Podcast | Ocho años de prisión para el kamikaze de la M-50 por matar a un joven de 20 años
  1. España
  2. Madrid
'A SANGRE FRÍA'

Podcast | Ocho años de prisión para el kamikaze de la M-50 por matar a un joven de 20 años

Condena como autor de un delito de conducción con manifiesto desprecio por la vida de los demás y de un delito de conducción bajo la influencia del alcohol en concurso con un delito de homicidio, con la atenuante de reparación del daño

Foto: 'A Sangre Fría'.
'A Sangre Fría'.

Dos kamikazes, que iban bebidos, han sido condenados en la última semana por homicidio doloso, cuando lo habitual es que se les impusiera tan solo la pena de homicidio imprudente. Se trata de sentencias pioneras en la Comunidad de Madrid que abren el camino y la puerta a sentencias más duras, pero quizás algo más justas. Muchos operadores jurídicos creen que matar a otro ser humano, mientras vas borracho y/o drogado no se puede solventar con apenas cuatro años de prisión por un homicidio imprudente. Defienden que el que bebe o se droga y se pone al volante, sin duda, asume que sus reflejos y capacidad de reacción merman y puede acabar matando a otras personas.

En el caso de Kevin C., la sentencia, además de condenarle a ocho años de prisión, establece que no podrá volver a conducir en los próximos nueve años. La pena no ha sido mayor porque su señoría le ha aplicado las atenuantes de reparación del daño y la de conducir bajo los efectos del alcohol. Estas dos circunstancias le han rebajado la condena en unos siete años.

“Es una puñetera vergüenza que el crimen de mi sobrino se solvente con ocho años de prisión y que encima le den un premio y le rebajen la pena por ir bebido. Cualquier mañana podemos morir en la carretera por culpa de un borracho que decida que puede conducir. ¿Y se va a solventar con ocho años de prisión? ¿En qué país vivimos? Para mí un kamikaze es un asesino y este hombre debía pasar muchos más años en prisión. No tenemos conciencia de la gravedad de estos hechos. Debe haber un cambio. Las familias no aceptamos ni nos conformamos con estas penas ridículas. ¿Vale la vida de mi sobrino ocho años de cárcel? Es de verdadera vergüenza”, protesta Jose, tía de la víctima. En el caso del kamikaze de Móstoles, la pena fue de siete años y un mes de prisión y 12 años en los que no podrá ponerse al volante.

El juicio recogió testimonios impactantes de los testigos que creyeron que iban a morir y también la versión del acusado. Para escuchar los sonidos originales de lo que ocurrió por primera vez, pincha en la nueva entrega de 'A Sangre Fría', el 'podcast' de crímenes de El Confidencial.

Podcast Madrid Sucesos