La constitución de la Asamblea, primer examen sobre la sintonía entre Ayuso y Vox
  1. España
  2. Madrid
MAÑANA SE CONSTITUYE EL PARLAMENTO REGIONAL

La constitución de la Asamblea, primer examen sobre la sintonía entre Ayuso y Vox

Este martes se constituye la Asamblea de Madrid con las dudas sobre la conformación de la Mesa, en la que las formaciones de derecha e izquierda ponen a prueba el juego de alianzas

placeholder Foto: La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

La legislatura comienza este martes en la Comunidad de Madrid. Tras los comicios del 4-M y la sonora victoria de Isabel Díaz Ayuso, la Asamblea regional se constituye ahora para dar inicio a dos años de actividad parlamentaria hasta que los madrileños vuelvan a las urnas en 2023. La primera cuestión que se resolverá será la composición de la Mesa, donde la derecha tiene la mayoría garantizada. Los acuerdos que se alcancen para la elección de los puestos será la primera prueba de la sintonía existente entre las siglas de cada bloque. La única incógnita que ya está resuelta es quién presidirá la Cámara, ya que los populares han designado a la consejera de Presidencia, Eugenia Carballedo.

Si todo va según lo esperado, el PP debería hacerse mañana con cuatro puestos en el órgano, mientras que Más Madrid, PSOE y Vox se quedarían con uno. Los populares han abogado en todo momento por ceder una plaza a Rocío Monasterio pese a que no le correspondería ninguna. El Confidencial ya informó en los últimos días de que la intención es que se les facilite el acceso a una vicepresidencia, mismo escalafón que obtuvieron en 2019.

Foto: La número dos de la lista madrileña del PSOE a la Asamblea, Hana Jalloul. (EFE)

Las conversaciones se han dado en las últimas horas en este sentido, aunque sin una presión asfixiante, ya que se trata más de un gesto por parte de Díaz Ayuso que de una necesidad. El respaldo concedido por los madrileños les permitió sumar más que toda la izquierda junta y quedarse a tan solo cuatro diputados de la mayoría absoluta, por lo que la aritmética le permite sacar adelante sus iniciativas con una mera abstención. Vox, paralelamente, ya comunicó el mismo 4 de mayo que votaría sí a la investidura, que tendrá lugar entre el 17 y 18 de junio.

La derecha ha mantenido contactos hasta el último día con la voluntad del PP de tender puentes y facilitar las relaciones con quien está llamado a ser su socio preferente, aunque muy minoritario. Saben que no tendrían porqué promover su entrada en la Mesa, pero creen que esto podría ayudar a allanar los dos próximos años, en los que tendrán que aprobar sus primeros presupuestos juntos.

Este lunes, Monasterio emitió un comunicado en el que ponía como condición la reducción de los diputados de la Asamblea a la mitad, hasta los 69, manteniendo el discurso antipolítico que ha esbozado en el último año. La propuesta causó perplejidad entre los populares, que consideraron que no era el momento ni el foro para plantear esa iniciativa en un momento en el que se habla de acuerdos para mejorar la presencia de Vox en los cargos destacados de la institución y no se trata de una negociación al uso.

El propio Alfonso Serrano, que repite como portavoz parlamentario de Díaz Ayuso, incidió en que se requiere una mayoría de dos tercios en la Cámara que no se da en estos momentos. Entre las filas populares apuntaron en los días anteriores que otro elemento que podría ponerse sobre la mesa para contentar a Vox sería la presidencia de las comisiones, algo que se debe decidir en las próximas fechas y que conlleva complementos económicos.

Cambios en la izquierda

La entrada de Carballedo para convertirse en la presidenta de la Asamblea confirma lo que era un secreto a voces en la Puerta del Sol: habrá salidas en el Ejecutivo más allá de la incorporación de nuevos nombres. La consejera de Presidencia había entrado en la quiniela ante una hipotética remodelación del gabinete en los tiempos en los que PP y Cs gobernaban en coalición. Su adiós al Consejo de Gobierno garantiza que habrá baile de nombres, pese a que desde el entorno de Díaz Ayuso se defiende que el nuevo equipo tendrá pocos cambios, si bien se buscará que esté exento de "tutelas". Las fuentes consultadas sostienen que solo ella conoce quiénes ocuparán cada posición. Se prevé que se escojan diez consejeros, tres menos que con Ciudadanos, pero tres más que ahora.

De cara a la composición de la Mesa, también se pondrán aprueba los lazos impulsados entre los partidos de izquierda. En un momento en el que Más Madrid ha sorpasado al PSOE, los primeros ocuparán a partir de este martes la bancada de primera fuerza de la oposición, frente a frente con el Gobierno regional, desplazando a Hana Jalloul y los suyos. Pese a este hecho que apunta a ser duro para algunos, las formaciones mantienen conversaciones sabedoras de que las alianzas a la hora de designar a los representantes de la Mesa son fundamentales.

Unidas Podemos se quedaría fuera del reparto al ser la última formación del Parlamento madrileño con solo diez diputados. Los morados han visto en las últimas horas como Isabel Serra, la que ha sido portavoz del grupo en la última legislatura, daba un paso al lado y comunicaba que no recogería su escaño. Se trata de una situación que ya se había planteado una vez que la dirigente de Podemos se encuentra pendiente de que el Tribunal Supremo confirme los 19 meses de prisión que impuso el Tribunal Superior de Justicia por unos altercados en Lavapiés en 2014.

Foto: La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Con la salida de Serra, ya son tres los diputados electos que no recogerán el acta. El propio Pablo Iglesias y el exJemad Julio Rodríguez, números 1 y 11 de la lista, respectivamente, ya habían informado de su movimiento. Esto implica que casi un tercio de los representantes morados que fueron elegidos por los ciudadanos no llegarán a la Asamblea. Sus sitios los ocuparán Jacinto Morano, que ya fue diputado en la anterior legislatura, Paloma García y Lilith Verstrynge. En la bancada socialista han sido cuatro los diputados que no recogerán su acta, incluyendo a Ángel Gabilondo, que asumió la responsabilidad de la debacle electoral.

La izquierda cambiará por distintas razones a todos sus portavoces. A la espera de saber por quién se decanta UP, los socialistas han designado a Hana Jalloul como sustituta de Gabilondo, que llevaba desde 2015 al frente del grupo. En Más Madrid, el que hasta ahora había sido máximo responsable del equipo en la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyà, pondrá rumbo al Senado y abandonará la jefatura del grupo, que asume ahora la candidata, Mónica García, que ha sido la líder de facto del partido durante meses. Este lunes fue el último día para los diputados de los últimos dos años y también para el ya expresidente de la Cámara, Juan Trinidad, de Ciudadanos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Partido Popular (PP) PSOE Vox
El redactor recomienda