Madrid se reafirma en su negativa a cerrar por Semana Santa y mantiene las restricciones
  1. España
  2. Madrid
Situación epidemiológica de la comunidad

Madrid se reafirma en su negativa a cerrar por Semana Santa y mantiene las restricciones

El número de fallecidos diarios por coronavirus y la presión hospitalaria continúan a la baja en España, al igual que la incidencia media, que se sitúa en los 153 casos en 14 días

placeholder Foto: Ambulancia en Madrid. (Reuters)
Ambulancia en Madrid. (Reuters)

La Comunidad de Madrid se mantiene firme en su negativa a cerrar perimetralmente la región durante los días festivos de Semana Santa y mantendrá (por ahora hasta el próximo domingo 14 de marzo) el toque de queda establecido de 23:00 a 06:00 horas, la prohibición de reuniones entre no convivientes y las demás restricciones vigentes actualmente.

Los casos de coronavirus se han reducido un 23% en la última semana, lo que muestra "la clara consolidación de la tendencia descendente", han asegurado el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, junto a la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, en la rueda de prensa semanal para informar de la situación epidemiológica. La incidencia acumulada en la región se sitúa en 245 contagios por cada 100.000 habitantes, 60 puntos menos que la semana anterior.

Foto: Una ambulancia en Madrid. (EFE)

Además, se ha reducido el umbral para restringir la movilidad por zonas básicas de salud a los 400 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días (antes fijado en 500), que se valorará junto al tipo de contagios que se produce y a la tendencia. Al no cumplir ninguna zona básica con los nuevos criterios fijados, no habrá nuevas áreas confinadas a partir de este lunes y serán solo 15 las zonas básicas de salud que mantendrán restricciones de movilidad.

En la región sigue habiendo 2.262 pacientes ingresados en los hospitales, 514 de ellos en la UCI. Aún así, esto supone 334 hospitalizados menos que la semana anterior. La variante británica supone ya un 50% de los nuevos contagios detectados, aunque no ha habido casos nuevos ni de la brasileña ni de la sudafricana.

"Aún queda tiempo" para Semana Santa

Desde la consejería madrileña de Sanidad han pedido tiempo para establecer su posición de cara a Semana Santa y estudiar el documento que se presentó ayer en la Comisión de Salud, ya que creen que es demasiado pronto para conocer cuál será la situación epidemiológica para esos días, el documento —que propone que se mantengan los cierres perimetrales de las CCAA entre el 26 de marzo y el 9 de abril, permite que los estudiantes viajen y las reuniones de solo cuatro personas— no es el definitivo y aún hay margen para modificar alguno de sus puntos.

Tanto Andradas como Zapatero han insistido en esperar a la reunión del Consejo Interterritorial de Salud (CISNS) convocado para el próximo miércoles, del que tendría que salir una posición consensuada entre las comunidades autónomas para la Semana Santa tras reafirmarse la mayoría de ellas en el cierre perimetral en la Comisión de Salud Pública de ayer. El toque de queda entre las 22:00 y las 6:00 y la limitación de reuniones a cuatro personas serán otros elementos que previsiblemente se terminen imponiendo, además del cierre regional.

Por ahora, la posición de Madrid es oponerse a estas medidas, pero ambos han asegurado que estudiarán el documento y que de aprobarse en el CISNS, el Ejecutivo madrileño acatará la ley, como ha hecho en anteriores ocasiones. De hecho, aunque Madrid dijo no a estas propuestas, según fuentes del Gobierno regional, si se acuerda en el Consejo Interterritorial próximo, las medidas serán de obligado cumplimiento para todas las comunidades.

Zapatero ha argumentado que la oposición del Gobierno madrileño al cierre perimetral se basa en las anteriores experiencias previas —Madrid la ha restringido tres veces — y que no han resultado "favorables" para controlar la propagación de la pandemia. Al ser Madrid una comunidad uniprovincial de siete millones de habitantes, el cierre perimetral genera mayor cantidad de contactos sociales entre la población dentro del territorio, lo que provoca a su vez que suban los contagios.

"Creemos en nuestras medidas, por eso Madrid votó en contra del cierre perimetral, nos opusimos al toque de queda a las 22 horas y a reducir a cuatro las reuniones, porque la mayoría de casos se ha dado en domicilios", ha explicado a continuación.

Sin embargo, para Zapatero es un "sinsentido" que se quieran tomar ahora medidas consensuadas entre todas las comunidades autónomas cuando no se aplicaron en los momentos en los que alcanzaron los "peores datos" y en los que las regiones pedían al Gobierno central que tomara el liderazgo de la gestión.

"Es incongruente que cuando comunidades autónomas con incidencia de 1.000 pedían al ministerio que tomara el liderazgo, eso no se hizo. Pero ahora, que la situación es mejor, se quieren medidas consensuadas. Es un sinsentido", ha subrayado Zapatero al defender la eficacia de las medidas que ha aplicado la Comunidad para contener el virus.

Vacunación

Se ha inmunizado hasta ahora a unas 600.000 personas en la Comunidad de Madrid, 90.000 de ellas a mayores de 80 años. La vacunación de las personas que son "grandes dependientes" y sus cuidadores comenzará este próximo lunes. Se comenzará con 7.925 grandes dependientes inmovilizados (pacientes que no se pueden desplazar de su domicilio por distintas circunstancias) y sus cuidadores. Los profesionales de Enfermería de Atención Primaria comienzan este viernes a contactar por teléfono con los pacientes inmovilizados para concertar la cita de la administración de la vacuna a partir del 8 de marzo, tanto para la persona dependiente como para sus cuidadores.

Así, Zapatero confía en que "entre el 8 y 31 de marzo" se les administre la primera dosis y la segunda después de Semana Santa. "Todos serán vacunados", ha remachado.

Coronavirus Pandemia Madrid Isabel Díaz Ayuso