La Generalitat extiende la paranoia en Cataluña: acusa a Sánchez de mofarse de 1714
  1. España
  2. Madrid
"NO PERMITIRÉ QUE JUEGUE CON LA HISTORIA"

La Generalitat extiende la paranoia en Cataluña: acusa a Sánchez de mofarse de 1714

Altos cargos del Govern dan pábulo a una presunta conspiración numerológica en mitad de una pandemia que ya ha acabado con la vida de 3.538 catalanes

placeholder Foto: El 'conseller' Buch, en una imagen de archivo. (EFE)
El 'conseller' Buch, en una imagen de archivo. (EFE)

La pandemia de coronavirus ha entrado en la fase de las polémicas absurdas. Si en los últimos días un grupo de políticos y periodistas conservadores se ha empeñado en expandir el bulo de que dos empresas privadas controlan los mensajes de WhatsApp, hoy son sus opuestos ideológicos, los independentistas catalanes, quienes dan alas a una teoría de la conspiración que implica mascarillas, Borbones y numerología.

A última hora de la noche de ayer, Beatriz Talegón, exdirigente socialista y actual agitadora, lanzó un tuit que sorprendía incluso a sus seguidores: "1.714.000 mascarillas a Cataluña. ¿Una broma macabra? 1714 es el año de la caída de Barcelona a manos del Borbón. La Diada se celebra el 11 de septiembre a las 17:14 horas por eso". Se refería Talegón al número de mascarillas que el Gobierno ha entregado a Cataluña, y que se dividen en 1,2 millones para Barcelona, 180.000 para Tarragona, 172.000 para Girona y 98.000 para Lleida. En total, 1.714.000 dispositivos de protección personal para una de las regiones más azotadas por el virus, que ya registra 3.538 muertos.

Pero lo que no pasaría de ser una ocurrencia más de Talegón, que tan pronto defiende la homeopatía para curar el cáncer como da por histórico un programa de ficción, en esta ocasión ha obtenido el respaldo de los cargos electos de la Generalitat. El primero en recoger el guante de Talegón ha sido Jordi Puigneró, 'conseller' de Políticas Digitales y Administración Pública, que ha acusado en Twitter al Gobierno de "no mostrar ningún tipo de respeto por Cataluña".

En paralelo, medios de comunicación como 'Nacional.cat' han tildado de "broma de mal gusto" de Pedro Sánchez el hecho de que el envío coincidiese con una fecha de mal recuerdo en Cataluña, y consideran que "se trata de una coincidencia sorprendente que evoca una cifra emblemática en Cataluña, el año en que Barcelona cayó ante las tropas borbónicas marcando el final de la Guerra de Sucesión. Y no ha pasado desapercibida en el Gobierno".

Más grave es el caso de Miquel Buch, 'conseller' de Interior y el que más papeletas tiene para suceder a Torra al frente del Govern, que ha hecho referencia a la cábala numérica en una comparecencia oficial: "Con la historia de los catalanes no se juega, sean del partido que sean. Es nuestra historia y no se puede jugar con ella". En esta línea, Buch se ha mostrado ofendido con la cifra, que entiende como un guiño maléfico a un "episodio nefasto para Cataluña", ha advertido de que "con la historia no se juega" y afirma que no permitirá que los próximos cargamentos hagan referencia a 1939, la fecha en que terminó la Guerra Civil.

Volviendo a la lógica, el 'conseller' de Interior ha recordado que en Cataluña hay siete millones de habitantes y que el número de mascarillas enviado es insuficiente para cubrir la demanda en la región.

Independentismo