el claxon de los dos o tres vehículos que coinciden en una salida. “Hoy hemos traído a los niños andando”, confiesa otra madre del centro. Dentro del colegio, religioso y del Opus Dei, hay una iglesia con cientos de flores. La Exposición del Santísimo ha estado habilitada desde las 12 de la mañana hasta las seis de la tarde. El espacio está lleno: madres, padres, alumnas, profesoras. Algunas de rodillas, otras de pie. Rezan. “No vamos a decir nada, solo podemos rezar” -comenta otra madre del colegio-, “Dios lo ha querido así”.