Escalada de tensión en el Canal con los trabajadores: "¿Y si te pisamos la cabeza aquí?"
  1. España
  2. Madrid
NEGOCIACIÓN DEL CONVENIO

Escalada de tensión en el Canal con los trabajadores: "¿Y si te pisamos la cabeza aquí?"

Las negociaciones entre la dirección y los sindicatos se enquista. Una manifestación de los trabajadores termina con la agresión al consejero delegado por parte de un empleado

placeholder Foto: Un trabajador toma muestras del agua. (EFE)
Un trabajador toma muestras del agua. (EFE)

Los ánimos entre los trabajadores del Canal Isabel II están muy caldeados. Así lo reconocen los sindicatos y así se pudo ver esta semana durante una manifestación frente al edificio en el que se encuentra la dirección del ente, cuando uno de los empleados se saltó el vallado para irse directamente contra el máximo responsable, Pascual Fernández, y propinar una agresión que podría haber sido peor si sus compañeros no le hubiesen frenado y censurado rápidamente.

"¿Y si te pisamos la cabeza aquí? ¿Qué pasa?", asegura el trabajador en cuestión, según consta en las imágenes de los hechos a las que ha tenido acceso este periódico y que tuvieron lugar el pasado miércoles, 17 de febrero. En ellas se ve cómo el consejero delegado sale de su despacho para intercambiar impresiones con los sindicatos convocantes y les emplaza a exponer sus peticiones en la mesa de negociación.

Foto: El ministro Fernando Grande-Marlaska en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. (EFE)

Los empleados, por su parte, le responden con evidentes muestras de hartazgo insistiéndole en la necesidad de avanzar hacia las mejoras de las condiciones a las que se han comprometido. "Estamos dando vueltas para no llegar a ningún sitio", lamentan varios de los presentes. "Las bandas (salariales) son innegociables", le replica el responsable de CCOO en las conversaciones.

Tras varios minutos de intercambios dialécticos, en los que se reflejan las diferencias entre las partes, es cuando uno de los trabajadores con una gorra rodea el vallado tras el que se encuentran sus empleados y se dirige a Fernández para afirmar las palabras antes mencionadas. El resto de los presentes trata de apartarle después de que haya empujado al consejero delegado y comienza a ser abucheado. "¡Se están riendo de nosotros, me cago en la puta!", clama cuando es retirado del lugar.

Tras haber sido desplazado unos metros, el individuo en cuestión sigue propinando insultos a la dirección y llega a coger una valla de plástico para lanzarla, aunque finalmente rectifica y la tira contra el suelo. "Así, no. Así, no", le gritan los compañeros de filas que también están reclamando el reconocimiento de sus derechos laborales y que ven atónitos como el "ataque de nervios" de una persona puede complicarles la negociación. El empleado ya ha pedido perdón al resto de la plantilla y ha tratado de hacer lo propio con el consejero delegado.

Imágenes de los hechos. La agresión llega a partir del minuto 3. (Cedida)

Fuentes sindicales consultadas por este medio lamentan y condenan lo sucedido, ya que creen que se trata de una conducta inapropiada e injustificable. Apuntan a que los ánimos entre el personal están muy caldeados ante lo que consideran unas "idas y venidas" constantes por parte de la dirección en las negociaciones para el nuevo convenio colectivo de la empresa. Creen que durante los últimos dos años se han ido pasando la pelota de unos a otros y que no se han dado avances significativos. "Cuando no es por una cosa es por otra", inciden.

Los empleados y sus representantes sindicales están inmersos en estos momentos en la renovación del convenio, en la que tienen como principal objetivo llegar a lo que llaman "una homogeneización salarial", en la que se eleven los sueldos de los escalafones menos reconocidos para llegar a sueldos más dignos, según explican, una pelea en la que llevan inmersos varios años y en la que no quieren ceder. Recuerdan que la empresa se comprometió a caminar por esta senda en el pacto de 2017, pero que el documento que debía firmarse en 2019 sigue sin fraguarse.

placeholder Un empleado del Canal trabaja en la toma de muestras de las aguas residuales. (EFE)
Un empleado del Canal trabaja en la toma de muestras de las aguas residuales. (EFE)

El cambio de Gobierno tras las últimas elecciones, la pandemia o la llegada del nuevo responsable en septiembre de 2020 son algunos de los elementos que han ralentizado los procesos.

Fuentes del Canal explican que la situación es complicada por el clima de tensión actual y creen que en los últimos meses las posturas se han enquistado por el cambio en la jefatura del Comité de Empresa, ahora liderado por Comisiones Obreras. Aseguran que el cambio ha sido sustancial, con una mayor intransigencia y dureza en los postulados sindicales que dificulta aún más el avance de unas conversaciones que se presentan como fundamentales para el futuro de los casi 3.000 empleados del ente público del que es presidenta la consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín.

La próxima cita entre el comité y la empresa será la próxima semana y será entonces el momento de evaluar si existen daños colaterales de los hechos vividos este miércoles.

Sindicatos Noticias del Canal de Isabel II
El redactor recomienda