Los MIR se hartan y convocan una huelga por el "abandono" de la sanidad madrileña
  1. España
  2. Madrid
fijada para el próximo 13 de julio

Los MIR se hartan y convocan una huelga por el "abandono" de la sanidad madrileña

El comité de huelga de residentes ha puesto como fecha límite el 2 de julio para alcanzar un "acuerdo satisfactorio" con la consejería de Sanidad que suponga la aprobación del convenio

placeholder Foto: Personal sanitario frente al Gregorio Marañón. (Reuters)
Personal sanitario frente al Gregorio Marañón. (Reuters)

Las guardias de 35 horas seguidas en los hospitales, la falta de equipos de protección adecuados ante la pandemia y otros muchos problemas que según el colectivo ya se producían antes de la llegada del coronavirus han acabado por dinamitar la paciencia de los médicos internos residentes (MIR) en Madrid.

La pandemia del coronavirus ha sido el detonante que ha hecho estallar los problemas que los MIR arrastraban desde hace tiempo en la sanidad madrileña. Por eso, el Comité ha llamado a los 5.115 médicos residentes que hay actualmente en la Comunidad de Madrid a una huelga indefinida ante lo que consideran como el "abandono" y "maltrato durante años" de la sanidad madrileña.

Los convocantes han puesto el día 2 de julio como fecha límite para recibir una respuesta satisfactoria al borrador del convenio que enviaron el pasado 22 de mayo a la consejería de Sanidad, un documento que según creen sería un "convenio MIR histórico" y que serviría de vehículo para solucionar "gran parte" de los problemas que sufre el colectivo.

En un comunicado, el Comité de Huelga de Residentes de la Comunidad de Madrid explica los motivos que les han llevado a tomar esta decisión, como las "nóminas ridículas" (que en Madrid se sienten especialmente por el alto nivel de vida de la capital); la falta de supervisión de un médico adjunto o la carga de trabajo.

"El residente se convierte desde su entrada en el hospital en mano de obra barata, siendo sometido a una alta presión física, psicológica y académica, con un sueldo-beca que ridiculiza toda la labor que ejerce", denuncian.

"El residente se convierte desde su entrada en el hospital en mano de obra barata, siendo sometido a una alta presión física, psicológica y académica"

Según detallan, el médico residente comienza por cobrar durante el primer año 10,85 euros brutos/hora de guardia, con una retribución neta mensual sin guardias de 1.003 euros, y este sueldo puede llegar a los 1.279 euros en los residentes de último año en el cuarto y quinto año de residencia.

Sin embargo, a pesar de que Madrid es una de las ciudades de España donde el coste de la vida es más alto, señalan que existen una "diferencia abismal" entre las diferentes comunidades autónomas, siendo los residentes de la Comunidad de Madrid los segundos peor pagados solo por detrás de las Islas Canarias.

"Mientras en comunidades autónomas como la de Castilla-La Mancha han añadido un 'Complemento Covid' para los residentes de último año, además de adelantar el pago del complemento de grado de formación de mayo a marzo por considerar que todos han estado realizando tareas correspondientes a residentes de años superiores, la Comunidad de Madrid ha adoptado una postura de silencio administrativo absoluto durante toda la crisis ante todas las demandas del colectivo", aseguran.

También hacen hincapié en la ausencia de libranza tras las guardias de 24 horas "forzando al residente a trabajar hasta 35 o más horas seguidas" y de espacios de descanso dignos que "disminuyen su juicio clínico y repercuten en la calidad de atención a los pacientes y en su propia seguridad por los errores que pueden generarse por el agravante de ser personal con poca experiencia clínica".

El impacto del coronavirus

El coronavirus ha puesto en evidencia que los residentes son "un pilar elemental para el funcionamiento de los centros sanitarios", a los que se les ha pedido "ejecución de funciones durante todo el periodo que sobrepasaban ampliamente su nivel formativo y sus competencias".

Y denuncian, entre otras cosas, el abandono por parte de las autoridades responsables y la falta de equipos de protección adecuados con el consiguiente contagio de miles de sanitarios; el "persistente rechazo a considerar la infección por covid como enfermedad profesional a pesar del reconocimiento del INSS de la misma"; o las "nóminas ridículas de los residentes que no han podido realizar guardias por permanecer de baja por coronavirus o por reubicación de su puesto de trabajo, por ejemplo a hoteles medicalizados o a IFEMA".

Sanidad madrileña Médicos Coronavirus