Huida de prisión, velocidad y vida quinqui: los dos meses de fuga del butronero el Piojo
  1. España
  2. Madrid
JONATHAN MOÑIZ

Huida de prisión, velocidad y vida quinqui: los dos meses de fuga del butronero el Piojo

Tras escapar de la cárcel de Valdemoro en diciembre, Moñiz fue detenido ayer en el barrio de Ciudad Lineal, tras una intensa persecución que dejó cinco agentes heridos

placeholder Foto: Detención de El Piojo. (Policía Nacional)
Detención de El Piojo. (Policía Nacional)

Los dos meses de fuga de El Piojo han llegado a su fin. Pasadas las nueve de la noche de ayer, la Policía daba caza en el barrio de Colonia Jardín, en el distrito madrileño de Latina, al Alfa Romeo robado que conducía el famoso butronero, más de 60 días después de que Jonathan Moñiz —que así se llama— escapase de la prisión de Valdemoro junto a su hermano Miguel Ángel, donde ambos cumplían condena por diversos atracos. Este último sigue aún en busca y captura.

Fiel a su pasado de alunicero, durante la persecución, el Piojo embistió a dos coches de policía camuflados que le perseguían, según detallan fuentes cercanas a la operación, que cifran en cinco el número de agentes que resultaron heridos en ella. Tras el impacto, Moñiz salió por la ventana de su vehículo y trató de huir a pie, pero los policías acabaron deteniéndolo.

El joven, nacido en 1989 en el seno de una familia muy humilde, es un viejo conocido de los cuerpos policiales y atesora, a pesar de no superar por mucho la treintena, un nutrido historial delictivo, con decenas de antecedentes. Tan nutrido como los botines de algunos de sus robos. La última ocasión fue detenido como parte de un grupo criminal especializado en asaltar joyerías de la Comunidad de Madrid utilizando butrones y lanzas térmicas. La red había obtenido así más de 700.000 euros y habían revendido parte de las joyas en locales de compraventa de oro.

Fiel a su pasado de alunicero, durante la persecución, el Piojo embistió a dos coches de policía camuflados que le perseguían

El Piojo ha esquivado durante dos meses a las fuerzas del orden, hasta que agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial, junto con agentes de la comisaría de Villaverde, decidieron actuar contra él ayer, tras varios días de seguimientos. Antes, sus escurridizas habilidades le habían permitido fugarse de la prisión de Valdemoro, junto a uno de sus hermanos y otro preso, que sí fue detenido durante la huida de la cárcel. Los dos huyeron serrando los barrotes de una de las ventanas del recinto tras entrar en una zona restringida, a la que accedieron, al parecer, usando una llave casera. Aprovecharon también la mayor libertad de movimiento que les otorgaba ser considerados presos con buena conducta.

El Juzgado de Instrucción número 7 de la localidad madrileña aún mantiene abierta una investigación para aclarar cómo pudieron escapar ambos presos, ya que se sospecha que recibieron ayuda interna. Otro Moñiz —un tercer hermano, de nombre Cruz— también está en el mismo centro penitenciario, por pertenecer a una banda que asaltaba locales comerciales disfrazados de guardiaciviles.

Coches Joyas Compraventa Policía Nacional
El redactor recomienda