Iglesias abandona todos sus cargos en Podemos y se va de la política
  1. España
  2. Madrid
TRAS LOS MALOS RESULTADOS DE LA IZQUIERDA

Iglesias abandona todos sus cargos en Podemos y se va de la política

"No soy una figura política que contribuya a que en los próximos años nuestra fuerza se consolide y podamos ganar", ha afirmado

placeholder Foto: Pablo Iglesias comparece ante los medios. (EFE)
Pablo Iglesias comparece ante los medios. (EFE)

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado tras conocer los resultados de las elecciones madrileñas que abandona todos sus cargos en la formación y que dejará la política, por lo que no tomará posesión del escaño en la Asamblea de Madrid. Su candidatura ha logrado 11 diputados y un porcentaje en votos mejor al de 2019, por lo que ha conseguido uno de los objetivos que le llevaron a participar en los comicios madrileños, salvar el partido de la desaparición parlamentaria. No ha podido aportar, sin embargo, a una victoria de la izquierda.

El exvicepresidente del Gobierno, cargo del que se apartó hace dos meses para concurrir en las elecciones de este 4 de mayo, ha destacado que su deseo, vistos los resultados y comprobado que ni concita apoyos ni contribuye a la suma de las formaciones de izquierdas, es "no ser un tapón para la renovación de liderazgos" que a su juicio se debe producir en Podemos. Para el candidato, el futuro de su organización debe tener nombre y rostro de mujer, y así, ha citado el de Yolanda Díaz.

"No soy una figura política que contribuya a que en los próximos años nuestra fuerza se consolide y podamos ganar", ha afirmado en una comparecencia junto a los demás dirigentes e integrantes de la candidatura de la organización.

El futuro femenino de Podemos

Iglesias, como hiciera en el vídeo en el que anunció su marcha del Gobierno y la sucesión, dentro del organigrama de Moncloa, por Yolanda Díaz, ha mencionado de nuevo a la vicepresidente tercera y ministra de Trabajo como una de las personalidades en las que descansará el futuro de Unidas Podemos. También ha citado a Isa Serra, la número dos de la candidatura, como la dirigente que durante estos meses de previsible transición lleve la voz cantante del grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid.

La feminización de Podemos es una de las cuentas pendientes, de ahí que para Iglesias el porvenir de la formación lo tengan que dirigir mujeres. Él ya no estará en la estructura de un partido que nació hace seis años. El propio Iglesias ha recordado el primer éxito electoral, en las europeas de 2015, antes de desembarcar en el Congreso con más de 60 escaños, a los que se sumaron las confluencias gallega y catalana, entre otras. Por entonces, el antiguo profesor de la Complutense aspiraba a 'sorpasar" al PSOE, y a punto de estuvo de lograrlo. Las relaciones entre las dos fuerzas políticas y sus líderes era entonces penosa.

Foto: El cartel que Vox ha publicado en las redes sociales tras la salida de Pablo Iglesias

La sucesión de procesos electorales ha ido horadando la base de apoyo social de Iglesias; no ha dejado de perder votos y escaños hasta alcanzar los 35 de ahora. Esta cifra, no obstante, le ha permitido entrar en el primer Gobierno de coalición de la historia de la democracia a escala estatal.

El carisma que siempre se le ha atribuido ha propiciado que Unidas Podemos mejore los resultados de 2019 en Madrid, pero no ha impulsado al bloque de la izquierda. Entre su pobre rendimiento y el lastre de la campaña de Ángel Gabilondo, las tres fuerzas progresistas han desembocado en una suma a todas luces insuficiente, muy lejos de Isabel Díaz Ayuso.

Constatación del fracaso

Iglesias, con los resultados en la mano, ha reconocido que "el éxito de la derecha trumpìsta ha sido impresionante" y que, por ello, se ha consolidado "una tragedia" para la sanidad, la educación y los servicios públicos de la Comunidad de Madrid. "Pero es indudable qué es lo que ha votado la ciudadanía con una participación histórica", superior al 76 por ciento, algo sin precedentes.

Foto: Pablo Iglesias abandona la política tras las elecciones del 4-M (EFE)

Que Ayuso haya arrasado es sinónimo, a su juicio, del comienzo de un camino de "deslealtad" de la Comunidad al Gobierno de Sánchez y a otras instituciones. No haberlo podido evitar es sin duda "un fracaso", ha proclamado.

El líder de Unidas Podemos hasta la próxima asamblea ha lamentado, además, "la agresividad" de la derecha y de la ultraderecha, así como "la normalización de los discursos fascistas en los medios". Tras recordar el episodio de las amenazas de muerte, ha interpretado que durante estos días la derecha le ha convertido en una suerte de "chivo expiatorio" empleado para movilizar y agitar "los afectos más oscuros y más contrarios a la democracia".

Elecciones Madrid Política Pablo Iglesias Unidas Podemos
El redactor recomienda