NEGOCIACIONES EN MADRID

El plan para calmar a Vox: concejalías delegadas sin asiento en la Junta de Gobierno

Las concejalías delegadas dependen de las áreas de gobierno y permitirían tener peso a los de Ortega Smith sin contravenir, al mismo tiempo, lo más importante del acuerdo con Cs

Foto: El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith (fondo-d), el vicesecretario jurídico de Vox, Pedro Fernández (fondo-i), y Martínez-Almeida en primer plano. (EFE)
El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith (fondo-d), el vicesecretario jurídico de Vox, Pedro Fernández (fondo-i), y Martínez-Almeida en primer plano. (EFE)

Mientras siguen las especulaciones sobre en qué terminará la presencia de Vox en el Ayuntamiento de Madrid que dirige el popular José Luis Martínez-Almeida en un Gobierno de coalición con Ciudadanos, la diputada y vicesecretaria del PP, Cuca Gamarra, admitió este martes que en el acuerdo firmado entre su partido y el de Santiago Abascal para Madrid sí "figuran concejalías". Los detalles se desconocen, porque el documento no se ha hecho público. Solo salió a la luz el pacto programático. Lo que el regidor dejó claro ayer, tras un primer encuentro con Javier Ortega Smith, es que "se han establecido las bases de la negociación" abierta por un periodo de 20 días en que los partidos irán avanzando para ejecutar el acuerdo.

El plan para calmar a Vox: concejalías delegadas sin asiento en la Junta de Gobierno

Horas antes, Almeida se defendía: "Es difícil que me pronuncie sin conocer el planteamiento de Vox". Sin embargo, el partido de Ortega Smith sí ha puesto algunas cartas encima de la mesa: quiere una representación en el consistorio proporcional a los resultados obtenidos. Cuatro concejales. La representación y las concejalías, sin embargo, son conceptos relativamente amplios. Fuentes del consistorio señalan como una opción muy posible que el PP pueda nombrar a miembros de Vox como concejales-delegados de algunas áreas de gobierno.

Sería una forma de contentar a todos los implicados. La formación de Abascal estaría representada en el Ejecutivo municipal como pide, pero lo haría sin sentarse en la Junta de Gobierno, tal y como exige Ciudadanos. Según el reglamento orgánico del ayuntamiento, los concejales-delegados son "aquellos concejales que no forman parte de la Junta de Gobierno a los que el alcalde asigne, bajo la superior dirección de un concejal de Gobierno o de un consejero-delegado de Gobierno, la dirección de un determinado ámbito de funciones de la competencia de estos, sin perjuicio de las demás competencias que les deleguen el alcalde o la Junta de Gobierno".

Es algo similar al número dos de un área. En la actual corporación, por ejemplo, Ciudadanos tiene designados a dos: Sofía Miranda es la concejala-delegada de Deportes que dirige Andrea Levy; y Ángel Niño está al frente de Innovación y Empleo dentro del área de Economía que dirige Miguel Ángel Redondo.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís. (EFE)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís. (EFE)

Fuentes consistoriales reconocen que, por ahora, el PP ha ido midiendo mucho sus palabras y recuerdan que Gamarra —primera dirigente que reconoció abiertamente que el acuerdo con Vox incluía concejalías— en ningún momento se refirió a áreas de gobierno. Este punto es esencial, teniendo en cuenta el pacto de gobierno firmado con Ciudadanos, que Almeida reiteró que también "lo cumplirá" más allá de su negociación con Vox.

Por otro lado, están las juntas de distrito, que jugarán el otro papel clave en el reparto con el grupo de Ortega Smith. Vox también exige ostentar presidencias en las juntas de los barrios madrileños. Pero esta cuestión no pilla por sorpresa a Ciudadanos, porque en los últimos días de la negociación, la semana pasada, el asunto salió a colación en sus conversaciones con el PP. Recibieron la noticia de que los populares estudiaban ceder algunos distritos para calmar las exigencias del grupo de ultraderecha.

En el reparto inicial (ya publicado por decreto), el PP mantiene 12 y Ciudadanos, nueve. En concreto, los distritos de Retiro, Latina, Ciudad Lineal, Hortaleza, Villaverde, Villa de Vallecas, Vicálvaro, San Blas-Canillejas y Barajas están capitaneados por la formación naranja. Y, por el otro, Centro, Arganzuela, Salamanca, Chamartín, Tetuán, Chamberí, Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas y Moratalaz quedan en manos de los populares.

Como publicó este diario, para Ciudadanos, la cesión del PP de alguno de sus distritos a Vox será considerada como un "incumplimiento" del acuerdo. Pero también es cierto que la Ley de Capitalidad de Madrid establece en su artículo 7 la organización de los órganos de Gobierno municipal y, entre ellos, no está la presidencia de los distritos aunque manejen presupuesto municipal y tengan competencias. Por eso, aunque el grupo naranja hará notar su descontento, que Vox consiga liderar algún distrito no sería motivo de ruptura entre Almeida y Villacís. Incluso las concejalías-delegadas sortearían las limitaciones del acuerdo.

Lo que Ciudadanos no asumiría fácilmente sería que el partido de Abascal se hiciera con alguna de las nueve áreas de gobierno. Además de que el PP estaría incumpliendo la base del acuerdo, el grupo de Villacís tendría que elevar el cambio a la ejecutiva nacional del partido, que aprobó por unanimidad no estar en gobiernos de los que forme parte Vox.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios