Ayuso trabaja ya en una nueva reforma de la ley del suelo para tramitarla en otoño
  1. España
  2. Madrid
CLAVE PARA LA RECUPERACIÓN

Ayuso trabaja ya en una nueva reforma de la ley del suelo para tramitarla en otoño

El Gobierno de la Comunidad de Madrid se encuentra inmerso en los preparativos para un nuevo marco que profundice en una mayor liberalización para fomentar la inversión

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Ni un año ha pasado desde que la Asamblea de Madrid aprobó su última Ley del Suelo y el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ya está trabajando para reformarla. Fuentes de la Consejería de Medioambiente explican a El Confidencial que están perfilando un nuevo texto y que, pese al parón que implica el verano en la Administración, esperan comenzar su tramitación el próximo otoño, momento en el que además la presidenta buscará dar un impulso al calendario legislativo de la región.

En el departamento que dirige Paloma Martín entienden que todavía hay espacio para profundizar en una mayor liberalización de los terrenos de la comunidad y se han puesto manos a la obra para poder avanzar en esta línea cuanto antes. Se trata de uno de los pilares del Ejecutivo madrileño. Fuentes de la consejería explican que su objetivo es que los cuatro primeros años de Díaz Ayuso en el poder sean las dos legislaturas "más liberalizadoras para el urbanismo".

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (c). (EFE)

Desde Medioambiente señalan que su meta es tramitar el nuevo marco en los próximos meses, previsiblemente en otoño, para mejorar la norma que aprobaron en octubre de 2020 y que, a su parecer, ha tenido "una excelente acogida".

La nueva modificación, según apuntan estas fuentes gubernamentales, adaptará la ley a la regulación nacional y buscará flexibilizar los usos y el régimen de los patrimonios públicos del suelo. Asimismo, avanzan, cambiará el sistema de las redes públicas para que pueda incluir viviendas dotacionales y permitirá agilizar la tramitación de las alteraciones del planeamiento.

A pesar de que los detalles de la norma se desconocen por ahora, otro de los objetivos será la regulación de la colaboración entre el sector privado y la administración pública, así como el desarrollo del trámite de las calificaciones urbanísticas "para apoyar el desarrollo del mundo rural". Según dichas fuentes, tratarán de incorporar estos elementos sin mermar la sostenibilidad de las ciudades y los pueblos, impulsando al mismo tiempo el acceso a la vivienda y otros servicios.

Clave en la recuperación

El Gobierno madrileño considera que es un paso necesario para fomentar la inversión en su territorio y multiplicar los puestos de trabajo. Este aspecto, según enfatizan, es fundamental en un momento en el que la región busca la fórmula para salir de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus. La comunidad, de hecho, ya se apoyó en el suelo público para hacer frente al covid cuando anunció que licitaría una remesa de 191 parcelas con las que esperaba recaudar 256 millones de euros. Por el momento, ha vendido al menos 40 por un valor cercano a los 70 millones, como ya informó El Confidencial.

El texto que está por venir simbolizará, además, el cambio de etapa tras haber roto con Ciudadanos en febrero y estar gobernando en solitario con una mayoría holgada. En la consejería entienden que el apoyo recibido en las urnas el pasado 4 de mayo les impulsa para profundizar en estas reformas y ahondar en esa liberalización del sector cuando ya no dependen de los naranjas.

Foto: José Luis Escrivá, con el presidente valenciano, Ximo Puig. (EFE)

El equipo de Díaz Ayuso sí que deberá garantizarse al menos la abstención de Vox, que por el momento no ha votado con la izquierda en los primeros momentos clave de la legislatura. Los de Rocío Monasterio están llamados a ser sus socios preferentes, también para los presupuestos.

La última reforma del suelo, la aprobada el pasado otoño, salió adelante rodeada de polémica y se encuentra en estos momentos recurrida en el Tribunal Constitucional por los socialistas. Esta, que sustituía parte de las licencias urbanísticas por declaraciones responsables, fue calificada por la izquierda como un paso hacia la política del ladrillo y la especulación. La controversia, sin embargo, llegó por el modo en que fue aprobada: por lectura única. Además, hubo que repetir la votación después de que el PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos abandonaran la cámara para forzar una segunda deliberación por falta de quorum. La del suelo, por cierto, fue la única ley que alumbró el Ejecutivo regional en sus dos primeros años.

Ni un año ha pasado desde que la Asamblea de Madrid aprobó su última Ley del Suelo y el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ya está trabajando para reformarla. Fuentes de la Consejería de Medioambiente explican a El Confidencial que están perfilando un nuevo texto y que, pese al parón que implica el verano en la Administración, esperan comenzar su tramitación el próximo otoño, momento en el que además la presidenta buscará dar un impulso al calendario legislativo de la región.

Ley del suelo Construcción Suelo
El redactor recomienda