El riesgo del 'efecto Iglesias' en la batalla de la derecha: freno o un impulso para Vox el 4-M
  1. España
  2. Madrid
Ayuso aspira a ser primera fuerza

El riesgo del 'efecto Iglesias' en la batalla de la derecha: freno o un impulso para Vox el 4-M

La irrupción del secretario general de Podemos en las elecciones autonómicas ha sacudido el panorama y tendrá efectos en la izquierda y la derecha del tablero

placeholder Foto: La portavoz de Vox, Rocío Monasterio (d). (EFE)
La portavoz de Vox, Rocío Monasterio (d). (EFE)

La entrada de Pablo Iglesias en la batalla política madrileña ha trastocado los planes a derecha e izquierda. Si Más Madrid y PSOE han visto en los últimos días cómo el partido más pequeño con representación en la región daba un salto con el desembarco de un vicepresidente del Gobierno, en la derecha el efecto aún está por ver, pero parece claro que ayudará a polarizar el debate y a activar a los votantes que estaban pensando en quedarse en casa. La irrupción del líder morado amenaza con agudizar el apoyo en torno a Isabel Díaz Ayuso y dejando herido de muerte a Ciudadanos, pero la duda surge a la hora de traducir los efectos que podría tener en Vox.

El partido que dirige Rocío Monasterio en la Comunidad afrontaba los comicios del 4 de mayo con una tarea difícil. Pese a que a nivel nacional Vox está inmerso en una tendencia de crecimiento claro, sobre todo tras los resultados en Cataluña, el PP se presenta a las elecciones con un liderazgo muy marcado y definido por su oposición a la izquierda. El entorno no era el más favorable para los de Santiago Abascal, que esperaban mejorar sus 12 diputados, pero sin opciones de disputar la hegemonía a los populares, todo a pesar del descalabro de Cs. Ahora, el revulsivo Iglesias amenaza con subir un punto más la activación de su electorado potencial.

Foto: Rocío Monasterio en una imagen de archivo. (EFE)

En público, distintos dirigentes de la formación han transmitido que el nuevo candidato de Unidas Podemos es una buena noticia para sus intereses. "Se ha dado cuenta de que Vox va a gobernar en Madrid. Si en algo somos expertos es sacar comunistas del Gobierno", dijo la propia Monasterio tras conocerse la noticia. "El voto que más les duele es el voto a Vox. Nos vamos a divertir", incidió en sus intervenciones televisivas.

Más prudentes son en privado las fuentes del partido consultadas por este medio. Creen que aún es pronto para lanzar campanas al vuelo o para lo contrario. Tienen claro que quienes sí se verán perjudicados son las opciones consideradas más moderadas, PSOE y Ciudadanos, pero no tienen claro en qué se puede traducir entre el votante de derechas que esté dudando aún.

Estas fuentes apuntan a que la campaña y precampaña es muy larga, con un mes y medio aún por delante, y que todavía puede cambiar mucho el contexto. Ponen el foco, del mismo modo, en que el sistema electoral de circunscripción única garantiza que el reparto sea muy proporcional una vez que se supera la barrera del 5%, por lo que se reducen las posibles apelaciones al voto útil salvo en los casos en los que una candidatura puede quedar por debajo de ese umbral, algo que no parece una opción para los de Monasterio. Esperan, eso sí, mejorar sustancialmente su fuerza.

"Está provocando una acentuación de la concentración del voto de la derecha en Ayuso"

Guillermo Fernández Vázquez, investigador de la Universidad Complutense especializado en derecha populista, cree que si a alguien puede beneficiar la entrada de Iglesias, más allá de que logre movilizar a parte del voto de izquierdas, es a Díaz Ayuso. "Está provocando una acentuación de la concentración del voto de la derecha en Ayuso", asegura el experto, que augura que "es probable que pese a la dinámica nacional de Vox, puedan ver cómo en la Asamblea de Madrid se quedan con los mismos diputados que hasta ahora o incluso menos".

La consecuencia de un resultado así sería un frenazo en seco a la tendencia experimentada por los de Abascal recientemente. "Quedarse igual o perder algún diputado sería negativo porque a nivel nacional están disputando la alternativa al PP. Pero es que es aún peor porque vas a un contexto en el que uno de sus competidores va a desaparecer directamente", incide Fernández Vázquez, autor de 'Qué hacer con la extrema derecha en Europa: el caso del Frente Nacional'. Él entiende que es determinante el perfil de Díaz Ayuso, más a la derecha que el de muchos de sus compañeros de filas: "Se puede dar la paradoja de que triunfen muchas ideas de Vox, pero no Vox".

Por su proyección desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid y por su tono duro y de confrontación con la izquierda, Fernández Vázquez observa como gran beneficiada en la derecha a la presidenta. Previsiblemente, tras la entrada de un líder de talla nacional como Iglesias, Monasterio quedará en un segundo plano en el debate y será la popular la que personalice esa batalla en la derecha, más aún con un Cs en fuera de juego. A mayor personalismo, mayor importancia cobrarán los grandes liderazgos y ahí parte con ventaja Díaz Ayuso. "Si consigue que la pregunta sea '¿Ayuso sí o Ayuso no?', los simpatizantes de Vox no van a tener dudas". En otras palabras, todo dependerá del éxito del eslogan de campaña popular: "Comunismo o libertad".

Foto: Pedro Sánchez conversa con Carmen Calvo y Pablo Iglesias. (EFE)

A pesar de que la actual presidenta se ha elevado como una de las principales líderes en todo el panorama nacional, eclipsando por momentos incluso a Pablo Casado, Madrid ha sido generalmente un granero de votos para Vox. En las últimas generales, 10 de noviembre de 2019, se hicieron con el 18,5% de los votos, 3,3 puntos por encima de la media del país. Unos meses antes, en las del 28 de abril, también sacaron mejores resultados en la comunidad, con el 13,86 frente al 10,3 nacional. En las últimas autonómicas, que transcurrieron entre esas dos votaciones nacionales, el resultado fue agridulce con el 8,9% en un contexto en el que Cs disputó la primera plaza del espectro al PP. Parece haber una diferencia clara entre las preferencias de los electores en unos y otros comicios.

Berta Barbet, politóloga de la Universidad Autónoma de Barcelona, cree que dependerá mucho de cómo avance la campaña y augura que si las encuestas no despegan rápidamente para Podemos, el 'efecto Iglesias' puede diluirse como elemento de activación en uno y otro flanco. "Si el efecto permaneciera, Ayuso sería vista como la persona que coordina el voto contra Iglesias y esto puede beneficiarle, claro", relata Barbet, que considera que para afianzar esta posición de ser la gran opción frente a la izquierda la candidata del PP deberá mantener un perfil alto y con guiños al elector más conservador.

"La polarización ayuda a la concentración del voto en los puntos focales de los polos y cabe preguntarse quiénes son esos polos. Probablemente, aquí no sea Vox y sea Ayuso la que pueda ganar réditos", reflexiona en conversación con este medio LLuis Orriols, analista electoral y vicedecano de Estudios de Ciencia Política en la Universidad Carlos III. "Ella ya tenía pensada una campaña así, bipolar, y la entrada de Iglesias refuerza lo que ya había previsto. Es plausible que le ayude".

"Ya tenía pensada una campaña así, bipolar, y la entrada de Iglesias la refuerza"

Otro de los elementos que Orriols ve factible con la subida de la tensión política auspiciada por el secretario general morado es que los votantes moderados del centro y centroderecha que antes estuvieran dudando con opciones como la de Ángel Gabilondo, ahora vayan a decantarse por una opuesta a Iglesias. "Cuando hay polarización, los votantes moderados terminan yéndose a los polos de forma reactiva. No es que votes a Ayuso porque te guste, sino que la votas para evitar otras opciones mucho más alejadas".

Algo similar respalda Ángel Cazorla, vicedecano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada, que augura que los damnificados serán los socialistas, que podrían haber rascado papeletas entre quienes respaldaron a Cs en 2019 y que con Iglesias se acercarían al PP. Ayuso saldría con saldo positivo en este ámbito tras la irrupción morada. Avanza que en una batalla de liderazgos tan marcados como la que se presenta, Vox tendrá que desplegar una figura de mayor fuerza como el propio Abascal para tratar de subir su delegación regional a la ola en la que se encuentran.

El politólogo, sin embargo, no lo tiene tan claro en lo que respecta a los de Rocío Monasterio, a la que veía con un caladero cada vez más limitado debido a la fuerza de la presidenta y que ahora podría ver una nueva puerta abierta: "Con Iglesias, va a conseguir estirar más aún un mapa de polarización que ya era muy marcada. Ahí es donde Vox puede alcanzar algo más de votantes. Vox estaba casi en su techo de cristal en Madrid y esto es una nueva vía", entiende el experto andaluz.

Vox Rocío Monasterio Pablo Iglesias
El redactor recomienda