PLAN FINAL para las nuevas licencias

Carmena 'entierra' el piso turístico: deberá tener entrada y ascensor independientes

El plan especial del Ayuntamiento está terminado y confirma que los nuevos alojamientos turísticos que compartan edificio con residentes deberán contar con un acceso propio

Foto: Varios turistas con sus maletas en las calles de Madrid. (EFE)
Varios turistas con sus maletas en las calles de Madrid. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid tiene acabado por fin su plan especial para la regulación del uso terciario-hospedaje. Es decir, el que afecta a las viviendas de uso turístico (VUT) que tanto preocupan a administración, hoteleros y vecinos. El delegado del área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, lo llevó a la comisión del ramo y y desde este miércoles, que el pleno municipal lo aprobó definitivamente con los votos de Ahora Madrid y PSOE, entra en vigor. Según pudo saber este diario las novedades que recoge son dos: la necesidad de un plan especial para los edificios completos que quieren destinarse a hoteles (en la práctica el proyecto limita mucho esa posibilidad) y se confirma la obligatoriedad de un acceso independiente para los pisos turísticos que compartan edificio con otras viviendas.

Así viene especificado en el borrador al que ha accedido El Confidencial. Los nuevos alojamientos de uso turístico situados en inmuebles en los que también hay residentes, deberán contar con un acceso propio que se distinga del que usan vecinos y propietarios (no podrán utilizar puertas de entrada, portales o ascensores comunes a las viviendas).

Como avanzó este diario el pasado verano, el ámbito afectado por el plan es una superficie de 52.768.610 metros cuadrados divididos en tres zonas o anillos en función de la saturación que tienen de viviendas temporales. El objetivo del plan, reiteran desde el consistorio, es frenar la conversión de las viviendas del centro en alojamientos destinados exclusivamente a turistas e incentivar el hospedaje en otras zonas de Madrid, redistribuyendo la actividad económica y descargando al mismo tiempo la concentración del centro histórico.

El anillo 1 se corresponde con los límites del distrito Centro, mientras que el 2 se compone del resto de barrios considerados como centro histórico (Chamberí, Salamanca, Retiro Arganzuela y Moncloa-Aravaca). La tercera zona engloba a los barrios de la almendra central, Usera, Carabanchel y Latina.

Entre las novedades del proyecto del Ayuntamiento que se conocerá hoy está esa obligatoriedad del acceso independiente en los edificios residenciales situados en los anillos 1 y 2 en los que se solicite la licencia de uso hospedaje para poner en marcha nuevos alojamientos turísticos. En cuanto al anillo 3, la exigencia se mantendrá cuando el uso de hospedaje pretenda implantarse en situaciones donde no están permitidos otros usos terciarios (es decir, servicios comerciales). Esta reivindicación ha sido constante entre vecinos de los barrios más acusados por el fenómeno de la turistificación —que afecta a la convivencia y a los inasumibles precios del alquiler—, insistiendo en la necesidad de que se estableciera una separación clara en los accesos de residentes y de los inquilinos de paso por una cuestión de seguridad y ruido.

Licencias para alquilar más de 90 días

Fue otro de los puntos de discordia cuando hace un año la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, formalizó la suspensión del otorgamiento de licencias para todas las modalidades de alojamiento turístico durante un año. El plan que el Ayuntamiento aprobará definitivamente la próxima semana asume que la persona que alquile una vivienda como alojamiento turístico durante más de 90 días al año está desarrollando una actividad comercial (según el plazo de tiempo que aparece en la legislación sectorial). De manera que deberá solicitar una licencia de uso terciario de hospedaje para poder llevarla a cabo. Lo que también recoge claramente es que no se impedirán las formas de economía colaborativa que no impliquen una actividad de uso terciario.

Inquilinos de pisos turísticos. (EFE)
Inquilinos de pisos turísticos. (EFE)

Trabas a hoteles en edificios completos

Es probablemente la otra novedad del plan final. El consistorio tiene claro que la administración debe poner coto a los planes de nuevos hoteles, especialmente si pretenden llevar a cabo su actividad en edificios residenciales. Por eso, el proyecto elimina prácticamente la posibilidad de que se sustituya el uso residencial por uso de hospedaje en edificios enteros. A partir de ahora será necesario contar con un plan especial que estudie el impacto del entorno, y que deberá ser aprobado primero por la Junta de Gobierno municipal y más tarde en el pleno.

En el caso de los edificios que ya posean un uso terciario, el Plan General lo que permite es la implantación del hospedaje mediante licencia directa en casi todos los edificios, a excepción de los protegidos que sí requieren de un plan especial. Eso sí, para los hoteles que quieran implantarse en edificios que gocen de protección y que sean de uso residencial, el plan especial deberá acreditar antes que no es viable la rehabilitación del mismo para uso residencial. Solo entonces podrá seguir adelante.

El área de Urbanismo lleva más de un año trabajando en el plan final que hoy se presenta tras haber constituido una mesa de participación a la que han asistido más de 80 representantes de asociaciones y colectivos preocupados por el auge de la turistificación. Además, durante el periodo de información pública se registraron 600 enmiendas. Sobre las acciones de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) —ya en verano recurrieron la paralización de licencias—, el consistorio recuerda que el organismo ha impugnado cada paso del plan que pretende regular los pisos turísticos, poniendo el acento en que ningún juzgado ha dictado medidas cautelares.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios