EN ALDEA DEL FRESNO

Un exdiputado celebra bodas sin permiso urbanístico en su finca desde el año 2012

José Luis Narros, exparlamentario del PP y exalcalde, asegura que tiene en regla la licencia municipal. Pero es imprescindible la calificación urbanística previa, que la Comunidad dice que no tiene

Foto: José Luis Narros Manzanera, exalcalde de Aldea del Fresno. (Foto: A21)
José Luis Narros Manzanera, exalcalde de Aldea del Fresno. (Foto: A21)

"Una boda idílica. Los jardines y salones se encuentran al lado del río Alberche, concretamente en una finca de ámbito privado que hará las delicias de los novios y sus familiares y amigos. Sus 7.000 metros cuadrados encierran una serie de cascadas, ríos y paseos en los que encontraréis muchos rincones perfectos para encuadrar vuestras mejores fotos. Una propuesta bella con la que además de instalar vuestro banquete y cóctel, también podréis aprovechar como fondo de lujo para el álbum nupcial". Así se promociona Los Jardines del Alberche, una finca situada en el municipio madrileño de Aldea del Fresno (2.600 vecinos), en la carretera M-507.

La instalación es propiedad de José Luis Narros Manzanera, exdiputado del PP en la Asamblea de Madrid, exalcalde de esta pequeña localidad entre 1979 y 1999, y hoy concejal en la oposición con un partido independiente que creó cuando abandonó a los populares, el Partido Liberal de Aldea. El problema es que la finca no tiene la pertinente calificación urbanística que debe conceder la Comunidad de Madrid para este tipo fincas, situada además en un espacio protegido, la red Natura 2000, el instrumento estrella de la Unión Europea para proteger los hábitats y especies de los países miembros.

Los Jardines del Alberche es una de las 132 fincas rústicas que en la comunidad de Madrid se dedican a organizar bodas, bautizos y comuniones y que Ecologistas en Acción incluyó en un estudio que presentó a principios de año. El objetivo era analizar el impacto ambiental que este tipo de actividades generan en los entornos protegidos en los que se ubican. La mitad de estas fincas, un 48% concretamente, se sitúan en parques regionales o naturales, o en zonas incluidas en la Red Natura. De todos ellos, solo 39 tienen la calificación urbanística, es decir, el trámite necesario para poder iniciar su actividad.

La finca del exalcalde y exdiputado no tiene esa calificación, según explican desde la Consejería de Medio Ambiente, que en 2017 detectó la existencia de varias edificaciones situadas en la parcela 120 del término municipal de Aldea del Fresno, una de las dos que alberga Los Jardines del Alberche. "Se detecta la existencia de una edificación principal realizada con estructura de madera y cubierta de chapa con aislamiento, recubierta con loneta de tela y con alguna fachada con cierre plástico tipo toldo vertical, la cual ha sido ampliada por sus laterales, edificaciones que se presume son utilizadas como salones para eventos", señala un portavoz de la consejería.

Instalaciones de los Jardines del Alberche
Instalaciones de los Jardines del Alberche

La finca tiene licencia de actividad, concedida por el Ayuntamiento, desde mayo de 2012. Pero no tiene la calificación urbanística, trámite previo necesario antes de que el Consistorio de turno otorgue las licencias de funcionamiento. "Se hizo un requerimiento al Ayuntamiento en noviembre de 2017 en el que se le indicaba que la licencia de actividad se ha concedido sin calificación urbanística autonómica y por tanto debe procederse a requerir al interesado que proceda a la regularización urbanística y a la solicitud de la pertinente calificación urbanística autonómica que habilite los usos desarrollados en la finca", explican desde la consejería. La calificación es un procedimiento regulado por la administración regional para los usos de suelos que no son los habituales.

Es decir, que la finca lleva desde 2012 sin el permiso que da la Comunidad de Madrid. José Luis Narros señala a este diario que el Ayuntamiento le dio la licencia para funcionar y que así lo avalaron los informes técnicos. "Si alguien tiene que pedir la calificación será el Consistorio, no yo. Yo lo tengo todo en regla. Si ha habido un defecto administrativo no es mi problema", señala Barros, que asegura que la finca organiza entre 12 y 15 bodas anuales. El exdiputado enseña la autorización municipal, expedido el 30 de mayo de 2012. No se le permite elaborar comidas y deberá gestionar sus propios residuos.

El Confidencial ha intentado en varias ocasiones hablar con el alcalde de Aldea del Fresno, Guillermo Celeiro, del PP. Sin éxito. Pero ¿quien tendría que haber pedido la calificación urbanística? "El promotor tiene que pedirlo en el Ayuntamiento, y el Ayuntamiento elevarlo a la Comunidad. Si el Consistorio no lo hace, el particular puede pedirlo directamente al Gobierno regional. Es decir, que ambos son igual de responsables", señala Ángeles Nieto, de Ecologistas en Acción. Así lo recoge el artículo 148.2 de la Ley 9/2001 del Suelo de la Comunidad de Madrid.

Para Nieto la licencia de actividad otorgada por el Ayuntamiento sin la calificación urbanística previa "es nula. Y el alcalde que la haya otorgado ha prevaricado. La Comunidad debería pedir la suspensión inmediata de la licencia". La finca está situada además en un municipio incluido en la Red Natura. "Según la ley la instalación se tendría que haber sometido a un informe previo de evaluación ambiental". Los ecologistas recuerdan que todos estos problemas vienen heredados de la modificación legal que Esperanza Aguirre impulsó justo en 2012, que autorizó "la celebración de actos sociales y eventos familiares de especial singularidad" en suelos no urbanizables sin importar el tipo de protección que tengan.

El alcalde de Aldea del Fresno, Guillermo Celeiro (en el centro con un círculo). A la derecha José Luis Narros
El alcalde de Aldea del Fresno, Guillermo Celeiro (en el centro con un círculo). A la derecha José Luis Narros

La mayoría de las fincas analizadas por Ecologistas se acogieron a este cambio: 97 de las 132 están en suelos sobre los que no se puede construir y que están catalogados como protegidos. Lo aprobado en 2012 señalaba que las nuevas actividades solo se podían desarrollar en "edificaciones existentes" sin crear nuevas ni tampoco introducir elementos desmontables como carpas. La Consejería de Medio Ambiente recalca que "la disciplina urbanística es de los municipios, nosotros solo podemos entrar con carácter subsidiario en caso de que no actúe un Ayuntamiento. A día de hoy nos consta que Aldea del Fresno está actuando. A día de hoy estamos tramitando la calificación urbanística y haciendo el seguimiento del expediente de la licencia", señalan.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios