68 VOTOS A FAVOR Y 64 EN CONTRA

Ayuso presidirá el primer Gobierno de coalición mirando de reojo siempre a Vox

Se cumplió lo esperado e Isabel Díaz Ayuso ha obtenido los votos de Ciudadanos y Vox para presidir la Comunidad de Madrid. Se esperaba un debate bronco y lo hubo

Foto: La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Isabel Díaz Ayuso será la tercera mujer presidenta de la Comunidad de Madrid (de ocho en el cargo). La candidata popular ha obtenido este miércoles la confianza de la Asamblea madrileña gracias a los votos de Ciudadanos y Vox. Ayuso tiene ante sí una labor titánica. Liderará por primera vez un Gobierno de coalición, una fórmula inédita en nuestra región que además necesitará de la participación necesaria de un tercero, Vox, que ha dejado claro que no entrega "un cheque en blanco". Ayuso obtuvo los 68 votos esperados (al final, el diputado popular que estaba de luna de miel en África llegó a tiempo) y este lunes tomará posesión del cargo.

Ayuso presidirá el primer Gobierno de coalición mirando de reojo siempre a Vox

Este miércoles se esperaba un debate bronco. Y lo ha habido. Una segunda sesión en el pleno de investidura que ha demostrado que la Asamblea de Madrid ha quedado dividida en dos bloques totalmente opuestos: por un lado, el centro derecha que conforman PP, Ciudadanos y Vox, y por otro lado, el del centro izquierda que forman el PSOE, Más Madrid y Podemos. Se ha hablado poco de ideas, programa y futuro, y más de pasado y acusaciones personales. Tanto que parece claro que el líder de la oposición será esta legislatura Íñigo Errejón, por encima del líder socialista, Ángel Gabilondo, cuyo futuro puede estar a medio plazo fuera de la Cámara madrileña.

La sesión de este miércoles no se ha salido del guion: cada portavoz tenía media hora para responder al discurso inicial de Ayuso. La candidata popular podría elegir entre contestarles por separado o al final en conjunto. Y decidió lo primero. Si ha habido críticas a su intervención del martes, sosa, plomiza, sin carisma, este miércoles decidió elevar el tono y bajar al barro, a la confrontación, a la pelea. Mirado en contexto, el debate de investidura no ha sido un examen a la candidata sino una batalla entre la derecha y la izquierda. Incluso las intervenciones de Ciudadanos y Vox se centraron más en atacar a Errejón, Podemos y a Gabilondo, que en interpelar a Ayuso.

La candidata popular sabía lo que se iba a encontrar: explicaciones por parte de la oposición sobre la polémica del préstamo de Avalmadrid y sus presuntos vínculos con Púnica. La primera en disparar fue la portavoz de Unidas Podemos, Isabel Serra, que calificó a Ayuso como "la hija política de Esperanza Aguirre, que se crio entre corruptos". "¿Cuánto tiempo cree que va a pasar hasta que la Fiscalía Anticorrupción pida su imputación?". Íñigo Errejón también utilizó la misma munición y quiso preguntarle, irónicamente, si la "mayor rebaja fiscal" que propone la empezó ella "cuando decidió no pagar el IBI". Gabilondo, más pragmático, ha pedido que se audite Avalmadrid y que se rindan cuentas.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, durante la segunda sesión de investidura. (EFE)
El secretario general del PP, Teodoro García Egea, durante la segunda sesión de investidura. (EFE)

Ayuso entró al choque. Y se despachó a gusto. Acusó a Podemos de ser amigo de Bildu, a su portavoz, Isa Serra, de quemar cajeros. Recordó (cómo no) el casoplón de Iglesias y Montero, y bautizó a Errejón (la diana no solo de Ayuso, también de Ciudadanos y de Vox) de ser "el personaje más traidor de la política española" y de "tener las manos manchadas de la sanguinaria dictadura de Venezuela", además de recalcar sus problemas pasados en la universidad. El turno de réplicas entre Ayuso y Errejón fue lo más divertido de la sesión. Un prolegómeno de los debates que nos esperan esta legislatura en la Asamblea.

Errejón ha calificado a Ayuso como una presidenciable que se solivianta con facilidad ante las críticas de la oposición: "Si le parece, ¡escríbanos usted los discursos! Diremos que lee bien aunque a veces se trabe", señaló con cierta sorna. "Usted se enfada porque la oposición se opone. Quiere que le digamos que está todo bien y que la aplaudamos". Según Errejón, Ayuso va a ser "una presidenta que no es capaz de debatir ni 15 minutos seguidos". La verdad es que la sesión de la mañana tuvo momentos de escasa altura parlamentaria, algo que Gabilondo llegó a afear incluido por la tarde. "He llegado a pasar bochorno por esas interpelaciones personales".

Los futuros socios de Ayuso, Ciudadanos y Vox, no pusieron en apuros a la candidata popular. El líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado, que será el vicepresidente del futuro Gobierno, ha avalado su acuerdo con Ayuso y ha lanzado un guiño a Rocío Monasterio, líder de Vox. "Presentó un documento para esta legislatura con propuestas que son perfectamente asumibles por el futuro Gobierno regional", señaló el portavoz naranja, palabras que han quedado registradas en el diario de sesiones y que suponían una de las condiciones de Vox para apoyar la candidatura de Ayuso.

Aguado también atacó a Errejón y a Pedro Sánchez. "Usted empezó apoyando el régimen de Castro y no es que haya cometido un error con Cuba, con Venezuela, sino que insiste en el error con los peronistas", dijo sobre el portavoz de Más Madrid. "Lo que tenemos en España es un presidente interino, que está de vacaciones en Doñana para reunirse con sus estrategas electorales y ver qué le interesa a él. Frente a la inestabilidad de Sánchez, podemos garantizar estabilidad en la Comunidad de Madrid". Aguado tenía el discurso bien preparado.

El portavoz de Cs, Ignacio Aguado (primer término), junto a la portavoz de Vox, Rocío Monasterio. (EFE)
El portavoz de Cs, Ignacio Aguado (primer término), junto a la portavoz de Vox, Rocío Monasterio. (EFE)

Rocío Monasterio también arremetió contra la izquierda en un discurso con fuerte carga ideológica, pero lanzó claros mensajes de advertencia a Ayuso, asegurando que con sus votos de este miércoles no entregan un cheque en blanco. "Ni somos parte del Gobierno ni queremos ser. No queremos ser sus socios", señalando que han recibido "presiones de todo tipo para que regalásemos nuestros votos a cambio de nada. No somos chantajistas pero no toleramos ningún tipo de extorsión". Monasterio aseguró que mantendrá un estrecho marcaje al Gobierno de PP y Ciudadanos para comprobar que "se respeta a nuestros votantes".

Ayuso ya es de facto (a la espera de que tome posesión) la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid. Acabó su intervención con algunas lágrimas en los ojos, cuando recordó a su padre muerto y "las medias verdades" que se han publicado sobre su familia. "Conmigo se ha traspasado una línea nunca vista". "Mi familia es una familia honrada, que ha creado puestos de trabajo y que, como tantas, se ha arruinado con la crisis. No estoy para admitir lecciones de personas que no se han visto en esa situación en la vida", señaló. "Sé que intentarán macharme". Aventura una legislatura movida.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios