victoria judicial de la empresa pública

Sigue la guerra en Metro: un juez obliga a los maquinistas a tener más turnos partidos

Los sindicatos los habían recurrido porque no se habían pactado. Un juzgado ha dado la razón a la empresa madrileña. El conflicto entre los conductores y la compañía sigue latente

Foto: Una de las estaciones del metro en Madrid. (Reuters)
Una de las estaciones del metro en Madrid. (Reuters)

El conflicto entre el colectivo de maquinistas y la dirección de Metro de Madrid sigue latente. El 19 de enero están previstos nuevos paros (de 11:00 a 12:00 en las líneas 3, 5, 7A, 9A) y el día 26 se trasladarán a las líneas 2, 4, 6, 8, 10A y 12 (de 16:00 a 17:00). Mientras, la compañía ha obtenido una pequeña victoria en los tribunales después de que el Juzgado de lo Social número 7 haya desestimado la demanda presentada por los maquinistas (a la que se sumaron otros cuatro sindicatos) pidiendo la anulación de dos nuevos turnos de trabajo.

"No estamos en contra de estos nuevos turnos, sino de que se hayan impuesto por parte de la dirección en lugar de negociarse con los trabajadores", explica un portavoz del sindicato de maquinistas (SCMM). Los dos nuevos turnos, que han empezado a funcionar el 1 de enero, son el P20 y el T500. El primero establece un horario partido, de 13:00 a 17:30 y de 20:50 a 23:50. El segundo es seguido, de 15:30 a 23:00. Es el P20 el que más ha molestado a los maquinistas, ya que fija un descanso de más de tres horas justo en la mitad. "Un claro ejemplo en contra de la conciliación de la vida laboral y familiar", señala el portavoz del SCMM.

Con estos dos nuevos turnos, los maquinistas tienen ya 31, de los que 26 son seguidos (siete horas y media). El primer turno comienza a las 5:30 de la mañana y acaba a las 13:00. Hay otro turno de 5:50 a 13:20 . "El turno que acaba a las 13:00 no tiene relevo inmediato, ya que el siguiente comienza a las 13:20, con 20 minutos de diferencia, por eso la dirección ha creado el turno P.20, que comienza a las 13:00. Un turno partido que se ha impuesto sin negociar y que obliga a un descanso excesivo de más de tres horas entre las dos partes del turno", recalcan en el sindicato.

Metro argumentó durante el juicio que estos nuevos turnos tienen como objeto mejorar la calidad del servicio, ya que posibilitan una mejor adaptación de la tabla de trenes a las previsibles modificaciones de la demanda. La sentencia, fechada el pasado 14 de diciembre de 2018, considera que no se ha producido una modificación sustancial de las condiciones de trabajo del colectivo de maquinistas, ya que los turnos de trabajo que ya existen se mantienen sin variaciones, añadiendo dos más que solo aumentan la oferta de turnos, sin que ello varíe la dinámica habitual de solicitud de turno por orden de preferencia de cada trabajador afectado y manteniendo en todos los casos la misma jornada anual.

Aglomeraciones en uno de los convoyes de Metro de Madrid en uno de los paros. (EFE)
Aglomeraciones en uno de los convoyes de Metro de Madrid en uno de los paros. (EFE)

"Metro alega que, como el sindicato de maquinistas no ha firmado el convenio colectivo, no hace falta negociar con nosotros", señalan desde el SCMM, y alegan que la creación de estos dos turnos incumple el artículo 12, independientemente de quién lo firmara (está vigente desde marzo de 2017). La sentencia, por su parte, dictamina que no se ha producido una modificación sustancial de las condiciones de trabajo y que en consecuencia tampoco se ha vulnerado el estatuto de los trabajadores. Y, sobre todo, que el actual convenio no impide que la empresa puede crear nuevos turnos, ya que es una facultad inherente a la capacidad de organización de la compañía.

Los horarios no son el único campo de batalla entre la compañía y los maquinistas. La mala gestión en el caso del amianto (con comisión de investigación en la Asamblea de Madrid y denuncia en la Fiscalía), la escasez de plantilla y la falta de trenes (que según los trabajadores repercute seriamente en la calidad del servicio) han enquistado la pésima relación entre este colectivo de empleados (casi 1.800) y la dirección del suburbano. No se ponen de acuerdo ni a la hora de evaluar las condiciones laborales en las cabinas que conducen los convoyes.

Metro está analizando la temperatura de la cabina, los ruidos, las vibraciones y, sobre todo, el aire que respiran los maquinistas mientras trabajan. El problema es que la empresa está midiendo ese aire con las ventanillas subidas, cuando los trabajadores quieren que también se haga con las ventanillas bajadas, para que se pueda determinar con más precisión qué tipo de partículas nocivas hay en los túneles. Lo que está claro es que el colectivo de maquinistas es sin duda el más especializado dentro de la plantilla del suburbano.

Actualmente, la plantilla es de 1.762 maquinistas y el Gobierno regional (tras incorporar 360 conductores en 2016) ha anunciado que sumará otros 100 más. La empresa pública ha abierto dos procesos de promoción interna para captar a empleados de otros servicios y reconvertirlos en maquinistas (tras un curso de formación). En el primero se han ofertado 30 plazas. Solo se cubrieron 18. Ahora, Metro ha sacado otras 30 plazas. Las solicitudes se pueden presentar hasta el 10 de febrero. Si se presentaran menos de 10, no se podría realizar el curso.

Metro ha sacado dos promociones internas para que 60 empleados de otras áreas se reconviertan en maquinistas tras un curso de formación

Las movilizaciones de los maquinistas continuarán en febrero, con paros el 9 y 23 de ese mes, de 11:00 a 12:00, en las líneas 3, 5, 7A, 9A y 11, y los días 2 y 16, de 16:00 a 17:00, en las líneas 2, 4, 6, 8, 10A y 12. En marzo, también se han programado para los días 9 y 23, de 11:00 a 12:00, en las líneas 3, 5, 7A, 9A y 11, y los días 2, 16 y 30, de 16:00 a 17:00, en las líneas 2, 4, 6, 8, 10A y 12.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios