Es noticia
El PSOE-M elige su futuro: entre ir a por el Madrid de Las Tablas o la izquierda del sur
  1. España
  2. Madrid
PRIMARIAS EN MADRID

El PSOE-M elige su futuro: entre ir a por el Madrid de Las Tablas o la izquierda del sur

Tras la recogida de avales que culmina este lunes, se oficializarán las candidaturas para concurrir a las primarias madrileñas, donde Juan Lobato y Javier Ayala son los favoritos

Foto: El alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala. (EFE)
El alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala. (EFE)

En el PSOE madrileño, muchos salieron el pasado 4 de mayo con la sensación de ir sin rumbo. Tras una nefasta campaña marcada por los bandazos a izquierda y derecha, los socialistas culminaron con su peor resultado histórico, al perder el cetro de la hegemonía progresista y quedar en estado crítico. Cinco meses después, la federación se encuentra inmersa en un proceso de renovación que la llevará a las urnas el próximo 23 de octubre para elegir entre dos proyectos con diferencias de base: el de Juan Lobato, que apuesta por la transversalidad, y el de Javier Ayala, que apuesta por hacerse fuerte desde posiciones definidamente de izquierdas.

En los procesos de selección internos, lo más común es dirigirse a la militancia con un discurso más escorado del que se emplea en unas elecciones, teniendo en cuenta que esta tiende a ser un público más ideologizado que aquel al que aspira un partido de gobierno en los comicios. A nivel nacional, ya sucedió en el PSOE y el PP, con Pedro Sánchez y Pablo Casado reivindicándose como los defensores de izquierda y derecha frente a candidatos con postulados más moderados. Esto, sin embargo, no le ha hecho por el momento cambiar de dirección a Lobato, actual portavoz adjunto en la Asamblea, exalcalde de Soto del Real (9.000 habitantes) y favorito para hacerse con la dirección regional.

Foto: Juan Lobato saluda a sus compañeros en la Asamblea de Madrid. (EFE)

El ex regidor ha depositado sus esperanzas y sus esfuerzos en trasladar en esta campaña una imagen de centro izquierda, de candidatura que pueda competir parte del voto más moderado a los populares en 2023, pese a que esto pueda chocar con esas lógicas mencionadas de las primarias. El funcionario en excedencia (es técnico de Hacienda) ha incluido en sus entrevistas guiños a votantes de un casi desaparecido Ciudadanos asegurando que también hay que ir a por los madrileños que acuden a la educación concertada y a los seguros privados sanitarios, pero sin renunciar a la pública. “El PSOE tiene que buscar también el voto de Las Tablas [Madrid]. Es la única manera”, repetían desde su entorno en los últimos meses, en referencia a esos núcleos poblacionales que tradicionalmente han optado por el centro derecha y a los que, a su juicio, hay que perseguir.

Su campaña trata de hilvanar esos matices, reconociendo la búsqueda de la transversalidad, sin querer abandonar el discurso contra la desigualdad. Fuentes socialistas con veteranía en la federación reconocen que para ganar en la comunidad "no hay otra". Creen que la fuerza de arrastre del PP y la complejidad sociológica de la región les aboca a estas estrategias para ser una alternativa de gobierno. Otras fuentes, sin embargo, entienden que esto no tiene sentido cuando ni siquiera son la fuerza preferida por la izquierda. Entre estos últimos, las voces consultadas piensan que el primer paso debe ser asegurarse el voto progresista y asentarse desde ahí para estar preparados ante los momentos de debilidad que puedan llegar en la derecha.

A sus 36 años, Lobato, por el momento, ha logrado seducir a buena parte de los dirigentes de ambas vertientes, pero es Ayala, alcalde con mayoría absoluta de Fuenlabrada (200.000 habitantes), quien encarna los postulados más marcadamente izquierdistas, focalizados en la defensa a ultranza de una enmienda a casi la totalidad de la herencia de 26 años del PP. Su propio eslogan de campaña, 'Somos la izquierda', deja claro que su mensaje busca posicionarse como la candidatura más escorada frente a la moderada, algo que no rehúyen en su equipo.

El aparato, con Lobato

El regidor fuenlabreño, de 49 años, ha insistido desde un comienzo en la necesidad de confrontar el modelo neoliberal existente en la comunidad y en enfatizar que existe una desigualdad entre el centro y el norte de la región y el resto del área metropolitana. Su equipo insiste, del mismo modo, en la necesidad de tejer una alternativa desde la experiencia local, ya que la formación gobierna en ocho de los 10 municipios más poblados. Ayala, por cierto, ha descartado por el momento ser el candidato a la presidencia en 2023. Fuentes socialistas que han apoyado a Lobato desde el principio admiten ahora que el primer edil tiene opciones y que será una batalla abierta.

Ninguno de los dos se ha presentado como la opción preferida por Ferraz, aunque el aparato se vuelca en su inmensa mayoría con Lobato. Tiene el respaldo de la mayoría de grandes alcaldes de la comunidad, de la delegada del Gobierno, Mercedes González, o de la portavoz en la capital, Mar Espinar. Los regidores de Alcalá de Henares, Alcobendas, Móstoles, Parla o el portavoz en Torrejón de Ardoz son algunas de las grandes figuras municipales que se han posicionado a su favor. Solo las alcaldesas de Getafe y exsecretaria general, Sara Hernández, la de Alcorcón, y la vicealcaldesa de Rivas Vaciamadrid, entre los principales municipios, se han decantado por Ayala, que ha seducido también a concejales de la capital como Enma López, figura al alza en el ayuntamiento.

Foto: Imagen: Laura Martín.

Ambos deben superar este lunes, 4 de octubre, el registro de los avales necesarios, para lo que no tendrán grandes dificultades, según confirman desde ambas candidaturas. Aún está por ver si lo logra otra aspirante en la terna, Eva Llarandi, que no entra en las quinielas. En los próximos días se confirmarán los nombres entre los que el socialismo madrileño podrá escoger, pero no será hasta el 23 de octubre cuando se producirá la llamada a las urnas a sus alrededor de 13.000 afiliados.

Fuentes de distintos ámbitos y sectores del PSOE-M llevan pidiendo una renovación de calado desde antes incluso del descalabro electoral del 4 de mayo. Consideran que el partido tiene que modificar sus estrategias, su forma de abordar los debates y llevar a cabo una profunda reflexión que les permita dar con la tecla correcta para disputar al PP el Gobierno regional. Con Isabel Díaz Ayuso en auge y confrontando directamente con Sánchez para elevarse como defensora de una suerte de madrileñismo, los socialistas necesitan empezar a rearmarse de cara a las elecciones de dentro de dos años.

Pedro Sánchez Ciudadanos
El redactor recomienda