EL PRINCIPAL CONSTRUCTOR ESTÁ IMPUTADO

El urbanismo rompe la cantera del Valle de los Caídos: 807 chalés dividen Alpedrete

El municipio madrileño ha sido incapaz de aprobar un nuevo plan urbanístico ante las divisiones que han sufrido Podemos y el PSOE. Ediles del PP tienen intereses en terrenos y Vox ha denunciado

Foto: Una de las plazas de Alpedrete
Una de las plazas de Alpedrete

La legislatura llega a su fin y la localidad madrileña de Alpedrete, famosa por las canteras de las que se extrajo el granito para construir el Valle de los Caídos, ha sido incapaz de aprobar un nuevo plan urbanístico. El que tiene es de 1994, totalmente obsoleto, pero el Pleno municipal no ha podido en estos cuatro años aprobar uno nuevo. Y eso que lo ha intentado en varias ocasiones. Pero el urbanismo ha fracturado la política municipal, llegando a fraguar divisiones dentro de los propios partidos. La culpa lo tiene un paraje bautizado como Los Llanos, donde estaba previsto la construcción de 807 viviendas, terrenos que en su mayoría pertenecen al principal constructor del pueblo, Lisardo Cortés, actualmente imputado en un juzgado por estafa y alzamiento de bienes.

Alpedrete (14.300 vecinos) es un pueblo peculiar. Políticamente hablando. El PP llevaba 12 años gobernando el municipio hasta que en 2015 una coalición formada por Alpedrete Puede (vinculado a Podemos), el PSOE y los independientes de UNPA llegaron a un acuerdo para formar gobierno. Sumaban 10 concejales de 17. Uno de los proyectos del alcalde, médico de profesión, era aprobar un nuevo plan urbanístico que hiciera crecer el pueblo por dos zonas: Los Llanos, cerca de la A-6 y de Villalba; y Arcilleros, un paraje de alto valor ecológico en la zona norte del municipio. No hay que olvidar que el 60% del término municipal está protegido.

Pero los intereses políticos y personales, muchas veces ligados, han hecho imposible el acuerdo. El primer intento para aprobar un nuevo plan urbanístico se produjo en marzo de 2017. Pero el regidor, Carlos García-Gelabert, se quedó solo dentro de su propio partido. Tres ediles de Alpedrete Puede y el PP se desmarcaron y el regidor solo contó con el apoyo (insuficiente) de PSOE y UNPA. El objetivo era desarrollar Los Llanos (807 viviendas y 2.300 vecinos), lo que haría necesario mejorar accesos y construir nuevos servicios; y dejar abierta futuras construcciones en Arcilleros a través de un plan parcial. En esta zona, dividida por una vía pecuaria, llena de canteras y humedales de alto valor ecológico, se incluían previsiones para levantar otros 208 pisos, 74 de ellos protegidos.

A la fractura que se produjo en Alpedrete Puede (tres ediles votaron contra el alcalde del mismo partido) llegó luego la del PSOE. Los socialistas (tres concejales) decidieron en julio de 2018 abandonar el Gobierno local, pero al final solo lo hicieron dos de ellos. El concejal de urbanismo, Juan Antonio Aragoneses, apostó por continuar en el Ejecutivo local y el partido acabó expulsándole. Aragoneses siempre criticó en los plenos municipales que sus dos compañeras de formación tenían mucho interés en que el ámbito de Los Llanos se desarrollara en el nuevo plan.

Una de las canteras de la zona de Arcilleros. (Javier Sánchez)
Una de las canteras de la zona de Arcilleros. (Javier Sánchez)

Con este escenario el alcalde volvió a intentar aprobar el plan urbanístico en septiembre de 2018. Un plan modificado respecto al de 2017. Los Llanos (400.000 metros cuadrados) quedaban fuera, aunque el Ayuntamiento permitía en un futuro edificar en el 40% a través de un plan parcial que dejaba a los propietarios que así lo quisieran promover un desarrollo de iniciativa privada. Tampoco salió adelante. Los votos a favor de Alpedrete Puede, UNPA y del concejal socialista Juan Antonio Aragoneses no fueron suficientes. Se abstuvieron el PP y las otras dos ediles del PSOE. El plan urbanístico necesita una mayoría cualificada de nueve votos.

La abstención del PP fue clave. Los populares siempre han tenido mucho interés en desarrollar el plan urbanístico cuando estaban en el Gobierno. Pero no han tenido la mayoría. Y uno de sus ediles, Tomás Carrión, nunca puede votar porque tiene intereses familiares en el desarrollo de Los Llanos. De hecho, los terrenos que su familia posee en esa zona tienen opciones de compra con el principal constructor del municipio, Lisardo Cortés. "El PGOU de Alpedrete está muerto. No ha habido consenso", señala Aragoneses. "Al no aprobarse habrá que redactar en el futuro uno nuevo, que ahora deberá incluir un Informe de Evaluación Ambiental Estratégica que retrasará en otros dos años la futura aprobación".

Carlos García, alcalde de Alpedrete, con el micrófono en mano dirigiéndose a los vecinos
Carlos García, alcalde de Alpedrete, con el micrófono en mano dirigiéndose a los vecinos

Haciendo balance de la legislatura, el urbanismo se ha cobrado ya varias piezas políticas. Aragoneses está fuera del PSOE y no seguirá en la vida pública tras los comicios de mayo. Sus compañeras no repetirán en la candidatura del PSOE. Marta Díaz, exsecretaria general de los socialistas de Alpedrete y portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento, dimitió en febrero después de acusar a su partido de perpetrar una cacicada a la hora de decidir la candidatura de mayo. Ella no será. Por su parte, el alcalde Carlos García aclara a El Confidencial que no ha decidido todavía si repetirá.

En cuanto al fracaso del plan urbanístico, García lo resume: "No ha habido un consenso a la hora de cómo hacerlo. Yo defendí el plan presentado en 2017 pero no pensó así mi grupo". El regidor asegura que más allá de intereses personales no hubo acuerdo "con el número de viviendas que debía tener el plan y si Alpedrete podía soportar el crecimiento previsto". Lo que está claro es que no habrá más intentonas esta legislatura. "No convocaré más plenos", sentencia. Lo que está claro es que el urbanismo es uno de los temas importante en el pueblo, tanto que se creó una plataforma ciudadana "sin afinidades ideológicas para poner en valor el medio natural que rodea al municipio".

Uno de los humedales de la zona de Arcilleros. (Javier Sánchez)
Uno de los humedales de la zona de Arcilleros. (Javier Sánchez)

Alberto es uno de los portavoces de Salvemos Alpedrete. "Lo que está claro es que los intereses particulares de algunos políticos han impedido el acuerdo. Unos tienen terrenos en el municipio; otros, fuertes relaciones con constructores". Los vecinos definen lo de Los Llanos como "un auténtico pelotazo" y lo de Los Arcilleros un crimen contra un paraje altamente protegido. "En esa zona hay una gran diversidad, anfibios, humedales que la Comunidad de Madrid quiere proteger. Además de canteras, lo que obligaría a voladuras si se quiere construir".

El pelotazo de Los Llanos tiene un nombre: Lisardo Cortés, uno de los principales constructores del municipio. Ya en el año 2000 el diario 'El País' publicó que uno de sus hijos agredió al entonces concejal de Hacienda, de IU, que había señalado en un pleno que el empresario tenía deudas con el Ayuntamiento. Cortés comenzó a insultarle y amenazarle, según Gil le dijo "hijo puta, te voy a inflar a hostias. Me llamó chulo y me dijo que del Ayuntamiento no le echaba ni Dios, que era suyo", explica entonces el concejal. Por aquella época la Fiscalía de Madrid había solicitado 15 meses de cárcel y ocho años de inhabilitación para el exalcalde del PP, Miguel Ángel Alonso, por "favorecer" los intereses de Cortés, ya que le permitió construir un aparcamiento con una dimensión muy superior al máximo legal. Al final ambos fuerosn absueltos.

Actualmente, Cortés sigue teniendo problemas con la Justicia. Está imputado por estafa, apropiación indebida y alzamiento de bienes en el juzgado número 2 de Collado Villalba. José López, el abogado de los denunciantes, señala que "en dicho procedimiento se ha logrado acreditar con prueba documental, testifical y con el propio reconocimiento por parte del investigado que su empresa es propietaria de diversos terrenos, que permanecen ocultos a nombre de terceros, en Los Llanos", la zona de discordia en el plan urbanístico que nunca se aprueba.

Este letrado es el nuevo portavoz de Vox en Alpedrete y ha llevado el asunto al propio Ayuntamiento, "ya que la constructora del señor Cortés debe impuestos al Consistorio. Esta es propietaria de diversos terrenos que se verían afectados directamente por la aprobación del PGOU y que permanecen inscritos registralmente a nombre de terceros. Pero existe la posibilidad de localizar y embargar dichos terrenos para poder recuperar así el dinero de los contribuyentes, lo que debería ser el objetivo prioritario del Gobierno local".

Vox ha pedido que el Ayuntamiento embargue terrenos que Lisardo Cortés tiene en Los Llanos para saldar así deudas municipales

Vox ya ha solicitado al regidor que interponga de forma inmediata "las acciones penales correspondientes encaminadas a la localización y embargo de dichos bienes ocultos. La obligación de los distintos equipos de gobierno no era otra que la de interponer una querella con el fin de levantar el velo y recuperar los bienes ocultos, sacándolos a subasta y resarciendo, en lo posible, la deuda existente". Lo que hubiera provocado un auténtico terremoto en Los Llanos. "Si Vox llega al Gobierno de Alpedrete ya hemos manifestado nuestra intención de interponer dicha querella", concluye López.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios