en enero, nuevas protestas

Los maquinistas paran el metro por medir el aire de su cabina... con la ventanilla bajada

La empresa evaluará las condiciones laborales de las cabinas donde trabajan 1.700 conductores. Estos quieren que les midan el aire con la ventanilla bajada, Metro prefiere que esté subida

Foto: Imagen de archivo de un andén durante una huelga convocada por el sindicato de maquinistas de Metro de Madrid. (EFE)
Imagen de archivo de un andén durante una huelga convocada por el sindicato de maquinistas de Metro de Madrid. (EFE)

Dos semanas de paros parciales. En la primera, entre el 10 y el 14 de diciembre, las protestas se llevaron a cabo en las líneas 6 y 10 de Metro por la mañana. En la segunda, entre el lunes 17 y este viernes 21, en las líneas 1, 2, 3 y 5 por la tarde. Los maquinistas del suburbano madrileño se han enfrentado de nuevo estas navidades a la Consejería de Transportes. Ya convocaron paros el año pasado por las mismas fechas. No piden mejoras salariales, sino que se aumente la plantilla y sobre todo que se evalúen sus condiciones laborales en las cabinas. Especialmente el aire que respiran mientras conducen los convoyes.

Ese ha sido el principal punto de escollo en su negociación con la dirección de Metro, que depende de la Comunidad de Madrid. Los maquinistas quieren que les midan el aire con la ventanilla bajada. La empresa cree en cambio que hay que hacerlo con la ventanilla subida. No hubo acuerdo, y por tanto continuó la convocatoria de paros. Metro comenzará estas mediciones después de las navidades, el 14 de enero. Lo hará una empresa externa que cobrará por ello 14.300 euros. El objetivo es medir la calidad del aire en las cabinas de todos los trenes que se mueven por las líneas 1, 5, 6, 7B, 9 y 9B.

"Es lo que pidieron los trabajadores", explican desde Metro. "Son las líneas donde circulan todos los modelos de tren. Por eso son las elegidas", señala Juan Antonio Ortiz, portavoz del sindicato de maquinistas. Un portavoz de la compañía aclara que lo lógico es hacer las mediciones del aire con las ventanillas bajadas, ya que las cabinas están climatizadas para que los conductores no pasen frío en invierno ni calor en verano. "Es su forma habitual de trabajar". Los conductores tendrán que llevar un aspirómetro durante toda una jornada laboral para hacer este estudio. Ortiz considera en cambio que hay que hacerlo de las dos maneras: con la ventanilla subida y con la ventanilla bajada.

"Muchos compañeros trabajan con la ventanilla bajada. Y la ley de prevención de riesgos laborales dice que hay que evaluar las condiciones de trabajo bajo las condiciones más desfavorables. Hay que determinar con precisión qué partículas nocivas respiramos, incluidas las que hay en los túneles. Estamos hablando, por ejemplo, de las fibras de amianto". Y es que, desgraciadamente, el amianto ha provocado toda una crisis desde que se descubriera este material en las instalaciones de Metro. De momento, ya hay dos trabajadores muertos, una investigación parlamentaria y otra en la Fiscalía de Madrid.

La estación de metro en la Puerta del Sol de Madrid, una de las más concurridas. (EFE)
La estación de metro en la Puerta del Sol de Madrid, una de las más concurridas. (EFE)

"La empresa externa realizará los estudios con la ventanilla subida. Metro nos ha dicho que luego internamente, con medios propios, se medirá el aire con la ventanilla bajada. Pero, sinceramente, no nos fiamos de Metro", explica Ortiz. Desde la empresa pública recalcan que una de sus prioridades es la seguridad de sus trabajadores y que no se va a reparar en gastos en este capítulo. "También se van a evaluar la temperatura de la cabina, los ruidos, las vibraciones. Metro está haciendo un esfuerzo. No entendemos los motivos de estos paros".

Para los maquinistas, hay más que suficientes: la mala gestión en el caso del amianto, la falta de maquinistas, la falta de trenes y los continuos problemas en el servicio, que han llevado a la oposición en la Asamblea de Madrid a pedir la dimisión del gerente y la comparecencia de la consejera. Actualmente, la plantilla es de 1.762 maquinistas y la comunidad (tras incorporar 360 conductores en 2016) ha anunciado que sumará otros 100 más. "No son suficientes para dar un servicio decente. Son necesarios 350, no 100", señalan desde el sindicato.

Las protestas seguirán en enero. El día 19, los paros se desarrollarán de 11:00 a 12:00 en las líneas 3, 5, 7A, 9A, y los días 11 y el 26, de 16:00 a 17:00 en las líneas 2, 4, 6, 8, 10A y 12. Las movilizaciones continuarán en febrero, con paros el 9 y 23 de ese mes, de 11:00 a 12:00 en las líneas 3, 5, 7A, 9A y 11, y los días 2 y 16, de 16:00 a 17:00 en las líneas 2, 4, 6, 8, 10A y 12. Finalmente, en marzo se han programado para los días 9 y 23, de 11:00 a 12:00, en las líneas 3, 5, 7A, 9A y 11, y los días 2, 16 y 30, de 16:00 a 17:00, en las líneas 2, 4, 6, 8, 10A y 12.

Con los datos en la mano, solo 71 maquinistas (de 1.700) votaron a favor de los paros. En la última asamblea donde se decidió ir a la huelga asistieron 138 conductores, de los que 71 votaron sí, 58 no y nueve se abstuvieron. "Es cierto que puede haber cierta dejadez en la presencia de los compañeros en las asambleas, pero somos un colectivo muy unido y la gran mayoría apoya los paros. Cuando ha habido convocatorias de protestas para todos los trabajadores de Metro, se han producido asambleas con 40 personas en una empresa de más de 6.000 empleados", concluye Ortiz. Los salarios de los maquinistas oscilan entre los 35.000 y los 50.000 euros brutos anuales, trabajan 7,5 horas diarias, y tienen 51 días naturales de descanso todos los años.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios