Compró de emergencia camas y respiradores

El Hospital de Getafe avisó de que no cumplía con Sanidad cuando Madrid pidió la fase 1

El 6 de mayo, advirtió de que su situación no permitía disponer de la capacidad de respuesta óptima ante la posibilidad de un repunte y, además, dar cumplimiento a la orden dictada por el Gobierno

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el vicepresidente, Ignacio Aguado. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el vicepresidente, Ignacio Aguado. (EFE)

El Hospital Universitario de Getafe, dependiente de la Comunidad de Madrid, lanzó dos compras por vía de emergencia el pasado 6 de mayo después de que la dirección médica del centro sanitario "reiterara la situación de gravedad en la que se encontraba el Hospital por el aumento de los casos de pacientes afectados por el coronavirus covid-19".

En el primero de los expedientes firmados por el director gerente del centro es para la compra de respiradores. El Hospital de Getafe explica que "nuestra situación actual (referida al 6 de mayo), tras la devolución de los equipos cedidos y retorno de otros a su función habitual, no permite disponer de la capacidad de respuesta óptima de nuestros servicios sanitarios ante la posibilidad de un repunte, y además, dar cumplimiento a la orden del Ministerio de Sanidad".

Según detalla el centro adscrito al Servicio de Salud de la Comunidad Autónoma de Madrid, su situación no permite dar cumplimiento a la obligación emitida en el BOE el 3 de mayo, nº 123, en la orden SND/387/2020, de la preparación para un posible repunte según lo indicado en el apartado 4, punto 1 a) sobre la disponibilidad de camas UCI, en las que se debe incluir todas aquellas que tengan respirador disponible.

Bajo la anterior premisa, el hospital explica que "para nuestra población, la dotación necesaria para cubrir las necesidades es de 45 camas de UCI y dado el volumen de los que el hospital dispone y su antigüedad, se hace indispensable la adquisición de 10 respiradores para UCI".

Los problemas no eran exclusivos de este centro. Solo un día antes, el 5 de mayo, el Hospital Universitario Infanta Sofía licitaba de emergencia la compra de tres respiradores "con motivo de la situación de gravedad" por el aumento de casos de coronavirus covid-19" y añadía en la justificación de esta adquisición que "la cifra de pacientes sospechosos de diagnóstico está experimentando un crecimiento exponencial".

Las carencias advertidas por el Hospital de Getafe no terminaban ahí. Una segunda resolución también fechada en el pasado 6 de mayo licita por vía de emergencia, el trámite de contratación pública que permite mayor celeridad, la adquisición de camas hospitalarias que le "permitan disponer de la capacidad de respuesta óptima ante la posibilidad de repunte, y además, dar cumplimiento a la orden del Ministerio de Sanidad". En este caso, el gerente del hospital se refiere a la exigencia del Gobierno sobre disponibilidad de camas para enfermos agudos.

Previamente, el expediente de gasto para hacer frente al coronavirus explicaba que "las enormes dificultades que ha sufrido el centro" le habían llevado a la "adquisición de emergencia de camillas y camas de uso doméstico que no son el mobiliario apropiado para pacientes ingresados, por no contar con las utilidades para su descanso y restablecimiento".

[Consulte la resolución de compra de camas para el Hospital Universitario de Getafe]

Cabe destacar que la situación a finales de marzo y primeros de abril fue límite en muchos hospitales de España. El Universitario de Getafe llegó a decir que su UCI estaba "totalmente colapsada" ya el 27 de marzo. El problema fue tan desesperado que otros hospitales madrileños como el Universitario Infanta Cristina llegó a señalar en un parte de alta de urgencias que "por indicación de dirección médica dada esta mañana, no se permite el ingreso de pacientes de residencia en el hospital", tal y como adelantó este medio.

Madrid pidió ese día pasar a fase 1

Pese a los problemas descritos por el gerente del hospital madrileño el 6 de mayo, el Gobierno de la Comunidad de Madrid solicitó al Ejecutivo central a última hora de ese mismo día que la región pasara en bloque a la fase 1 a partir del lunes 11 de mayo, tal y como hizo el resto de España a excepción de Castilla y León y Cataluña para parte de su territorio. No obstante, el Ejecutivo de Pedro Sánchez le denegó esta petición.

La presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso (PP), había mostrado dudas hasta ese momento aduciendo el elevado nivel de ocupación de las UCI. Sin embargo, tras debatir con su socio de Gobierno en Madrid, Ciudadanos, optaron por pedir el levantamiento de restricciones que 15 días después aún sigue vigente. "Estamos preparados para pasar a la fase 1, pero no bajemos la guardia", señalaba entonces en Twitter el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado (Cs). Ayuso aseguró que dio el paso tras reunirse con distintos empresarios y comprobar el daño económico para Madrid a causa del obligado confinamiento y la restricción de la movilidad.

Las discrepancias, no obstante, provocaron que solo un día después, el 7 de mayo, la directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, dimitiera de su puesto. Según señalaron entonces fuentes al tanto de lo ocurrido, su marcha se debió a desavenencias con el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, precisamente porque creía que Madrid no estaba preparada para avanzar de fase.

Las carencias en los centros médicos madrileños no terminaron entonces. Otra resolución de compra del Hospital de Getafe con fecha 8 de mayo advertía de la insuficiencia de guantes de exploración de nitrilo. El pasado 12 de mayo, de nuevo la gerencia de este hospital hacía una compra de emergencia por la insuficiencia de mascarillas de protección desechable. Y el 13 de mayo advertían de la insuficiencia de mascarillas FPP2. Pese a lo anterior, Madrid volvió a solicitar el cambio de fase el miércoles 13 de mayo, pero fue denegado por el Comité de desescalada segunda vez.

Pese a todo, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha decido demandar al Gobierno ante el Tribunal Supremo por no permitir a la autonomía de la capital de España pasar de fase.

En orden dictada por el Ministerio de Sanidad el 3 de mayo daba cuenta de los requisitos previos que cada comunidad debía cumplir para poder avanzar de fase en la desescalada hacia la nueva normalidad y la remisión de datos que se debía enviar al Gobierno central para el estudio de dicho paso de fase. El Ejecutivo ha denegado ya en dos ocasiones el paso a la fase 1 de Madrid, que espera a la tercera lograr avanzar a dicho escenario, que implica la apertura de una parte de la actividad económica, a partir del próximo día 25.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios