LA CIUDAD TENDRÁ EL PRIMER ALCALDE DEL PSOE

La batalla de Brunete: un trabajador de Onda Madrid desbanca al "sheriff" del PP

Jose Manuel Hoyo, realizador de la radio pública, se ha convertido en el alcalde de esta localidad tras pactar con Cs, que vetó al candidato popular, imputado en Púnica por amañar contratos

Foto: El nuevo alcalde socialista de Brunete, José Manuel Hoyos. (EFE)
El nuevo alcalde socialista de Brunete, José Manuel Hoyos. (EFE)

El municipio madrileño de Brunete (10.800 vecinos) ha vivido una nueva batalla. Esta vez política. La localidad tiene por primera vez en su historia un alcalde socialista. José Manuel Hoyo Serrano fue elegido el sábado pasado nuevo regidor, tras contar con los votos de Ciudadanos y Ganar Brunete, una candidatura de Unidad Popular formada por independientes e Izquierda Unida. Hoyo Serrano, 55 años, casado, con dos hijas, trabajador de Onda Madrid (la radio pública madrileña), desbanca así en el puesto al popular Borja Gutiérrez, uno de los imputados en el caso Púnica, al que la trama apodaba 'el sheriff de Brunete'.

Los resultados electorales del 26 de mayo presagiaban un mal futuro político para Gutiérrez, que llevaba ocho años como alcalde. Aunque el PP volvió a ganar las elecciones solo consiguió siete concejales, quedándose a dos de la mayoría absoluta. El PSOE obtuvo cuatro, Ciudadanos tres, Ganar Brunete otros dos y Vox solo uno. En condiciones normales, como ha pasado en otros municipios de la región, un pacto entre el centro derecha (PP, Ciudadanos y Vox) hubiera bastado para que Gutiérrez continuara en la alcaldía. Pero Ciudadanos trasladó a los populares que no pactaría con ellos con una lista tan manchada por casos de corrupción.

Y es que hubiera sido difícil de explicar para Ciudadanos, que ha abanderado el discurso de regeneración esta legislatura, su decisión si hubiera aupado con sus votos a un imputado por corrupción. Borja Gutiérrez es uno de los 57 investigados en la pieza 6 del caso Púnica, al que la Audiencia Nacional acusa de los delitos de fraude y cohecho por intentar amañar un contrato de 8,4 millones de euros que se iba a adjudicar a una de las principales empresas investigadas en el caso, Cofely, la multinacional de eficiencia energética del grupo francés Engie. A cambio, la compañía gala financió "espectáculos musicales" en el pueblo y "encuestas políticas municipales" que, según la instrucción, deberían haber sido pagados por el ayuntamiento (los conciertos) y por el PP de Brunete (las encuestas).

Tras su imputación, el PP de Madrid obligó a Gutiérrez a dejar la presidencia del partido en el municipio (cumpliendo así el código ético), pero en cambio decidió mantenerle como candidato, una vez más, a la alcaldía. Gutiérrez fue uno de los regidores que apostó claramente por Pablo Casado en las primarias internas de los populares. Ciudadanos vetó a Gutiérrez y tras los resultados de los comicios aceptó negociar con el PSOE, la segunda fuerza. "Hay sintonía entre ambas formaciones. Las mayorías absolutas se han acabado y vimos que había pocas diferencias en nuestros programas respecto a lo que queremos para Brunete", señala Hoyo Serrano a este diario.

Borja Gutiérrez (izquierda), en una de sus visitas a la Audiencia Nacional. (EFE)
Borja Gutiérrez (izquierda), en una de sus visitas a la Audiencia Nacional. (EFE)

PSOE y Ciudadanos pactaron así un programa de mínimos y un equipo de Gobierno estable, en el que el candidato naranja, Juan Ruiz, será el primer teniente de alcalde. Pero ambas formaciones solo sumaban siete votos, a dos de la mayoría, por lo que los socialistas buscaron el apoyo de Ganar Brunete y sus dos ediles. "Nosotros no hemos entrado en el Gobierno local porque nos vetó Ciudadanos, nos explicaron que no podían gobernar con Podemos, pero en nuestra formación ya no hay gente de Podemos, somos independientes y gente de IU", señala David Izquierdo, su portavoz.

Ganar Brunete consideró que lo importante era "el cambio en el municipio para que no siguiera el PP" y en el pleno de investidura del pasado sábado otorgó sus dos votos al candidato socialista. "Queremos información y transparencia, y así se ha comprometido el nuevo Gobierno local", señala Izquierdo, que recalca que sus dos ediles son imprescindibles para que el Pleno municipal saque adelante las propuestas del nuevo Ejecutivo de coalición de PSOE y Ciudadanos. La corrupción ha pesado mucho para inclinar la balanza contra el PP. No solo es Púnica. En julio de 2018 Brunete era uno de los municipios señalados en el 'caso Enredadera', que investiga otra red de amaños de contratos públicos. La instrucción judicial salpica a la número dos de la lista de Borja Gutiérrez: María del Mar Nicolás Robledano.

El nuevo alcalde cambiará así la radio por la política municipal. Aunque ha estado parte de esta legislatura como concejal de la oposición, nunca dejó Onda Madrid, donde entró en 1985 como especialista superior en sonido. Ha sido realizador en muchos programas, sobre todo en 'Madrid al tanto', uno de los espacios más antiguos de la emisora, su carrusel deportivo. En Onda Madrid ha sido representante sindical y le tocó vivir en primera persona el ERE que la Comunidad de Madrid ejecutó en 2013, que afectó a más de 900 trabajadores. Ahora coge las riendas de Brunete.

"Este ha sido un Gobierno desdirigido, donde cada edil hacía lo que quería en su parcela. Hay que volver a reorganizarlo y hacer una auditoría de las cuentas para ver la situación financiera. La deuda viva es de 15 millones de euros, pero nos tememos que es mayor", explica Hoyo Serrano. "Después de tantos años de Gobiernos del PP quiero transmitir tranquilidad. No va a ver revanchismo, solo queremos gestionar el Ayuntamiento con una visión social y de servicio público, algo que no tenía el PP. Hay que gestionar para los vecinos", recalca el nuevo alcalde.

José Manuel Hoyo también quiere que Brunete cumpla la Ley de Memoria Histórica, ya que el pleno del Ayuntamiento aprobó en febrero de 2014 (con la abstención del PP) una moción presentada por el PSOE en la que se exigía la retirada de un escudo preconstitucional y dos placas franquistas que hay en la Plaza Mayor y en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, pero la Comunidad de Madrid, en 2016, gobernada por Cristina Cifuentes, declaró Bien de Interés Cultural (BIC) ambos espacios por lo que blindó la posible retirada de estos elementos. "Vamos a impulsar que se revise el BIC para que se pueda cumplir la ley".

Borja Gutiérrez seguirá de momento como portavoz de la oposición. Pero ya no continuará siendo el "sheriff de Brunete", como le bautizó Pedro García Pérez, uno de los exdirectivos de Cofely imputados en la investigación. No es la única causa judicial que tiene pendiente. En marzo de 2018, el Juzgado de Instrucción número 5 de Móstoles decretó la apertura de juicio oral contra el exregidor, acusado de intentar sobornar en julio de 2014 a la entonces concejal de UPyD Isabel Cortina para que se sumase al PP y aprobara, entre otros, los presupuestos de la localidad. La Audiencia Provincial de Madrid será la encargada de juzgar a Gutiérrez en una vista para la que aún no se ha fijado fecha.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios