El cambio de Madrid: de negarse a cerrar a hacerlo con su mejor situación en meses
  1. España
  2. Madrid
lo hará del 4 al 13 de diciembre

El cambio de Madrid: de negarse a cerrar a hacerlo con su mejor situación en meses

La comunidad, que se resistió al cierre impuesto por el Gobierno, aplicará un cierre perimetral durante 10 días a partir del viernes

Foto: La Comunidad de Madrid inauguró este martes el Hospital Enfermera Isabel Zendal. (Reuters)
La Comunidad de Madrid inauguró este martes el Hospital Enfermera Isabel Zendal. (Reuters)

En poco más de dos meses, Madrid ha pasado de ser el epicentro de la pandemia en España a una de las comunidades en mejor situación. Cuando la segunda ola empeoraba en casi todo el país, en esta región mejoraba. No hay un único motivo que explique ese cambio. Las restricciones que se fueron adoptando desde agosto, los cierres por zonas básicas de salud, la estrategia con los test de antígenos... todo ha contribuido a esa mejoría. Y es ahora cuando va a aplicar su medida más contundente: el cierre perimetral durante 10 días.

Entre el 4 y el 13 de diciembre, la comunidad permanecerá cerrada. Solo se podrá entrar y salir por aquellas excepciones que marca el decreto del estado de alarma. Es una postura muy diferente a la que ha defendido durante el otoño. Cuando el Gobierno ordenó el cierre de sus ciudades de más de 100.000 habitantes, Madrid insistió en su plan por zonas básicas de salud. Cuando casi todas las comunidades han cerrado su territorio durante semanas, Madrid solo lo ha hecho durante los fines de semana de los puentes.

Fuera del nivel más alto de riesgo

El documento 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de covid-19', aprobado el 22 de octubre, estableció cuatro niveles de alerta definidos con base en ocho indicadores (seis que miden la transmisión y dos de los servicios asistenciales). Todo el país, a excepción de Canarias, lleva semanas en el nivel más grave de alerta, esto es, cuando al menos dos indicadores del primer bloque y uno del segundo están en el escalón más alto.

De los seis primeros indicadores, Madrid ha salido de la zona roja en tres de ellos (incidencia acumulada a 14 y siete días, incidencia acumulada en mayores de 65 años a siete días y positividad). El último dato disponible de incidencia en mayores de 65 años a 14 días es del 25 de noviembre. Entonces, era 158,93, y es probable que ya esté por debajo de 150, el límite entre los niveles 3 y 4 de alerta.

En cuanto a la trazabilidad, el último informe del Instituto de Salud Carlos III cifra en el 69,1% los casos con contacto conocido con covid-19 en las últimas tres semanas epidemiológicas. Eso sitúa Madrid en el rango medio de riesgo en ese indicador, pero los datos están incompletos. Ese porcentaje está calculado sobre el total con información de esa variable, que está lejos del total de casos.

Los indicadores asistenciales también han mejorado, pero siguen siendo muy altos. Dos meses después de comenzar a mejorar, la ocupación de las UCI es del 28,43%, por encima del umbral límite del 25%. Comparado con finales de septiembre, cuando alcanzó el pico, Madrid está mucho mejor. Pero sigue estando mal.

Foto: El Hospital Isabel Zendal, fotografiado a principios de noviembre. (EFE)

Qué decía Madrid en octubre

Para hacer frente a la segunda ola, Madrid aplicó cierres perimetrales por zonas básicas de salud a finales de septiembre. Las ha mantenido desde entonces, pero el principal criterio utilizado para decidir qué áreas cerrar ha variado. De una incidencia acumulada de 1.000 casos por 100.000 habitantes a 750, primero, y 400 ahora. Por el camino, oposición al umbral de 500 que aplicó el Gobierno para cerrar las ciudades de más de 100.000 habitantes.

El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso criticó la falta de informes científicos que respaldaran esa decisión, mismo argumento que utilizó para oponerse a los cierres perimetrales durante una semana, plazo que establece el estado de alarma. A finales de octubre, Díaz Ayuso calificó el cierre perimetral de toda la comunidad como una medida de "brocha gorda", pero ahora lo aplicará durante 10 días seguidos.

La medida que entrará en vigor el viernes, que se suma al toque de queda y otras limitaciones aún vigentes de horarios y aforos en comercios, es incluso más restrictiva, porque afecta a toda la comunidad, pero el contexto es diferente. Ahora, Madrid está en mejor situación que las regiones colindantes. Sus indicadores de transmisión y asistenciales son mejores que los de Castilla-La Mancha y Castilla y León. Lo que antes tenía como objetivo proteger otras regiones, ahora está dirigido a protegerse a sí misma y a evitar un repunte de los casos antes de la Navidad.

Madrid Coronavirus
El redactor recomienda