SE CONCENTRAN EN TETUÁN

Plaga de ataques a inmobiliarias en Madrid: "Vamos a tener que contratar seguridad"

Los dueños de los locales aseguran que la situación es insostenible desde hace unos meses. Las sospechas se dirigen a los grupos okupas del barrio, que está en plena especulación

Foto: Una de las inmobiliarias atacadas en Tetuán estos días. (cedida)
Una de las inmobiliarias atacadas en Tetuán estos días. (cedida)

Cada mañana, cuando Eva sale del metro de camino a la inmobiliaria que regenta, va en tensión fijándose en los locales de su competencia. Busca pintura en las fachadas, pegatinas, pintadas o cristales rotos, presagio de lo que puede encontrarse al llegar a su establecimiento de Tecnocasa en Tetuán, Madrid. "Últimamente lo raro es que esté todo bien. Llevamos aquí 25 años y aunque puntualmente en las huelgas o fechas así podía pasar, desde hace seis meses es un continuo".

Varias inmobiliarias de la zona han sufrido hasta tres ataques en los últimos 15 días

A solo unos metros de allí, Juan observa la pintura aun fresca de su fachada. Unas horas antes ha sufrido otro ataque cuando apenas acababa de terminar de limpiar el anterior. "Ya lo voy a dejar así, al menos hasta que pase Halloween, le pongo las calabazas y los fantasmas y listo", ironiza. Abrieron hace poco más de un año y solo en los últimos quince días llevan tres asaltos. "Es un sinvivir", se lamenta. No quiere ni que trascienda la marca ni el lugar de su franquicia por temor a más represalias. "Nos vemos indefensos porque los seguros no lo cubren y la Policía tampoco puede hacer nada".

La historia se repite al otro lado de Bravo Murillo. La pintura, morada, permite seguir el rastro de cada acción, ejecutada de madrugada por grupos pequeños de encapuchados que a veces dejan su motivación en forma de firma: 'especuladores', 'gentrificadores' o 'las casas para quien la habitan'. "Según nos dice la Policía son grupos de okupas del barrio", señalan varias inmobiliarias de la zona. La Policía Municipal confirma los ataques aunque señalan que están "todavía investigando su autoría". El fenómeno es exclusivo de la zona, como aseguran los dueños de las franquicias cuya red está presente en todo Madrid.

Una viandante observa el destrozo en una oficina de Tecnocasa
Una viandante observa el destrozo en una oficina de Tecnocasa

Mazas, grasa y cristales rotos

El distrito de Tetuán es uno de los que más afectados por la subida de los precios de los alquileres en la capital madrileña en los últimos años. La zona es un caramelo para los fondos y grandes grupos inmobiliarios: cercana al centro, con viviendas asequibles y numerosos solares y casas bajas potenciales de convertirse en edificios de vivienda nueva. Además, la proyección de la operación Chamartín, que urbanizará 3,3 millones de metros cuadrados, ya planea sobre la zona.

Algunos de los mensajes que acompañan los asaltos
Algunos de los mensajes que acompañan los asaltos

Pero las inmobiliarias atacadas se desmarcan de este ritmo especulativo que parece ser el objetivo de las demandas de los grupos que la han tomado con ellos: "Es verdad que el barrio se está revalorizando mucho y los okupas están enfadados porque les están quitando el sitio", reflexiona Eva. "Antes esto estaba lleno de casitas que eran fácil de ocupar para ellos. Pero no tiene nada que ver con la venta de segunda mano que hacemos nosotros, sino con las constructoras que compran solares y los grandes grupos inversores. Por eso te da muchísima impotencia, porque no están entendiendo nada". En el pasado, los bancos también habían sido objetivo de estos ataques nocturnos, pero desde hace unos meses solo cargan contra las inmobiliarias.

"El problema del alquiler es general, ¡yo también estoy de alquiler!", señala Alfonso que regenta la inmobiliaria Inmodehesa, atacada de nuevo este mismo jueves. "Si estas personas no tienen posibilidades de vivienda se podría fomentar que tengan un acceso. Que se fomenten los alquileres sociales, o se repartan las viviendas que tiene cerradas el ayuntamiento, pero hacernos esto no soluciona nada".

Por lo que pueden ver desde las cámaras que han instalado dentro de los locales siempre se trata de grupos de unas dos o tres personas, con pasamontañas, máscaras y pistolas de pintura o mazas.

A veces ni siquiera entienden la causa política: "Soy empresaria desde hace 25 años, mujer, y el 8 de marzo me encontré con la facha de mi negocio llena de pintura rosa. ¡Y todavía me pregunto qué tendrá que ver el día de la mujer con las inmobiliarias!", dice Eva. Cada vez que tienen que restaurar la fachada se dejan cerca de 300 euros porque los seguros no les cubren los daños por vandalismo. "Al final vamos a trabajar para limpiar la pintura", señala su socio, Antonio. Hace unos meses además les rompieron todos los cristales del escaparate con mazas, provocando una derrama de 6.000 euros. "Otras veces hemos dejado colgados a clientes porque nos habían reventado el bombín y no podíamos coger las llaves para enseñar los pisos. En otra oficina que tenemos en Valdeacederas hemos tenido que cambiarlo tres veces este año". También usan grasa o mezclas con aceite de motor para que cueste más limpiar el estropicio: "Una vez tuvimos que llamar al Ayuntamiento porque resbalaba toda la calle y las señoras casi se matan", cuentan desde Tecnocasa.

Escaparates rotos con mazas
Escaparates rotos con mazas


Especulación en la zona

Cada mañana de pintadas se convierte en la comidilla entre las vecinas y vecinos que forman corrillos por el barrio: "Me da miedo que la gente se radicalice, he oído frases como que esto con Franco no pasaba", cuenta Eva. "Aquí no se atreven ni a poner el cartel de 'Se vende' para que no les entren. Los okupas no son conscientes del daño que hacen y de lo que están alimentando. Tiran piedras contra su propio tejado, porque la gente está asociando esto a los grupos de izquierdas y van a acabar votando a ciertos partidos por miedo".

Cuarto interior de Tecnocasa, con restos de varias pintadas
Cuarto interior de Tecnocasa, con restos de varias pintadas

Sin embargo, desde la asociación de vecinos de Cuatro Caminos-Tetuán señalan que nunca ha habido problemas con los okupas: "Puede que tenga problemas el que intente construir ahí algo o hacer negocio, pero para el resto de vecinos lo vive con normalidad e incluso con comprensión. Los ocupas llevan años y hay una convivencia correcta entre todos", dice Antonio Ortiz, su presidente.

Aun así, las sospechas apuntan a alguna de las históricas casas ocupadas del barrio o a acciones coordinadas entre ellas. Hay al menos dos a cada lado del barrio: una en Anastasio Herrero y otra en Paseo de la Dirección, calle especialmente amenazada por la especulación y que lleva una década esperando a que Dragados cometa la remodelación de la zona que incluye reubicar 400 chabolas e infraviviendas. Sin embargo, parece que un cambio de planes hará que se conviertan en viviendas de lujo. El precio del alquiler en la zona no ha parado de escalar en los últimos años. De hecho, ya llega a los 16 euros por kilómetro cuadrado, similar al distrito de Retiro, Arganzuela o Chamartín.

Ante la falta de soluciones, las inmobiliarias del barrio se han planteado incluso contratar seguridad privada entre todos, "aunque no nos lo podemos permitir y hay que pedir permisos, pero si sigue así…", apunta Juan. "Yo algún día he pensado en echar un colchón y pasar alguna noche dentro para intentar hablar con ellos, pero claro, te arriesgas a que encima te lleves algún palo", explican desde Tecnocasa.

"No creemos que tengamos que actuar contra nadie", defiende Alfonso. "¿Es cosa nuestra o del Ayuntamiento? Tenemos un comercio a pie de calle, con todo en regla, y las tasas a la Policía la pagamos todos, que son supuestamente los que nos tienen que proteger, pero no están reforzando la vigilancia, nos sentimos desprotegidos".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios