Ayuso perfila un gobierno con su núcleo duro y buscando encaje a Toni Cantó
  1. España
  2. Madrid
LASQUETTY Y LÓPEZ, CLAVES

Ayuso perfila un gobierno con su núcleo duro y buscando encaje a Toni Cantó

Lasquetty y López tendrán mucho peso. Las dudas sobre Escudero están encima de la mesa. Rivera de la Cruz parece segura y el problema es el encaje del exdiputado valenciano de Cs

Foto: Isabel Díaz Ayuso junto a Javier Fernández-Lasquetty. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso junto a Javier Fernández-Lasquetty. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En la Puerta del Sol no tienen ninguna prisa por cerrar la composición del nuevo gobierno de Madrid, pero las especulaciones se han desatado. El 8 de junio se constituye la Asamblea madrileña tras las elecciones del 4-M y el pleno de investidura podría ser hasta un mes después. La tranquilidad que tiene Isabel Díaz Ayuso de salir reelegida sin mayor dificultad ha provocado una sensación continuista en el propio ejecutivo regional. La sensación en el PP es que no habrá grandes cambios, aunque probablemente se produzca alguna salida. Sí se esperan ajustes en algunas carteras de los consejeros y cierta reestructuración interna.

Lo único seguro es la permanencia del núcleo duro de la presidenta. Javier Fernández-Lasquetty tendrá una posición primordial y en el primer círculo de Ayuso continuarán Enrique López y Paloma Martín. Es probable que continúe también Enrique Ossorio, actual responsable de Educación. Asaltan las dudas sobre algunas figuras como David Pérez o Eugenia Carballedo. La corriente de dirigentes más conservadora habla de pocos cambios y descuenta la continuidad de casi todos los consejeros. Otros apuntan a que sí se producirán salidas.

También es ya totalmente esperada la reincorporación de Marta Rivera de la Cruz al frente de Cultura. Y las dos incógnitas por resolver, además del encaje de Toni Cantó (que no está nada claro) es si Ayuso apuesta por incorporar a alguno o a los dos pesos pesados del PP madrileño, que hasta ahora solo estaban en la Asamblea y el Senado por designación autonómica: Alfonso Serrano, su jefe de campaña, y Ana Camins, secretaria general del PP en la Comunidad. Las miradas se dirigen también a Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad que catapultó como número dos a modo de premio y que, sin embargo, algunos dirigentes evitan poner la mano en el fuego sobre su continuidad, a pesar de su elogiada gestión al frente de Sanidad. Reconocen que, si se produjera su salida, sería un movimiento que “habrá que explicar muy bien”.

Foto: Cierre de campaña del PP en Madrid. (EFE)

Ayuso ya avanzó que reduciría el gobierno al no tener socio de coalición y que habrá diez consejerías en total. También insistió en que será un ejecutivo que dé continuidad a la gestión de este último año. Pero el objetivo es también estar lo mejor rodeada posible para empezar la precampaña de las elecciones de 2023. La victoria del 4-M ha supuesto un revulsivo para la presidenta y los populares, pero el reto para dentro de dos años es aún superior: mantenerse o alcanzar la mayoría absoluta. En el equipo de la presidenta son conscientes de que “hay mucho voto prestado”, que proviene incluso del PSOE. Y a ese equilibrio de una candidatura transversal, que trasciende las siglas del PP, se querrá referir con gestos la presidenta madrileña en el futuro gobierno.

La incorporación de Rivera de la Cruz

Ayuso siempre ha manifestado que quería recuperar a Marta Rivera de la Cruz al frente de Cultura. La consejera se dio de baja de Ciudadanos hace ya un mes, aunque la noticia trascendió después del desastre del 4-M. Según ha podido saber este diario del entorno de la escritora, manifestó su decisión de no seguir formando parte del proyecto naranja y evitó comunicarlo para no influir en una campaña electoral que era complicada de por sí para su expartido. Tampoco quiso seguir ocupando la consejería en funciones a pesar de haber tenido la oportunidad. Entendió que si la presidenta decidía cesar a todos los consejeros de Ciudadanos su lugar era ese también. Ahora, si Ayuso finalmente cuenta con ella, aceptará.

placeholder Isabel Díaz Ayuso y Nacho Cano. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso y Nacho Cano. (EFE)

La dirigente popular ha puesto en valor la gestión de la cultura en Madrid durante toda la pandemia en muchas ocasiones, pero también perfil discreto e incluso leal de Rivera de la Cruz hacia el que ya es su expartido. Madrid ha sido valorada a nivel internacional también por haber mantenido abiertos los teatros y los cines. Hasta el punto de que la propia Ayuso ha tenido muestras de agradecimiento del mundo de la cultura tan sonadas como la reverencia que le regaló Nacho Cano en el acto institucional del Dos de Mayo.

Las opciones de Cantó

El caso de Toni Cantó es complejo y levanta suspicacias dentro del propio partido. “Da la sensación de que no saben dónde colocarle”, explican en el PP madrileño. La decisión de la justicia de expulsar al valenciano de las listas imposibilita varias opciones que estaban encima de la mesa. Por un lado, que fuera el portavoz del grupo parlamentario, para lo que se necesitaba ser elegido diputado. Los populares tienen claro que el papel de Cantó es el parlamentario y el de dar la batalla política e ideológica, no tanto el de la gestión. Otra posibilidad habría sido enviarle al Senado por designación autonómica, que tampoco podrá ser por el mismo motivo de no tener condición de diputado.

Foto: Casado, junto a Ayuso. (EFE)

Si finalmente tuviera un encaje político solo habría dos posibilidades: una consejería de cierto peso, que muchos dirigentes no ven con buenos ojos porque no tiene experiencia como gestor; o una consejería vacía de competencias que podría complementar con la portavocía del gobierno regional. Aunque la idea de ser portavoz encaja con su perfil, tampoco lo ven atinado en la formación por el excesivo protagonismo que le daría. Con estas dos opciones descartadas, solo se plantean dos caminos más: un cargo que no sea político, al menos durante estos dos años hasta nuevas elecciones, o un acomodo fuera de la Comunidad de Madrid y más centrada en el partido.

En la Puerta del Sol no tienen ninguna prisa por cerrar la composición del nuevo gobierno de Madrid, pero las especulaciones se han desatado. El 8 de junio se constituye la Asamblea madrileña tras las elecciones del 4-M y el pleno de investidura podría ser hasta un mes después. La tranquilidad que tiene Isabel Díaz Ayuso de salir reelegida sin mayor dificultad ha provocado una sensación continuista en el propio ejecutivo regional. La sensación en el PP es que no habrá grandes cambios, aunque probablemente se produzca alguna salida. Sí se esperan ajustes en algunas carteras de los consejeros y cierta reestructuración interna.

Isabel Díaz Ayuso Toni Cantó
El redactor recomienda