Errejón y Zarzalejos: "Algunos pensaron que el 15-M era el asalto al Palacio de Invierno"
  1. España
  2. Madrid
podcast de el confidencial

Errejón y Zarzalejos: "Algunos pensaron que el 15-M era el asalto al Palacio de Invierno"

Íñigo Errejón y José Antonio Zarzalejos conversan sobre cómo vivieron aquel 15 de mayo de 2011 y los efectos que ha tenido en la política y la sociedad española diez años después

placeholder Foto: EC.
EC.

Este ‘podcast’ de El Confidencial que analiza el décimo aniversario del 15-M tiene como invitados a dos protagonistas que vivieron aquella movilización social desde dos ángulos y dos generaciones muy diferentes: Íñigo Errejón, diputado del Congreso por Más País y uno de los miembros fundacionales de Podemos en 2014, en conversación con el periodista José Antonio Zarzalejos, adjunto a la presidencia de El Confidencial. Ambos conversan sobre el 15-M bajo la conducción de la periodista Marta García Aller, analizando los logros, los cambios y las contradicciones que se derivaron de la toma de la Puerta del Sol durante semanas por miles de manifestantes en mayo de 2011.

¿Fue el 15-M un antes y un después para la política española? ¿Subestimó el bipartidismo el efecto que la indignación del 15-M iba a tener en el tablero político? ¿Sirvió para algo aquel movimiento social? ¿Es diez años después el 15-M un símbolo de la regeneración de la democracia o del fracaso de la nueva política?

Íñigo Errejón, el único de los fundadores de Podemos que sigue en el Congreso de los Diputados (pero en otra formación política) cuenta que llegó a la acampada de la Puerta del Sol en la primera semana del 15-M nada más salir de leer su tesis doctoral. Tenía entonces 26 años. “Como llevaba chaqueta no tenía pinta de manifestante, me dejaron pasar”, recuerda. “Y la plaza se llenó, porque los controles de la policía no eran efectivos. Buscaban manifestantes y la gente que llenó las plazas era de apariencias, edades y referencias ideológicas muy diferentes”. Esa pluralidad es para el diputado uno de los rasgos principales del movimiento, que reconoce que en aquel primer momento no imaginó en qué estaba a punto de convertirse.

José Antonio Zarzalejos también estuvo esos días en la Puerta del Sol “no como manifestante, sino por curiosidad periodística”. Zarzalejos recuerda sus conversaciones de esos días con el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba, que era por entonces ministro del Interior en el gobierno de Zapatero, y destaca la decisión de no intervenir a desalojar a los manifestantes como “una decisión absolutamente sensata”.

La acampada del 15-M llega a la Puerta del Sol en un momento de descontento social intergeneracional ante la crisis económica y política del momento. No es, sin embargo, un fenómeno exclusivamente madrileño, ni siquiera español. En el contexto internacional ambos destacan otras revueltas que empezaron unos meses antes con la Primavera Árabe, también en Grecia tiene sus ecos y, posteriormente, derivarán también en el Occupy Wall Street neoyorquino. La indignación se convirtió en la palabra del momento.

Foto: Vista de la Puerta del Sol el 18 de mayo de 2011. (Getty: Dusko Despotovic)
La gran decepción
Iván Gil

Ambos invitados están de acuerdo en que el 15-M nace como una fuerza atomizada y desarticulada. Detrás del 15-M no había partidos políticos (todavía) ni sindicatos, sino individuos que se acercaban a las plazas y se iban conociendo. Pero mientras que para Zarzalejos ese es su principal problema, para Errejón esa heterogeneidad es un factor diferencial que explica que atrajera a tanta gente diversa y contribuye a su amplitud.

Unas semanas después del 15-M, el 66% de los ciudadanos declaraban simpatía hacia el movimiento, según una encuesta de Metroscopia y un 88% consideraba que los indignados tenían razón. Era un momento de fuerte cuestionamiento de los partidos tradicionales en la opinión pública.

En las urnas, sin embargo, tarda más en reflejarse ese efecto 15-M. Siete meses después de la movilización, el Partido Popular ganaba las elecciones en diciembre de 2011 con mayoría absoluta. El surgimiento de Podemos, la primera fuerza que presume nutrirse del malestar de los indignados tarda todavía tres años en llegar. Y hay que esperar a 2015 para que se rompa el bipartidismo en el Congreso, con la irrupción de Ciudadanos y Podemos.

Foto: Un momento del debate sobre el estado de la nación alternativo al del Congreso de los Diputados que tuvo lugar en Sol. (EFE)

En este escenario, ambos invitados analizan los cambios en la política que trajo la ruptura del bipartidismo. No solo en la izquierda, también en la derecha. El efecto péndulo que tuvo el movimiento social no solo repercutió en la transformación de la izquierda, también en la derecha.

En la conversación surgen desacuerdos interesantes. Frente a la mirada más positiva de Errejón, convencido de que el 15-M trajo no solo reformas en el arco parlamentario, sino también “importantes mejoras en la vida de la gente”, Zarzalejos critica a aquellos que despilfarraron la oportunidad política del año 11 al año 21: “Algunos pensaron que el 15-M era el asalto al Palacio de Invierno”.

El 15-M fue un movimiento heterogéneo en su origen y, diez años después, queda claro escuchando la conversación de Íñigo Errejón y José Antonio Zarzalejos que sus contradicciones y sus interpretaciones son también heterogéneas. “La lectura del 15-M está en disputa”, concluye Errejón.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Podcast José Antonio Zarzalejos Íñigo Errejón Movimiento 15M