Los tres escenarios que teme Ayuso: una campaña larga, la pandemia y el KO de Vox
  1. España
  2. Madrid
"LA CAMPAÑA NOS SOBRA"

Los tres escenarios que teme Ayuso: una campaña larga, la pandemia y el KO de Vox

El crecimiento vertiginoso puede volverse en su contra. En Sol y Génova reconocen que la campaña "les sobra" y hay riesgo de decrecer. La curva de contagios tras la Semana Santa también preocupa

placeholder Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

El ritmo de popularidad de Isabel Díaz Ayuso desde que anunció el adelanto electoral en Madrid no ha dejado de crecer. Todas las encuestas publicadas coinciden en que el PP conseguirá en torno al 40% de los votos el próximo 4 de mayo, a mucha distancia del PSOE, que ganó en 2019. Los sondeos internos que manejan en la Puerta del Sol, sede del Gobierno regional, incluso mejoran esas previsiones apuntando a que la candidata popular podría dar la sorpresa rozando la mayoría absoluta. Aunque parezca una buena noticia para Ayuso, el camino que falta por recorrer puede volverse en su contra.

El primer contratiempo para la candidatura de la presidenta autonómica llegó con la decisión de un juez de expulsar a Toni Cantó y al exalcalde de Toledo Agustín Conde de las listas electorales. Una decisión que los populares ya han recurrido al Tribunal Constitucional, que se pronunciará el próximo viernes. A pesar de que a muchos dirigentes les preocupa que la imagen del PP madrileño pueda verse dañada, en el núcleo duro de Ayuso no ha provocado demasiados nervios. "No es algo que nos venga bien, pero tampoco una preocupación. Ojalá sea lo más grave que pase de aquí al 4 de mayo", aseguran a este diario, con la convicción de que algo muy grande tendría que ocurrir para desestabilizar el éxito de Ayuso.

placeholder La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y Toni Cantó. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y Toni Cantó. (EFE)

De hecho, reconocen que sus rivales aún no la han puesto en ningún brete, como demuestra el choque de Moncloa con el PSOE madrileño al activar los trabajos para la reforma fiscal, en busca de una armonización que Ángel Gabilondo se ha comprometido a no llevar a cabo. Lo que preocupa realmente en la Puerta del Sol es otra cosa: el camino por recorrer.

Primer escenario: el tiempo

El problema es el tiempo. Es muy difícil seguir creciendo a este ritmo. Vamos ganando uno o dos diputados cada semana. Todo tiene un límite y va a llegar pronto”, asumen fuentes muy cercanas a la presidenta, que tienen identificados tres escenarios de riesgo. El primero y al que más atención le dedican es ese: quedan más de 20 días hasta la cita con las urnas.

Foto: Isabel Díaz Ayuso y Toni Cantó. (EFE)

La amenaza diagnosticada en el Gobierno madrileño, también en la sede de Génova, coincide con la conclusión a la que han llegado todos sus rivales políticos, especialmente por el centro y la derecha. Ciudadanos y Vox creen que la presidenta regional “ha llegado a la cima demasiado pronto”, porque la campaña no empieza oficialmente hasta el 18 de abril. Ambas formaciones insisten en que aún queda mucho hasta las elecciones y puede pasar de todo.

Dirigente de Cs: "Ayuso está tocando techo y ya solo puede caer. Hay tiempo para errores y meteduras de pata"

Lo resume así un dirigente del partido naranja: “Ayuso está tocando techo y ya solo puede caer. Lo que está por ver es si más o menos. Hay tiempo para errores y meteduras de pata. Faltan los debates, uno como mínimo. Y si empieza a caer en las encuestas o se estanca, puede producirse un efecto de caída, y que nosotros y Vox recuperemos, aunque sea, un poco. Hasta ahora, estábamos en las raspas. Las tendencias pueden empezar a cambiar”. Tanto en la dirección nacional del PP como en la Puerta del Sol, tienen claro que la campaña, efectivamente, “les sobra”. “Para nosotros, lo mejor sería que las elecciones fueran mañana mismo”. El reloj corre en su contra.

A las tres semanas que quedan por delante se une la enorme bolsa de indecisos, que alcanza los dos millones de electores. Como publicó este diario, según los datos del último CIS, muchos de ellos aseguran que decidirán en plena campaña y en función de lo que más les convenza en ese momento. Aunque en el PP se muestran seguros de que el ‘efecto Ayuso’ inclinará para muchos la balanza, otros dirigentes no esconden que la incertidumbre puede prolongarse hasta el final. “Y cuanto más tiempo quede, para nosotros siempre será peor”, zanjan.

Foto: Isabel Díaz Ayuso en la presentación de su candidatura. (EFE)

Segundo riesgo: la curva

El segundo riesgo identificado, otro factor que tampoco está ya en sus manos, es que la curva de contagios por coronavirus se dispare solo en la comunidad madrileña tras la Semana Santa. En breve comenzarán a verse los efectos de estos días festivos, a pesar de que el cierre perimetral se mantuvo hasta el viernes pasado. Pero si los datos empeoran especialmente en la capital, el equipo de Ayuso reconoce que sería un problema. La lectura, dicen, será una enmienda a la estrategia sanitaria a las puertas de las elecciones. De hecho, en algunas comunidades ya se están implementando restricciones adicionales en el interior de la hostelería y nuevos cierres perimetrales. También presidentes autonómicos como Iñigo Urkullu desconfían de la idoneidad de que el estado de alarma decaiga el 9 de mayo.

Aseguran en el equipo de Ayuso que no es un escenario probable porque las medidas —atacadas por su laxitud desde el Gobierno central y otras comunidades, incluidas las gobernadas por el PP— han sido las mismas que en los últimos meses. Madrid sigue siendo una de las regiones que lideran el número de contagios diarios, pero lo realmente preocupante es el estrés hospitalario y la ocupación de las UCI.

Foto: Sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo. (EFE)

En la comunidad, igual que en La Rioja, Cataluña o Melilla, las camas de cuidados intensivos ocupadas superan con creces el 35%, bastante por encima del umbral de riesgo muy alto. El discurso del crecimiento económico a pesar de la pandemia (Madrid es la única región de España que ha creado empleo desde la declaración del segundo estado de alarma) es ya uno de los mensajes clave de Ayuso, pero igual de importante es para la presidenta regional demostrar la eficacia de su modelo de gestión sanitaria, contrario al de la izquierda y muy especialmente al del Gobierno de España. El que ha defendido durante todos estos meses y que ha escenificado en su candidatura con el consejero del ramo, Enrique Ruiz Escudero, acompañándola de número dos.

Foto: La candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, junto a Pablo Casado. (EFE)

Fuentes del equipo cercano a la candidata del PP alertan también de una “guerra sucia” que ya empieza a recrudecerse después de que Pedro Sánchez cuestionara los datos epidemiológicos de la región al considerar que la comunidad madrileña no registra todos los positivos que hay entre su población. Desde hace días, en el núcleo de Ayuso aseguran que la oposición y los partidos de la izquierda “se inventarán lo que haga falta” para dañar a la presidenta regional.

El 5%, Vox y Ciudadanos

Además de los tiempos y los efectos de la pandemia, existe un tercer escenario de riesgo identificado por la ‘war room’ de la presidenta, ya en clave poselectoral, y tiene mucho que ver con los resultados de sus rivales. Aunque algunas encuestas esbozan la posibilidad de que Vox no alcance el 5% del voto y se quede fuera de la Asamblea, en el entorno de Ayuso insisten en que lo ven poco probable. Es cierto que la candidata del PP se comerá buena parte de un potencial electorado que en otro momento se habría inclinado por el partido de Santiago Abascal, pero precisamente el perfil de Ayuso es un imán para ellos. Aun así, el PP madrileño considera que el partido ultra tiene consolidado un suelo de votantes que llega a esa cifra. La media de encuestas lo sitúan ahora en un 8,8% del voto (muy similar a lo que obtuvo en 2019). Los populares sí ven probable que baje, pero auguran que no hay riesgo de quedarse fuera.

Foto: Manifestantes contrarios a Vox, en el acto del partido. (Sergio Beleña)

Lo que preocupa a la candidatura de Ayuso es que Ciudadanos finalmente supere el 5%. El escenario que manejan es de una mayoría muy amplia (a costa de los naranjas sobre todo) que permitiría a la popular ser investida solo con el respaldo de Vox. Además, uno de los objetivos políticos de estas elecciones para el PP es la desaparición del partido naranja en la Asamblea.

Para Ayuso, tiene todavía más importancia, precisamente por la ruptura del Gobierno de coalición (adelantó elecciones basándose en la idea de que Ignacio Aguado presentaría una moción de censura para arrebatarle la presidencia). Y para Génova es igual de relevante por el mensaje de que “la reunificación del centro derecha” empezará en la capital. En las pasadas elecciones autonómicas, existían tres partidos en la derecha y el PP quiere visualizar que ya solo quedan dos, con las siglas populares más fuertes y un Vox debilitado.

Foto: Edmundo Bal junto a Inés Arrimadas y Begoña Villacís. (EFE)

Si la candidatura de Edmundo Bal alcanza los votos suficientes como para entrar en el Parlamento regional (las encuestas no lo garantizan en absoluto), obtendría automáticamente siete diputados. La más perjudicada en ese caso sería Ayuso, pero, además, se abre la posibilidad de que los naranjas tengan la llave de la gobernabilidad. Inés Arrimadas ya ha dejado claro que su intención es ejecutar el acuerdo firmado en 2019 con el PP (y que debía durar hasta 2023) y que, por eso, reeditarían un acuerdo con los populares.

Pero Ayuso desconfía y sus principales asesores advierten de que se abriría un escenario de incertidumbre con Ciudadanos teniendo dos opciones encima de la mesa. Incluso si los naranjas cumplieran con la palabra de volver a hacerla presidenta, el PP no cumpliría su objetivo de deshacerse de sus socios y, además, podría verse en la tesitura de tener que contentar a dos partidos más opuestos que nunca una vez más.

El ritmo de popularidad de Isabel Díaz Ayuso desde que anunció el adelanto electoral en Madrid no ha dejado de crecer. Todas las encuestas publicadas coinciden en que el PP conseguirá en torno al 40% de los votos el próximo 4 de mayo, a mucha distancia del PSOE, que ganó en 2019. Los sondeos internos que manejan en la Puerta del Sol, sede del Gobierno regional, incluso mejoran esas previsiones apuntando a que la candidata popular podría dar la sorpresa rozando la mayoría absoluta. Aunque parezca una buena noticia para Ayuso, el camino que falta por recorrer puede volverse en su contra.

Elecciones Madrid Isabel Díaz Ayuso Campañas electorales Partido Popular (PP)
El redactor recomienda