El efecto del calendario electoral andaluz en Madrid: el Partido Popular no se fía de Vox
  1. España
  2. Madrid
LA VOLATILIDAD DEL SOCIO PREFERENTE

El efecto del calendario electoral andaluz en Madrid: el Partido Popular no se fía de Vox

Hasta ahora, Ayuso ha sacado las votaciones con la abstención del partido de ultraderecha en la Comunidad, pero desconfía. Vox aprieta a Almeida y le obliga a negociar con la izquierda la ordenanza de Movilidad

Foto: El alcalde Martínez-Almeida y la presidenta Díaz Ayuso. (EFE)
El alcalde Martínez-Almeida y la presidenta Díaz Ayuso. (EFE)

Hace semanas que los partidos miran de reojo lo que pasa en Andalucía. La región que preside Juanma Moreno será la próxima en celebrar comicios y las consecuencias políticas se sentirán en todo el país en cuanto las formaciones se vuelquen en su maquinaria electoral. También en Madrid, donde Isabel Díaz Ayuso ha comenzado su nueva etapa al frente de la comunidad con una mayoría superior a la suma de toda la izquierda y relegando a Vox a un papel secundario al necesitar únicamente de su abstención. Rocío Monasterio no le ha generado problemas en las primeras semanas, pero en el PP no se fían de que esto siga así y alertan de que con este partido "nunca se sabe". En el Ayuntamiento de la capital, ya han amenazado con no apoyar una ordenanza de Movilidad clave para José Luis Martínez Almeida.

La desconfianza sobre Vox es generalizada entre los populares de la región. Saben que son sus socios preferentes, que recurrirán a ellos para sacar adelante los Presupuestos y la mayoría de medidas en los dos próximos años, pero en la Comunidad prefieren no cantar victoria tan pronto ni transmitir que será una legislatura fácil. La consigna es evidente: tienen una mayoría amplia, que les permite gobernar lejos de grandes ataduras, pero no está todo cerrado y auguran que la fuerza que hay a su derecha puede no ponérselo siempre tan fácil.

Foto: Santiago Abascal, junto con otros dirigentes de Vox. (EFE)

Hasta ahora, Monasterio se ha posicionado en todo momento en un sentido que ha permitido al PP superar sin sustos toda votación. ¿Para tramitar por lectura única la nueva ley de Telemadrid que permitía tumbar la dirección previa? Abstención. ¿Para aprobar la norma definitivamente? Abstención. ¿Para rechazar la comisión de investigación sobre las residencias durante la pandemia? Abstención. ¿Para sacar adelante otra sobre la expansión del virus en Barajas? A favor. Vox ha argumentado que no puede votar con la izquierda y entre los populares saben que si esto no cambia lo tendrían todo hecho hasta la primavera de 2023, pero tienen dudas de que se mantenga.

Distintas fuentes del PP de Madrid advierten de que no las tienen todas consigo con los de Santiago Abascal. La presidenta ha asegurado en reiteradas ocasiones que tiene una "buena relación con Vox" y con el político vasco, pero las fuentes consultadas no tienen claro que los apoyos y abstenciones iniciales vayan a continuar toda la legislatura. Admiten que le será difícil votar con la izquierda, pero creen que la "volatilidad" de Monasterio y los suyos puede jugarles una mala pasada.

Almeida ha tenido que abrirse a negociar con la izquierda después de que Vox le haya negado sus votos para la ordenanza de Movilidad

En el Ayuntamiento de la capital, Martínez Almeida ha tenido que abrirse a negociar con la izquierda después de que Vox se haya negado, por el momento, a darle sus votos para aprobar la ordenanza de Movilidad que debe sustituir Madrid Central. Los de Ortega Smith han rechazado sumarse al proyecto y abogan por tumbar las restricciones medioambientales generalizadas, por lo que el alcalde deberá buscar los síes entre el PSOE y Más Madrid. Dentro de estos últimos, hay cuatro ediles críticos que están a la espera de que se consolide su escisión y que se han mostrado abiertos a conversar para buscar un pacto. Salvo giro inesperado, PP y Cs no podrán contar con sus socios prioritarios para introducir una regulación clave para el mandato del actual equipo de Gobierno.

Los tiempos

Las fuentes consultadas apuntan a que habrá que estar atentos a la situación a nivel nacional y en otras regiones para adivinar la línea que siga Vox en la Asamblea de Madrid. Creen que en un clima relativamente tranquilo podrían superar los obstáculos con mayor o menor dificultad, pero que todo podría complicarse si se atisba en el horizonte una nueva carrera electoral.

Salvo sorpresa, el primer paso por las urnas que se prevé es el andaluz. Allí, Juanma Moreno ha negado por activa y por pasiva que vaya a adelantar los comicios, que están programados para finales de 2022, pero todos los partidos han activado ya la maquinaria y han aumentado su despliegue en la tierra de Blas Infante. La región es, además, un territorio clave para Vox, que no puede permitirse verse estancado en la comunidad que les impulsó en 2018 a las instituciones. Saben que el empuje atesorado por Moreno puede complicarles mucho la misión pese a la caída sin remedio aparente de Ciudadanos.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Es en este escenario en el que los populares afrontan el nuevo curso político y en el que el Gobierno de Díaz Ayuso pretende dar un impulso en materia legislativa. Llegarán los presupuestos regionales, los primeros de la presidenta; una bajada de medio punto en todos los tramos del IRPF; y en el departamento de Medioambiente preparan una reforma de la Ley del Suelo, como ya informó El Confidencial, para otoño. Fuentes del PP consideran que donde más apuros podrían pasar es en la aprobación de las cuentas públicas, ya que entienden que será el momento en el que Monasterio podrá apretar más, marcar un perfil propio y tratar de sacar rédito político directo de sus 13 diputados. "Ya lo intentaron la última vez y seguro que lo hacen otra vez", aseguran estas voces.

En cuestiones como el suelo o la reforma fiscal no se auguran, 'a priori', graves diferencias entre ambas formaciones. Nada más volver de vacaciones, está programada otra votación clave en la Asamblea en la que los populares deberán recabar el sí explícito del partido de ultraderecha. Se trata de la ratificación del nuevo administrador provisional de Telemadrid, que para seguir en el cargo necesita el respaldo de la mitad más uno de los diputados.

Isabel Díaz Ayuso José Luis Martínez-Almeida
El redactor recomienda