Para "depurar responsabilidades"

El baile de contratos con el hotel de Ayuso se cobra una cabeza en la consejería de Cs

El consejero Alberto Reyero, de Ciudadanos, ha anunciado este jueves el cese del secretario general técnico que se encargaba de publicar los contratos, Miguel Ángel Jiménez

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), entrega un papel al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (i). (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), entrega un papel al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (i). (EFE)

El baile de contratos en torno a la estancia de Isabel Díaz Ayuso en un hotel durante la crisis del coronavirus se ha llevado por delante a un alto cargo de la Consejería de Políticas Sociales. El consejero Alberto Reyero, de Ciudadanos, ha anunciado este jueves el cese del secretario general técnico que se encargaba de publicar los contratos, Miguel Ángel Jiménez, decisión que ha enmarcado en la necesidad de "depurar responsabilidades" ante lo ocurrido.

La estancia de la presidenta en un aparthotel de Room Mate saltó esta semana al terreno político. Tanto la Comunidad de Madrid como la empresa de Kike Sarasola aseguran que el alojamiento no ha supuesto coste alguno para las arcas públicas y apuntan a que lo pagará a título privado, pero el mismo día en que 'Vanity Fair' desveló su alojamiento en este aparthotel, Políticas Sociales publicó una adjudicación de medio millón a Room Mate que, horas después, borró de su web.

El contrato en cuestión hacía referencia a los hoteles que Room Mate ha cedido a la Comunidad de Madrid para acoger ancianos durante la crisis del covid. La empresa y la Consejería de Políticas Sociales aseguran que no hay contraprestación económica por ello, pero el contrato de "emergencia para la puesta en marcha y funcionamiento de hoteles como espacio de uso residencial para personas mayores" recogía una adjudicación de 565.749 euros con IVA para la empresa de Sarasola.

Horas después, el contrato desapareció de la web y fue sustituido por otro menor en el que ya no aparecía Room Mate. La consejería lo atribuyó a un error humano y difundió el supuesto contrato original, en el que la adjudicataria pasaba a ser Coordinadora del Tercer Sector, empresa que se comprometía a "dotar de los suministros y servicios necesarios para la puesta y funcionamiento del Hotel Room Mate Alicia (...) como centro residencial temporal para personas mayores" por 77.337 euros al mes con IVA.

"Durante el día de ayer y después de detectar un error sobre la información que se facilitó en el Portal de la Contratación en relación a la puesta en marcha de hoteles para uso residencial de personas mayores, el consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, recabó la versión de todas las personas implicadas y pudo constatar que lo ocurrido responde a un error humano de carácter administrativo", sostiene la consejería. "Para depurar responsabilidades, se ha decidido cesar al máximo responsable de gestionar esta información, el secretario general técnico, Miguel Ángel Jiménez".

Una suite por 80 euros la noche

Desde que dio positivo en coronavirus el 16 de marzo, Ayuso se encuentra en uno de los 37 apartamentos del España Skyline, un hotel de la cadena Room Mate que no ha sido cedido a las autoridades sanitarias. La cadena asegura que habían acordado su estancia en el apartamento "antes del estado de alarma" y, pese a haber recibido el alta el 10 de abril, 'Vanity Fair' apunta a que la presidenta no planea abandonar el mismo hasta que la Comunidad de Madrid pase a la fase 2.

La suite en la que se encuentra supera los 80 metros cuadrados y, tras conocerse la noticia, la cadena Room Mate emitió un comunicado en el que afirmaba que la política pagará la estancia de su bolsillo. A primera hora del martes, el medio que adelantó la noticia informaba de que el precio habitual del apartamento roza los 200 euros al día, pero citaba a fuentes de Room Mate para decir que ya no se alquila al público y que el propio Sarasola se lo habría dejado a la presidenta sin generar “ningún coste para las arcas públicas”.

"Room Mate Group había acordado antes del inicio del estado de alarma dar servicio a la presidenta de la Comunidad de Madrid en uno de sus apartamentos, ya que esta necesitaba un lugar óptimo para la gestión de la crisis durante la situación excepcional", asegura la empresa. "La presidenta de la Comunidad de Madrid pagará personalmente la factura correspondiente, al igual que hacen el resto de los huéspedes, sin coste alguno para la Comunidad de Madrid. Al tratarse de un uso del apartamento en larga estancia, el precio estipulado por noche es de 80 euros".

El baile de contratos

Mientras la oposición pedía que se aclarara la estancia de Ayuso en el aparthotel, la polémica alcanzó un nuevo nivel después de que Políticas Sociales publicara la mencionada adjudicación a Room Mate. Las miradas pasaron entonces del hotel España Skyline al Room Mate Alicia, que lleva más de un mes funcionando como una residencia de ancianos y cuya gestión está en manos de la Coordinadora del Tercer Sector, una plataforma de pequeñas y medianas entidades de la sociedad civil de Madrid.

La consejería argumentó que el primer contrato publicado se debía a un error humano, pero para entonces varias voces de la oposición ya acusaban a la Comunidad de Madrid de un trato con la empresa de Sarasola. Con esta tesis como telón de fondo, la Coordinadora del Tercer Sector se vio envuelta en el cruce de ataques, situación que su presidente, Rafael Escudero, achaca a la mala gestión de las autoridades.

"Nosotros firmamos un contrato con un techo de gasto por gestionar el Room Mate Alicia de 71.000 euros más IVA al mes", explica. "Mi cabreo viene porque nos meten en una pugna política cuando nosotros nos encargamos de gestionar pequeñas y medianas ONG en la Comunidad de Madrid. Lo único que yo esperaba era que, cuando terminara esto, pudiéramos decir que llevábamos 45 días sin ningún positivo en el hotel, y ahora estoy teniendo que explicar cuánto me gasto en talco o en cremas".

Escudero, de hecho, escribió este miércoles a la consejería para pedir la dimisión del ya ex ecretario general técnico. "¿Qué pasa? Que ellos la cagan y me meten en un jardín que ni conozco, pero no pasa nada, el que tiene que dar explicaciones soy yo", critica. "El teletrabajo y el personal administrativo de la consejería dan vergüenza ajena. Incluso hemos hablado con nuestros servicios jurídicos y hemos descartado emprender acciones porque lo han corregido. Si no, le hubiera puesto una señora denuncia a la Comunidad de Madrid".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios