AGUADO SE ENTERÓ ESTA MISMA MAÑANA

Ciudadanos rechaza firmar el acuerdo redactado en secreto entre PP y Vox

El PP señala que ese preacuerdo solo recoge el compromiso de "respetar la proporcionalidad" de los votos obtenidos por Vox, no del reparto de sillones. Nuevo escollo en la negociación

Foto: Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en Madrid
Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en Madrid

Aunque PP, Ciudadanos y Vox han conseguido finalmente negociar un acuerdo para controlar la Mesa de la Asamblea de Madrid (los tres partidos copan cinco de los siete puestos), el siguiente paso para iniciar un acuerdo de gobernabilidad ha empezado con dificultades. Ciudadanos se ha negado a firmar el primer preacuerdo que han negociado en secreto PP y Vox, un pacto que según Rocío Monasterio supone formar parte de un futuro Gobierno y que según los populares solo conlleva inicialmente "respetar la proporcionalidad" de Vox en las pasadas elecciones. "Ahora negociaremos cómo se plasma esa proporcionalidad", explican desde el PP.

Ciudadanos se ha negado a firmarlo en primer lugar porque insiste en que no quiere gobernar con Vox. "Solo negociaremos un Ejecutivo con el PP", recalcan desde Ciudadanos. Y en segundo lugar porque se han enterado este mismo martes, cuando Monasterio se reunió con Aguado, que Vox y populares ya habían plasmado por escrito ese primer acuerdo. Lo que ha provocado el enfado de los de Ignacio Aguado, que entienden que Ciudadanos debe ser el socio preferencial de PP, y no Vox. "Estamos llegando a acuerdos paralelos con ambas partes", recalcan desde el PP, que señalan que les gustaría tener por fin una mesa a tres donde estén PP, Cs y Vox y no tener que estar sentándose por separado con Monasterio y Aguado, lo que ha tenido que pasar para llegar al pacto de la Mesa.

Ciudadanos ha sido claro. Ellos no formarán parte de un Ejecutivo si Vox está dentro. El objetivo es reeditar lo que ha pasado en Andalucía, donde populares y naranjas pactaron el Gobierno y luego el PP llegó a acuerdos programáticos con Vox. El problema es que en Madrid Rocío Monasterio quiere algo más, que en principio pasa por formar parte de ese Ejecutivo. Se avecina un mes de negociaciones complicadas, ya que la fecha límite para presentar la candidatura de Isabel Díaz Ayuso es el 11 de julio. Desde el PP insisten en que lo firmado solo es un "documento interno", un "inicio de acuerdo en el que nos hemos comprometido a respetar la proporcionalidad de los votos obtenidos por Vox. No se habla de reparto de consejerías ni de entrar en ningún Gobierno".

"Hemos firmado un acuerdo con el PP que incluye las posiciones en la Mesa y por supuesto las posiciones de Gobierno, consejerías, entes, etcétera, en proporción a los escaños que tiene Vox", señaló Monasterio en la Asamblea de Madrid tras votar el acuerdo de la Mesa, lo que contradice la versión del PP. Vox tiene 12 diputados, frente a los 26 de Ciudadanos y los 30 del PP. "Luego ya veremos si Ciudadanos quiere sumarse a este acuerdo o no", sentenció Monasterio. "Yo no sé qué acuerdo tiene firmado Vox con el PP, yo sé lo que nosotros estamos dispuestos a firmar, y es un acuerdo única y exclusivamente con el PP", le contestó Ignacio Aguado.

La líder de Vox, Rocío Monasterio, en las votaciones de este martes en la Asamblea
La líder de Vox, Rocío Monasterio, en las votaciones de este martes en la Asamblea

Que Ciudadanos quiere que se le relacione lo mínimo con Vox se dejó claro en las votaciones de la Mesa, en la que los naranjas han conseguido la presidencia y una de las tres secretarías. El PP ha obtenido la vicepresidencia primera y otra secretaría. Y Vox, sorprendentemente, la vicepresidencia segunda. Para llegar a este resultado el PP ha tenido que hacer auténticos malabares para poner de acuerdo a Ciudadanos y Vox, que tuvieron que sentarse este martes por la mañana para ultimar el pacto. Y eso que desde Ciudadanos no se cansan de transmitir que "no ha habido ningún acuerdo con Vox. Ciudadanos solo ha votado a nuestros candidatos y los candidatos pactados con el PP".

¿Cómo ha sido posible entonces que el candidato de Vox ganara la vicepresidencia tercera con solo 12 diputados si obtuvo 33 apoyos? Ciudadanos no quería votar a Vox, por lo que otorgó sus votos a la candidata del PP (Paloma Adrados sumó 35 votos, los 26 de Ciudadanos y 9 del PP). Los populares por tanto tuvieron que dejar de votar a su candidata y sumar sus 21 votos restantes a los 12 de Vox. Todo un ejercicio de aritmética parlamentaria. Desde el PP señalan que todo "está siendo muy complicado"y que Isabel Díaz Ayuso está haciendo "equilibrios" para que el bloque de centro derecha se entienda y Ayuso pueda ser presidenta de la Comunidad.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios