por el control de la candidatura

El conflicto entre Errejón y Espinar resurge en plenas negociaciones para la confluencia

El ex número dos de Podemos se ha resignado a no contar con una total autonomía, pero no a la idea de desarrollar el proyecto político para el que lleva trabajando meses

Foto: Pablo Iglesias, en rueda de prensa anunciando el acuerdo, alcanzado el pasado mes de abril, entre Íñigo Errejón (i) y el secretario general en Madrid, Ramón Espinar (d), para presentar una única lista a las primarias. (EFE)
Pablo Iglesias, en rueda de prensa anunciando el acuerdo, alcanzado el pasado mes de abril, entre Íñigo Errejón (i) y el secretario general en Madrid, Ramón Espinar (d), para presentar una única lista a las primarias. (EFE)

Madrid se convierte una vez más en el epicentro de las disputas entre los sectores de Podemos. Las diferencias que vienen arrastrando el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, y la dirección autonómica del partido, liderada por Ramón Espinar, han vuelto a visibilizarse en la recta final de las negociaciones para la confluencia con Izquierda Unida. Una situación que ha enturbiado tanto las posibilidades de acuerdo entre ambas formaciones para concurrir juntas a las elecciones que se han dado de plazo hasta el jueves para ratificar tanto el pacto electoral como el desarrollo de la campaña, a escasos cinco meses de que se celebren los comicios, y para la que Errejón exige tener las manos libres.

El control de la candidatura y del proceso, como ya ocurrió durante las negociaciones para las primarias internas, vuelve a convertirse en el detonante del conflicto, al darse la situación de que Errejón no tiene presencia en los órganos de dirección. Desde IU no esconden que el conflicto entre el candidato y la dirección de Podemos Madrid está complicando y retrasando la firma de un preacuerdo, que quiere extenderse al resto de municipios madrileños buscando "fórmulas de desbloqueo".

Este lunes se acercaban posturas, consensuando las direcciones de Podemos e IU que el número dos de la candidatura sería para Sol Sánchez (IU) y que esta formación contaría con un 25% de los puestos considerados de salida (un total de seis). Se decidía también que las principales líneas programáticas surgirían del foro de debate Hacer Madrid y, finalmente, que se priorizarían los esfuerzos para desencallar las negociaciones en el resto de los municipios madrileños.

Poco después de que se revelasen los términos del preacuerdo, "principio de preacuerdo" según IU, el equipo de Errejón, con uno de sus miembros presentes en la reunión, desmentía tanto que se hubiese cerrado un preacuerdo como que su número dos será la exdiputada en el Congreso y activista social Sol Sánchez. Las acusaciones cruzadas de "irresponsabilidad" entre el equipo del candidato y la dirección de Podemos comenzaron a sucederse. Si bien desde el entorno del candidato se confía en alcanzar un acuerdo "satisfactorio para todas las partes".

El 'nudo' no sería tanto la número dos, según fuentes cercanas a Errejón, sino más bien los municipios donde no hay acuerdo, a día de hoy prácticamente todos, con excepciones como Alcorcón o Colmenar, aunque estas mismas fuentes comparten con IU que la salida sería celebrar unas primarias conjuntas entre ambas organizaciones. La formación liderada por Alberto Garzón optaba ante este contexto por dar un plazo de 72 horas, que termina este jueves, para que Errejón y Espinar diriman sus diferencias para el "desbloqueo de aquellos municipios en los que surge conflicto a la hora de crear candidaturas conjuntas municipales". Sol Sánchez insistía en esta misma idea: “Es fundamental que se resuelvan los conflictos en todos aquellos municipios de la comunidad autónoma”.

Control de los municipios

Mientras tanto, la dirección de IU no renunciaba a seguir planificando su hoja de ruta alternativa para contar con un plan B en caso de que fracase el acuerdo de confluencia o que, incluso, el conflicto entre la dirección y el candidato llegue al punto de que este último renuncie a concurrir a las elecciones si no es con sus condiciones. De este modo, la federación de IU ya ha puesto en marcha su segunda fase de primarias, tras elegir a los candidatos, para la elección del resto de las listas municipales y autonómicas, a las que podrán concurrir todos los afiliados de IU Madrid.

El entorno de Errejón ha llegado a mostrar una mayor sintonía con las tesis del equipo negociador de IU que con el secretario general en Madrid, Ramón Espinar, lo que da cuenta de las dificultades de partida para el desarrollo de la candidatura. El todavía diputado en el Congreso ya exigió antes de presentarse a las primarias contar con plena autonomía frente a la dirección madrileña respecto a su candidatura, pero finalmente todo se precipitó tras la filtración del denominado documento Bescansa, por error de la propia cofundadora del partido, dirigido a Íñigo Errejón y en el que se detallaba un plan para ser su número dos en la candidatura para la Comunidad de Madrid y derrocar posteriormente a Pablo Iglesias, de cara a tomar el liderazgo de Podemos antes de las elecciones generales de 2020. El acuerdo marco firmado a nivel estatal entre Podemos e IU hizo el resto, imponiendo la marca, que Errejón pretendía superar prescindiendo de las siglas, y cuestiones estratégicas.

El ex número dos de Podemos se ha resignado a no contar con una total autonomía, pero no a la idea de poder desarrollar el proyecto político para el que lleva trabajando meses. Su última baza para ello es el control de la campaña electoral, pero también de las candidaturas del resto de municipios madrileños. El 'nudo' en el que estaría encallada la negociación con IU, para lo que el candidato ya presentó batalla, con buenos resultados, tras competir con candidatos afines frente a los oficialistas en las primarias para la elección de secretarios generales municipales.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios