Especialmente en Marruecos

Desarticulado un clan que vendía furgonetas robadas en África con la misma matrícula

Un clan familiar con sede en Madrid llegó a hacerse con alrededor de medio millón de euros por robar coches y furgonetas para venderlas en África con matrículas idénticas

Foto: Agentes del Grupo de Delincuencia Organizada del Automóvil de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil (Efe)
Agentes del Grupo de Delincuencia Organizada del Automóvil de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil (Efe)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han logrado atrapar a un clan familiar -compuesto por un padre, sus tres hijos, un sobrino y tres colaboradores- que se lucraba de forma ilíctia de la venta de furgonetas y coches en zonas de África que previamente habían robado. Sus miembros, que actuaban desde Madrid, conseguían introducirlos en el país registrando los vehículos de la misma marca con la matrícula que uno de los coches, obtenido legalmente, del líder de la organización. Otro de los modos con los que obtenían beneficios era el atraco de farmacias.

Un clan familiar, desarticulado por la Guardia Civil, ganó al menos medio millón de euros con el robo de coches y furgonetas para venderlos en África, sobre todo en Marruecos, donde los introducían con el mismo número de matrícula de un vehículo que legalmente poseía el cabecilla de este grupo.

Ha sido la Sección de Delincuencia Organizada del Automóvil de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil quien ha logrado cortar la actividad ilícita de un padre, tres de sus cuatro hijos, un sobrino y otros tres colaboradores -todos ellos ya detenidos- que actuaban en la capital y en otras localidades de la Comunidad de Madrid.

Misma marca, misma matrícula

La denominada operación Mutala ha permitido recuperar 57 vehículos robados en la región madrileña, que tenían como destino Marruecos, y otros cuatro coches de alta gama también sustraídos que utilizaban para su otra actividad: los atracos a farmacias. Según han indicado a Efe fuentes de las investigación, las pesquisas comenzaron en septiembre de 2018 cuando los agentes se percataron de que por diferentes puertos pasaban furgonetas del mismo modelo, pero de distinto color y características y, sin embargo, con la misma matrícula.

El cabecilla del clan, de origen marroquí, era quien dirigía las operaciones y encargaba a su hijo mayor el robo de las furgonetas y coches que tuvieran buena salida en Marruecos. Y ponía condiciones: tenían que ser vehículos de las mismas marcas y modelos que los que ellos tenían legalmente. De este modo, les resultaba más fácil falsificar los números de matrícula y los de bastidor, así como la salida de los coches por los puertos.

Además, el clan familiar, residente en el barrio periférico de San Fermín, aprovechaba la infraestructura y cobertura de las que disponía en Marruecos para vender los vehículos robados. Con el pretexto de que iba a visitar a la familia y con la "seguridad" que le daba llevar un coche o furgoneta con la matrícula "legal", el cabecilla llegó a pasar dos vehículos a la semana. Por cada viaje y coche entregado los miembros obtenían 1.000 euros.

'Modus operandi'

Tras robarlos y antes de trasladarlos a una finca de la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama, los aparcaban en alguna calle y estaban atentos para comprobar si había alguna medida de vigilancia sobre ellos. En esa finca y en un zulo practicado bajo tierra, el clan escondía los elementos necesarios para la falsificación, como troqueladoras, placas de matrícula de metacrilato y aluminio en blanco, punzones para falsificar números de bastidor, o copias de llaves (más de 60 hallaron los agentes).

La Guardia Civil resalta que solo el día en el que se ejecutó la operación, los agentes de la UCO recuperaron 25 vehículos robados que estaban aparcados en distintas calles de la capital y cinco de ellos tenían la misma matrícula.


Otros dos miembros de la familia, en concreto un tercer hijo del cabecilla y un sobrino, se dedicaban a la otra actividad que les reportaba también notables beneficios: el robo en farmacias. Pero antes de perpetrar este delito, se hacían con vehículos de alta gama que robaban preferentemente en centros comerciales. Utilizaban para ello la tecnología más avanzada que les permitía llevárselos en poco menos de un minuto.

Estos dos miembros del clan elegían antes las farmacias donde iban a actuar. Se fijaban sobre todo si había cerca una gran vía de comunicación para poder escapar a gran velocidad, que tuviesen mucha afluencia de público y que contasen con una caja fuerte muy específica de la farmacias. Hasta 20.000 euros llegaron a conseguir en alguna de esas cajas.


El recorrido lo hacían de día para comprobar todos esos extremos. Entraban en las farmacias, pedían cualquier medicamento cotidiano y aprovechaban para grabar con el móvil el establecimiento y la ubicación de la caja. Con todo ello, planificaban el momento de actuar, lo que siempre hacían de noche, ocultos con gorras y pasamontañas. Previamente, habían dejado cerca un coche de los que robaban para huir.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios