Ayuso diseña su nuevo mandato: un Gobierno de gestores y prioridad económica
  1. España
  2. Madrid
COMUNIDAD DE MADRID

Ayuso diseña su nuevo mandato: un Gobierno de gestores y prioridad económica

La presidenta en funciones está llevando con secretismo las designaciones clave que le corresponden, desde los consejeros de su Ejecutivo hasta la presidencia de la Asamblea

placeholder Foto: La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

A una semana de que se inaugure la legislatura en la Comunidad de Madrid, falta mucho por definir. La todavía presidenta en funciones y vencedora de los comicios del pasado 4 de mayo, Isabel Díaz Ayuso, está manteniendo un marcado secretismo en las designaciones de los puestos clave que le corresponden. Con la continuidad de algunos de sus consejeros en duda, y la presidencia de la Asamblea por escoger, la popular agota estos últimos días antes de que el 8 de junio tenga que empezar a tomar decisiones de calado. Esta semana, el equipo del PP tiene previsto reunirse con Vox para amarrar aspectos importantes de la legislatura, aunque la investidura se da por hecha sin complicaciones.

Todas las miradas están puestas en quiénes serán integrantes de su Gobierno, pero también están por determinar los puestos en la Mesa de la Cámara o los elegidos por el PP para representar a Madrid en el Senado.

Foto: Una terraza en la Comunidad de Madrid. (EFE)

Tras la salida de Ciudadanos del gabinete, Díaz Ayuso ha prometido desde la campaña electoral que reducirá las consejerías (13 en la coalición), algo que se consideró un guiño a Vox, que aboga por reducir los cargos políticos. Aunque en algunos casos la continuidad se da por hecha, como es el caso de Enrique López, hombre fuerte de Génova y consejero de Justicia e Interior, o Javier Fernández Lasquetty, encargado de Hacienda y previsiblemente de Economía, hay más dudas con otros nombres como David Pérez y Eugenia Carballedo. Dentro de las propias filas populares, tampoco tienen del todo claro quiénes formarán parte y evitan poner la mano en el fuego por nadie. "No se sabe nada", afirma una fuente de la primera línea regional.

Fuentes gubernamentales explican que la presidenta quiere guardar silencio sobre estos movimientos y que los está gestionando ella misma sin compartirlo con los suyos. Uno de los nombres que han sido clave en el último año es Enrique Ruiz Escudero, encargado de Sanidad durante toda la pandemia y que fue premiado como número dos en la lista del PP a las elecciones. Su nombre ha salido en la terna de quienes podrían no repetir, aunque en el partido entienden que sacarle de sus responsabilidades sanitarias sería una decisión muy difícil de explicar ante el público después de haber destacado su gestión y de haberla tomado como un ejemplo. Su salida, reflexionan, sería muy compleja.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Los cambios, inciden estas fuentes, serán pocos y se optará por dar continuidad a los equipos que han trabajado desde 2019. Las incorporaciones serán únicamente de perfiles que se consideren gestores, más técnicos que políticos. Uno de los nombres que llevan presentes desde comienzos de año, incluso antes de que se consumara la ruptura con Cs, es el de Marta Rivera, exconsejera de Cultura naranja y que ha mantenido una gran sintonía con la presidenta. La jefa del Ejecutivo ha dejado la puerta abierta a sumar perfiles cercanos a su exsocio, pero también a Vox, aunque sobre este último no está del todo clara la fórmula que se escogería y parece difícil que se optara por incluir directamente a un dirigente de la organización.

Sin tutelas

También está pendiente el encaje de Toni Cantó, fichaje fraguado por Génova para la lista electoral que fue finalmente expulsado de la misma por la Justicia al no estar empadronado en Madrid. Ya cuando anunciaron la introducción del ex de Cs en la lista, la candidata expuso públicamente que habían tenido alguna desavenencia al respecto, aunque más por los tiempos que por el fondo. Fuentes populares de Madrid insisten en que no terminan de verlo sentado en el Consejo de Gobierno.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Las fuentes regionales consultadas enfatizan que Díaz Ayuso evitará cualquier tipo de tutela por parte de la dirección nacional a la hora de configurar su gabinete. Entienden que los resultados del 4-M han sido un espaldarazo a su figura y que se ha ganado una autonomía total con el perfil propio del que ha hecho gala desde la irrupción del covid-19.

La popular se encuentra estos días preparando su discurso de investidura, para la que contará con el apoyo gratuito de Vox si estos cumplen con lo dicho desde la misma noche electoral. Los plazos previstos en la Puerta del Sol llevan la cita al 17 y 18 de junio, jueves y viernes. La toma de posesión a un día después, y la elección de los consejeros al 21 de junio, lunes.

placeholder Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo. (EFE)

La economía será el ámbito clave en el que buscará moverse en los dos años restantes de mandato y fuentes de su entorno apuntan que será una de las "prioridades" que marcará en las líneas maestras de su primera intervención ante la Asamblea de Madrid. En ella, hablará sobre la recuperación económica, para la que sacará pecho de la gestión llevada a cabo durante la epidemia. La apuesta por restricciones mucho más laxas que en otros territorios ha sido una de sus señas de identidad y la empleará como ejemplo de lo que propondrá su Ejecutivo.

Con el rearme económico a las puertas, Díaz Ayuso tratará de dibujar una Comunidad de Madrid favorable a la implantación de empresas y a la creación de empleo con políticas de baja fiscalidad y estabilidad económica. Relanzarse como el motor a nivel nacional será el objetivo e intentará reflejarlo mediante un discurso optimista sobre la situación venidera en la región y contraponiéndolo con las políticas llevadas a cabo por Pedro Sánchez. "Saben lo fácil que es destruir, pero no lo complicado que es construir", dijo del presidente este mismo martes.

De hecho, uno de los principales retos que tendrá en los primeros meses será la aprobación de unos Presupuestos que serían los primeros de la 'era Ayuso'. Tras descartar acordar unas cuentas para este 2021, irá directa a los de 2022. Para estos, espera contar con los votos de Rocío Monasterio y los suyos. Los populares estudian gestos a Vox desde el mismo 8 de junio para tratar de asegurar su apoyo y tejer una buena relación parlamentaria de aquí a 2023, cuando los madrileños volverán a las urnas. Saben que para sacar adelante iniciativas legislativas, deberán al menos ganarse su abstención.

Foto: Isabel Díaz Ayuso junto a Javier Fernández-Lasquetty. (EFE)

Fuentes gubernamentales señalan que tienen pensado ofrecerles un puesto en la Mesa de la Cámara, algo que no les correspondería según el reparto de escaños actual. Otras fuentes populares relatan que esta misma semana esperan reunirse con la formación para cerrar estos primeros pactos, ya que la composición de la Mesa se decide el mismo 8 de junio y deben coordinarse para entonces.

En un primer momento, Díaz Ayuso no se había cerrado a cederles incluso la presidencia, pero entre las filas populares consideran que sería un premio desproporcionado a su representación, con 13 escaños de 136, y teniendo en cuenta que su bancada suma más que toda la izquierda junta. Creen que se optará por otorgarles un cargo de segunda línea.

En la retina, queda la actuación de los últimos dos años, cuando se optó por darle el puesto a Juan Trinidad, de Ciudadanos, y su actuación fue cuestionada en el PP en algunos casos, especialmente en el episodio de las mociones de censura presentadas por la izquierda el día en que se decretó el adelanto electoral. Se da la casualidad de que en la sesión constitutiva de la Asamblea, la Mesa de Edad, el órgano interino que coordina la jornada hasta la elección de la Mesa, estará presidida por un diputado de Vox, Mariano Calabuig, el más mayor.

A una semana de que se inaugure la legislatura en la Comunidad de Madrid, falta mucho por definir. La todavía presidenta en funciones y vencedora de los comicios del pasado 4 de mayo, Isabel Díaz Ayuso, está manteniendo un marcado secretismo en las designaciones de los puestos clave que le corresponden. Con la continuidad de algunos de sus consejeros en duda, y la presidencia de la Asamblea por escoger, la popular agota estos últimos días antes de que el 8 de junio tenga que empezar a tomar decisiones de calado. Esta semana, el equipo del PP tiene previsto reunirse con Vox para amarrar aspectos importantes de la legislatura, aunque la investidura se da por hecha sin complicaciones.

Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda