COMPARECENCIA DE MANUELA CARMENA

El 'paraíso' de Madrid Central: cae el tráfico, el uso de 'parkings' y no hay efecto frontera

Los datos expuestos por la alcaldesa este jueves niegan que Madrid Central esté castigando a los distritos limítrofes y solo señalan un aumento del tráfico en la M-30

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

Manuela Carmena compareció este jueves en el pleno municipal del ayuntamiento para hacer un primer balance de la puesta en marcha de Madrid Central, la superárea de prioridad residencial lanzada por el consistorio hace tres semanas. Y según ha explicado la regidora, entre críticas de la oposición, los datos del consistorio avalan que la iniciativa está dando resultados. En primer lugar, Carmena ha mencionado el crecimiento de la demanda de autobuses municipales (EMT) en el interior de Madrid Central: un 3% frente al 5% que ha subido en el perímetro que delimita toda la zona. Respecto a la regularidad, continuó la alcaldesa, ha sido del 1% y del 1,8% respectivamente.

Dicho de otra manera: desde el 30 de noviembre se realizarían unos 10.000 viajes más de media al día que, según el ayuntamiento, el reparto modal en la ciudad permitiría traducir en 25.000 viajes más al día en transporte público.

Los aparcamientos públicos también van en la misma línea. Tal y como ha explicado Carmena, los datos se mantienen estables de lunes a viernes (no parece haber influido en este caso Madrid Central), pero en el perímetro la bajada es del 10%. El fin de semana, en cambio, la afluencia en los 'parkings' baja un 10% en el interior y sube de un 5% a un 16% en el perímetro. Este efecto era uno de los previstos: los días de fiesta y fines de semana, muchos ciudadanos se acercan con el coche a las zonas que delimitan con Madrid Central para estacionar y después acceder a la almendra.

En todo caso, se trata de un dato que choca con otro de los aportados por la alcaldesa: que no existe efecto frontera. Este fenómeno, según denunciaban vecinos de distritos colindantes, especialmente los de Chamberí, amenazaría con colapsar los distritos limítrofes ante el 'cierre' de la zona Centro, provocando que muchos ciudadanos y visitantes 'tomaran' estos barrios para evitar las multas de Madrid Central y, al mismo tiempo, acercarse al núcleo de la ciudad. Precisamente, la asociación vecinal Chamberí Se Defidende advertía de esta situación a este diario hace semanas: "Estamos extremadamente preocupados con el efecto frontera que la APR de Centro va a provocar, en barrios que siempre han presentado una dificultad circulatoria como son los bulevares, José Abascal y Santa Engracia".

Tal y como explicó Carmena, en estas primeras tres semanas la intensidad de circulación en el interior de la Gran Vía ha descendido en días laborales en un 30,4%, mientras que en la calle Toledo el descenso ha sido de un 9,6%, y de un 8,2% en la calle San Bernardo. También en el exterior de Madrid Central, el tráfico en el perímetro que delimita la zona de bajas emisiones ha disminuido un 2,5%, aunque, eso sí, el ayuntamiento indicó que se había incrementado un 0,9% en la M-30. También era lo esperado: el consistorio reconoce que Calle 30 constituye el principal itinerario alternativo para el tráfico de paso.

La oposición, especialmente PP y Ciudadanos, se mostró especialmente dura con este dato, asegurando que aunque porcentualmente casi el 1% representa muy poco, el enorme caudal de tráfico supone que la representación en coches sea enorme, infinitamente más que lo que pueda suponer un 18% de reducción de vehículos en la calle Toledo.

En cuanto a las zonas de aparcamiento del SER dentro de Madrid Central, que ahora son todas plazas verdes y solo pueden aparcar residentes y vehículos autorizados como los cero, los ECO y los de las personas con movilidad reducida, se han vendido un 50% menos de tiques respecto al mismo periodo del año anterior. De estos, el descenso de vehículos sin etiqueta es del 80%.

El otro gran anuncio de Carmena en su comparecencia de este jueves fue la puesta en marcha de una mesa de seguimiento que funcionará a partir de enero y que pretende examinar la información que muestran los indicadores de Madrid Central. Estará formada por residentes en el área, organizaciones sociales, empresariales y sindicatos, expertos en salud y calidad del aire, universidades y técnicos municipales.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios