DEJA EL ACTA Y LAS SIGLAS

Henríquez de Luna, mano derecha de Aguirre, deja el PP: "Me dicen que no encajo"

Cuando Aguirre se marchó, compitió con Almeida por dirigir el nuevo PP madrileño. Ahora le comunican que "no da el perfil". Íñigo Henríquez de Luna deja el acta y las siglas

Foto: Iñigo Henríquez de Luna. (EFE)
Iñigo Henríquez de Luna. (EFE)

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid Íñigo Henríquez de Luna abandona las siglas en las que lleva militando desde hace 30 años. Él mismo lo ha comunicado en su cuenta de Twitter, reconociendo que “tras una vida defendiendo las ideas en las que creo”, le han comunicado que “no doy el perfil del nuevo PP”. Por eso, continúa, deja también el acta en el consistorio: “Por respeto a los madrileños, coherencia y dignidad, he decidido dejar mi acta de concejal y darme de baja. Renuncio a unas siglas donde no me quieren, pero no a mis principios”. El presidente del PP del distrito Salamanca se aparta así de una trayectoria profesional y personal vinculada al partido de la gaviota.

Mano derecha de Esperanza Aguirre durante su etapa como portavoz en el consistorio madrileño (fue su portavoz adjunto y su gran apoyo en el final de su carrera política), compitió en 2017 por hacerse con el liderazgo de los populares de Madrid. Le salió un rival en el último momento: José Luis Martínez-Almeida, otro edil del grupo municipal, que acabó haciéndose con la victoria gracias al apoyo de la entonces presidenta del PP y de la comunidad, Cristina Cifuentes, y más tarde ha sido avalado por el nuevo jefe de Génova, Pablo Casado, al elegirle candidato a la alcaldía para las municipales del 26 de mayo. Henríquez de Luna, por su parte, apoyó la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría en la carrera de las primarias.

Según ha podido saber este diario, en la dirección nacional de Casado tenían claro que Henríquez de Luna no tenía sitio en el nuevo PP. Así lo ordenaron y Martínez-Almeida recogió el guante dejándole fuera de la lista municipal del 26-J que él encabeza junto a Andrea Levy. Este diario ha podido confirmar que, en efecto, el ex portavoz adjunto del grupo no tenía asignado ni un puesto en la lista. Tampoco de carácter simbólico.


La victoria que se frustró

El sustituto natural de Aguirre era fuera de toda duda Henríquez de Luna. Él fue el primero en postularse, al reconocer que sería un "inmenso honor" asumir la portavocía. En teoría, contaba con gran parte del respaldo del PP municipal, para quien también ha sido siempre un referente, y con el respeto del resto de grupos de la oposición. Aunque la elección correspondía al equipo de concejales, él mismo reconoció que necesitaba contar con el beneplácito de la dirección regional y de la nacional. Y ahí empezaron los problemas.

Aunque en Génova —aún con Rajoy— eran partidarios de que la situación en el ayuntamiento permaneciera tranquila y de que no existieran líos internos de ningún tipo (desde la propia Vicesecretaría de Organización, reconocieron que Henríquez de Luna era "un hombre de partido”), la dirección regional de Cifuentes no miraba con buenos ojos al candidato. Era ella, la que como presidenta del PP de Madrid debía 'supervisar' al elegido. Henríquez de Luna y la jefa de la Comunidad de Madrid mantuvieron discrepancias en torno al congreso regional en el que Cifuentes se coronó como líder de los populares madrileños. El número dos de Aguirre apuntaba a que la fecha elegida por la presidenta anulaba las opciones de competir y solicitaba mayores garantías de democracia interna. Y parece que Cifuentes se acordaba de aquello. Al final, Almeida salió victorioso tan solo con un voto más que su contrincante.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios