en el último 'Turno de palabra', de telemadrid

Ruptura total: Irene Montero no quiso coincidir con Errejón ni en maquillaje

No es solo que haya diferencias políticas. Es también un tema personal. Errejón y Montero no cruzaron palabra y evitaron coincidir dentro de las instalaciones de la cadena pública

Foto: Sesión de control. (EFE)
Sesión de control. (EFE)

No es solo que haya diferencias políticas. Es también un tema personal. Íñigo Errejón e Irene Montero acudieron este pasado lunes al programa 'Turno de palabra' de Telemadrid, que presenta Javier Gómez, pero no cruzaron palabra. De hecho, estuvieron en camerinos diferentes y evitaron coincidir en la sala de maquillaje, por donde pasan todos los invitados antes del inicio. Montero pidió incluso abandonar antes de tiempo esa sala, cuando le estaban arreglando el pelo, tras enterarse de que Errejón estaba llegando y se encaminaba a la misma zona. La ruptura es total.

Un claro ejemplo que confirma que el denominado 'espacio del cambio' se ha fragmentado y que una posible recomposición se antoja, a día de hoy, complicada. Es una realidad. La alianza de Íñigo Errejón con Manuela Carmena en la plataforma electoral Más Madrid (al margen de Podemos) ha abierto heridas que de momento son difíciles de cerrar. Un conflicto que se ha trasladado al plano personal. "Es normal. La decisión de Íñigo ha sentado mal. Pero sobre todo porque desde la dirección de Podemos se ha hecho un esfuerzo por no entender esa decisión", explican algunos cargos públicos próximos a Errejón.

Lo más significativo es que la ruptura ya no se disimula. Montero y Errejón estaban invitados el pasado 28 de enero al programa político de Telemadrid, que cumplía su segunda edición. Pero la 'traición' de Errejón estaba muy reciente y ambos, que ya habían confirmado su presencia, declinaron participar a última hora. A Errejón le sustituyó Rita Maestre y a Irene Montero, un siempre mediático Juan Carlos Monedero. La cita se pospuso a este lunes 4 de febrero. Errejón fue invitado de nuevo a participar en la tertulia política con algunos de los que serán sus rivales en la Comunidad de Madrid, el socialista Ángel Gabilondo y el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado. El PP envió a José Luis Martínez-Almeida, que competirá en cambio en el ayuntamiento de la capital.

Tras la tertulia estaba programado el turno de Montero, que sería entrevistada por el conductor del programa. En esta ocasión, los dos líderes de Podemos (si se puede seguir llamando así a Errejón) confirmaron su asistencia, pero aunque compartieron plató en zonas distintas, no cruzaron palabra y evitaron coincidir. La portavoz parlamentaria de la formación morada esperó su momento en un camerino aparte, distinto al que sí ocuparon el resto de políticos invitados, incluido Errejón. Todos juntos pero no revueltos. Errejón en una sala de una planta, y Montero, en otra sala de otra planta distinta.

El colmo del despropósito que vive Podemos llegó en los momentos previos al inicio del programa, cuando todos los invitados tienen que pasar por la sala de maquillaje. Montero llegó primero y allí coincidió con algunos de los representantes de otros partidos que iban a participar en la tertulia. Cuando estaba sentada y la estaban peinando le llegó la noticia de que Errejón había llegado a los estudios y que se encaminaba a la misma sala. No quiso terminar. Pidió levantarse y se fue al camerino que le habían preparado para ella sola. No coincidió con Errejón.

Sí lo hicieron en plató, cuando ya se había iniciado la tertulia en la que participaba Errejón y los técnicos reclamaron a Montero para ponerle los micrófonos a la espera de comenzar su entrevista, que iba después. Allí pudo ver cómo la encuesta de Telemadrid otorgaba a la plataforma de Errejón y Carmena el 10,5% de la intención de voto, superando así a Podemos, que obtendría solo el 9,3%. Aunque aún hay margen para el acuerdo, todos asumen que lo más factible es que haya dos candidaturas tanto en la comunidad como en el ayuntamiento de la capital. "A la gente no le ha gustado el movimiento de Íñigo", señaló Montero en su entrevista.

Íñigo Errejón, en el momento de la tertulia de Telemadrid.
Íñigo Errejón, en el momento de la tertulia de Telemadrid.

Terminada la tertulia y mientras Javier Gómez entrevistaba a Irene Montero, Ángel Gabilondo, Ignacio Aguado, José Luis Martínez-Almeida, Errejón y sus respectivos equipos se retiraron al camerino a disfrutar de un pequeño 'catering' a modo de cena. Allí la comidilla fue lo que todos habían ya detectado, que la relación entre ambos dirigentes morados no pasa por su mejor momento. Errejón fue respetuoso y discreto, pero confirmó lo que todos habían podido ver. La ruptura es total. Nada nuevo. Ya lo había dejado entrever el propio Errejón días antes al ser entrevistado en la Cadena SER cuando le preguntaron si seguía siendo amigo de Pablo Iglesias. "Me gusta pensar que sí, pero estamos en tareas que dificultan la conciliación de los afectos", respondió.

Y es que los afectos jugarán un papel importante en los pocos meses que quedan hasta las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Como ya publicó El Confidencial, los ultimátums y los vetos cruzados abocan de momento al desencuentro. Un escenario que ya asumen los diferentes actores, desde Podemos, IU y Anticapitalistas (que parece que irán juntos) hasta los ecosocialistas de Equo, que se inclinan por integrarse en la plataforma Más Madrid de Errejón y Carmena. La confluencia parece difícil si sus líderes son incapaces de coincidir en un simple plató de televisión.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios