Es noticia
Menú
Sin cuentas ni leyes, pero con economía al alza pese al covid: el balance de Ayuso
  1. España
  2. Madrid
2019 y 2020, legislativamente, casi en blanco

Sin cuentas ni leyes, pero con economía al alza pese al covid: el balance de Ayuso

La Comunidad de Madrid afronta un cambio de etapa, a la espera de conocer si la convocatoria electoral adelantada fructifica o si lo hacen las mociones de censura

Foto: Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo. (EFE)

Todo está en el aire en la Comunidad de Madrid. Después de las mociones de censura anunciadas en la Región de Murcia, el terremoto político llegó hasta la Puerta del Sol y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, comunicó a los integrantes de su Gobierno que convocaría elecciones anticipadas para el 4 de mayo. Poco después, cesó a todos los consejeros procedentes de Ciudadanos. El paso estaba dado, pero la izquierda se movilizó y presentó dos mociones de censura (Más Madrid y PSOE) para frenar la disolución de la Asamblea. El desenlace está aún por verse, pero lo que parece claro es que la era de PP y Cs como socios de coalición en la región está sentenciada.

Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado inauguraron en agosto de 2019 un idilio que nunca fue tal. En el año y medio que llevan juntos en el mismo Consejo de Gobierno, la presidenta ha sacado pecho por hacer una política distinta a la de muchas regiones de España, especialmente la del Gobierno central, pero lo cierto es que en este tiempo la proliferación legislativa ha sido muy limitada y no ha habido reformas ni iniciativas relevantes en un contexto marcado necesariamente por el coronavirus y todo lo que lo rodea.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas. (EFE)

En este tiempo, la comunidad no ha sido capaz de aprobar unos Presupuestos sobre los que guiar la acción y dinamizar la economía en un momento de crisis generalizada. No fue hasta el pasado 25 de enero cuando PP y Cs pactaron al fin un borrador después de no haberlo logrado ni a finales de 2019 ni de 2020, cuando tradicionalmente se presentaban estos documentos e, incluso, las cuentas pactadas para ser tramitadas. Ahora, previsiblemente, este texto presupuestario decaerá y lo hará después de que las dos formaciones no hubieran logrado aún el sí de Vox tras más de un mes de conversaciones.

De hecho, el portavoz naranja en la Asamblea, César Zafra, aseguró este miércoles que esa misma tarde tenían previsto que fuera la última reunión con Rocío Monasterio y los suyos para sellar finalmente las cuentas públicas. Fuentes de Ciudadanos en Madrid precisan que el encuentro estaba fijado a las 17:00 y que se planteaba como el último antes de hacerlo público ante los medios de comunicación. Fuentes de Vox evitan confirmar si la de este miércoles era o no la reunión definitiva. Por tanto, todo apunta a que la región seguirá actuando sobre unos Presupuestos que fueron aprobados a finales de 2018 por el entonces presidente y hasta ayer consejero de Cs, Ángel Garrido.

Tampoco ha sido mucho más prolífica la labor en la Asamblea, donde los diputados regionales apenas han dado luz verde a dos leyes. La más significativa es la reforma de la Ley del Suelo con la que se buscaba, según los partidos de gobierno, dinamizar la actividad urbanística en la comunidad. PP y Cs, con el apoyo de Vox, la dieron luz verde con una férrea oposición de la izquierda que derivó en un recurso ante el Tribunal Constitucional por parte del PSOE, una apelación que el pasado mes de febrero fue admitida a trámite. Los socialistas se escudan en que fue tramitada por lectura única sin opciones de enmienda y sin la presencia del quórum necesario, es decir, de escaños ocupados.

Pandemia y economía

A nivel sanitario, la Comunidad de Madrid fue en la primera ola el epicentro de la expansión del virus en España. Hoy por hoy, es la región que más casos de covid-19 acumula desde el inicio de la epidemia, con 597.385 positivos, y también es la que más registra en los últimos 14 días, con 15.470 contagios. Lastrada por su densidad demográfica y sus formas de movilidad diaria, es, asimismo, la que más muertes por coronavirus ha contabilizado. En total, 14.211 madrileños han perdido la vida luchando contra el virus en el último año, según los datos oficiales de Sanidad.

En este tiempo, Díaz Ayuso ha hecho gala en todo momento de una gestión marcada por unas restricciones más laxas que las del resto de autonomías, algo que se ha agudizado sobre todo en la segunda y la tercera ola. En octubre, su reticencia a limitar la actividad y la movilidad en la comunidad conforme a los criterios de Moncloa terminó con la declaración de un estado de alarma sobre la autonomía. Este miércoles, además del embrollo político, la Consejería de Sanidad avanzó que no cumplirá con los acuerdos del ministerio y el resto de CCAA de cerrar en Semana Santa y en el puente de San José.

Las restricciones a la hostelería y al comercio, así como a la movilidad dentro de la propia comunidad, han sido mucho más relajadas que en otras zonas que han optado por el cierre total de los bares y restaurantes. Díaz Ayuso ha hecho de esto una bandera y los datos en cuanto a creación de empleo la avalan. Como ya informó el pasado domingo este medio, Madrid ha sido la única que ha creado empleo en el estado de alarma actual, que se inició en noviembre, con más de 26.000 personas empleadas más. Además, desde septiembre, solo Andalucía y Murcia, junto a la CAM, han creado empleo, pero solo esta última se ha comportado incluso mejor que en el mismo tramo previo a la irrupción de la epidemia. Pese a esto, el PIB (producto interior bruto) de la región cayó un 10% en 2020, si bien rebotó un 4,4% en el último trimestre, muy por encima de la media.

Lo cierto es que, más allá de lo logrado en este tiempo, la relación entre populares y naranjas madrileños no ha sido la más idónea. Díaz Ayuso había amagado en varias ocasiones con adelantar elecciones en la comunidad por las disputas internas. La última fue el pasado otoño, cuando debido a las diferencias públicas con su vicepresidente sobre cómo gestionar la segunda ola de la pandemia y en plena confrontación con Moncloa, la presidenta volvió a coquetear con esta opción mientras la izquierda agitaba una moción de censura sin visos de prosperar.

La tensión, de hecho, había crecido en los últimos días de nuevo con la epidemia de fondo. Desde la Puerta del Sol, desacreditaron en público y en privado a Aguado después de que este propusiera que los vacunados pudieran viajar por España y la líder popular le acusó de ser incoherente. Fuentes gubernamentales hablaron entonces de que este era el último de una serie de "errores de bulto" vinculados con el covid-19.

Foto: La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), este miércoles. (EFE)

Y entre los dos socios de gobierno siempre se ha encontrado la tercera pata que sostenía el Ejecutivo: Vox. La sombra de Monasterio, pese a haber sido eclipsada por la presidenta en casi todo este tiempo, ha estado presente en la relación entre naranjas y populares. Primero, con la negociación de la investidura y, posteriormente y ya con Vox al alza a nivel nacional, en las conversaciones para aprobar los Presupuestos autonómicos que siguen sin llegar.

Monasterio ha reclamado en múltiples ocasiones a la presidenta que rompiera con sus compañeros de proyecto y convocara elecciones, sabedoras ambas de que las elecciones apuntaban a un crecimiento importante de sus dos formaciones y a un desplome de Ciudadanos. Tanto en Sol como en la sede de Vox fantasean desde hace meses con un escenario en el que la suma de las dos les sirva para gobernar.

En la izquierda, la situación es completamente opuesta. Si en la derecha los liderazgos parecen claros y las tendencias de apoyo electoral también, al otro lado del arco parlamentario la incertidumbre es el sustantivo dominante. Los socialistas siguen bajo el liderazgo de Ángel Gabilondo, pero lo hacen entre acusaciones internas y externas de que ha sido demasiado blando con Díaz Ayuso en este tiempo y entre rumores que lo sitúan con pie y medio fuera de la Asamblea para ser defensor del pueblo. En 2019, fue el candidato más votado, pero encadena dos comicios sin lograr gobernar.

En Más Madrid, a la espera de que un proceso interno lo confirme, múltiples dirigentes empiezan a dar por hecho que la candidata y cabeza visible de mayor fortaleza en estos momentos es Mónica García, ex de la marea blanca sanitaria y coportavoz en la Cámara madrileña, que ha ganado peso en los últimos meses por su condición de médica y ha hecho gala de una mayor proyección mediática que el resto de sus compañeros de filas. En Unidas Podemos, tras llegar a 2019 con la ruptura traumática de Íñigo Errejón, Isabel Serra ha tratado de hacerse un hueco siendo la formación minoritaria en la Asamblea y está por ver hacia dónde apuntan los morados.

Todo está en el aire en la Comunidad de Madrid. Después de las mociones de censura anunciadas en la Región de Murcia, el terremoto político llegó hasta la Puerta del Sol y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, comunicó a los integrantes de su Gobierno que convocaría elecciones anticipadas para el 4 de mayo. Poco después, cesó a todos los consejeros procedentes de Ciudadanos. El paso estaba dado, pero la izquierda se movilizó y presentó dos mociones de censura (Más Madrid y PSOE) para frenar la disolución de la Asamblea. El desenlace está aún por verse, pero lo que parece claro es que la era de PP y Cs como socios de coalición en la región está sentenciada.

Isabel Díaz Ayuso Ignacio Aguado Madrid
El redactor recomienda