en majadahonda y villanueva del pardillo

Un rebaño de 500 ovejas a su suerte deja accidentes, ataques y ejemplares muertos

La Consejería de Medio Ambiente ha abierto una investigación. Los ecologistas aseguran que hay animales enfermos y muertos. El pastor niega las acusaciones mientras se trata de un cáncer

La Consejería de Medio Ambiente ha abierto una investigación para dilucidar si Julio de la Losa Blázquez, ganadero madrileño, cuida convenientemente de su rebaño de ovejas. Los animales, entre 400 y 500, canchan a sus anchas entre los términos municipales de Majadahonda y Villanueva del Pardillo, y han provocado ya más de un susto a los conductores que circulan por la M-509. Algunas de las ovejas han sufrido incluso ataques de perros. La asociación ecologista 'Wings of heard' denuncia que los ovinos están muriendo y ya han recogido a algunos heridos, a los que han trasladado a sus instalaciones, en Villanueva de Perales.

Técnicos de la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación se trasladarán a la zona para evaluar el estado de los animales después de la comunicación que le ha hecho el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. La consejería ha reconocido que los animales "están disgregados" por la zona y quiere saber de primera mano si el rebaño está en malas condiciones. "No se puede decir que estén abandonados, pero sí desatendidos", explican desde el Seprona. Julio, el pastor, en conversación telefónica con El Confidencial (en ese momento no estaba con sus ovejas) asegura que las cuida todos los días, pero que está en tratamiento con un cáncer lo que está provocando que otra persona le esté ayudando.

Uno de los corderos de Julio heridos y recogidos por un vecino
Uno de los corderos de Julio heridos y recogidos por un vecino

Ana es una vecina de Boadilla que asegura haberse encontrado un cordero de unos tres meses (ver foto) "tirado en la zona con muy mal estado y la que se supone que era su madre muerta al lado. Decidimos llevarlo a un veterinario". Ana señala que ya ha visto varios cadáveres de ovejas. "Están todos es muy mal estado. Basta con ir por la zona y comprobarlo". El veterinario trasladó al cordero a las instalaciones que la asociación 'Wings of Heard' tiene en Villanueva de Perales. Se definen como "organización de rescate y defensa de animales considerados de granja, víctimas de la explotación ganadera, el abandono o maltrato".

Laura es una de las responsables de Wings of Heard y describe una situación dantesca. "Hace un mes y medio recibimos la primera llamada y nos encontramos una oveja con el cuerpo medio quemado. Sigue hospitalizada y le hemos tenido que amputar una pata". La situación empeoró con el tiempo. La asociación ha ido en más ocasiones y ha visto como el rebaño se ha ido reduciendo en número poco a poco. "Yo he visto en cuatro horas más de 300 ovejas que se acercaban a la carretera sin ningún tipo de control. Muchos corderos tenían heridas. Muchos animales están cojos buscando agua. Duermen a la intemperie. Hay algunas cabras, que se puede caer a la depuradora. Lo suyo es que duerman protegidas". La asociación va a denunciar al pastor por abandono. "Él tiene una obligación con sus animales". Los ecologistas piden que si este pastor no puede hacerse cargo los animales sean recogidos por otros ganaderos.

Ana, la vecina de Boadilla, explica que "cuando localizamos al rebaño vimos ovejas muertas, ovejas famélicas, sin alimento, sin agua, con heridas en las patas. En un estado absoluto de abandono. Una persona nos informó que el pastor llevaba de baja un mes y medio, y fue esa misma persona la que nos dijo que había puesto sobre aviso al Seprona". La Guardia Civil visitó el lugar y comunicó lo que había encontrado a la Comunidad de Madrid, que señalan que el ganadero es un viejo conocido, ya que ya ha tenido sanciones económicas y se le tuvo que retirar en el pasado otro rebaño por el mal estado en el que estaban los animales. La Junta de Castilla y León también le ha abierto expedientes sancionadores.

El problema es que los animales campan sin ningún tipo de control. Algunas de las ovejas han sido atacadas por perros y ya han provocado algún accidente de tráfico. Eso sí, sin heridos. Ángel es periodista y señala que se ha encontrado al salir a hacer deporte a las ovejas en un paraje que une Majadahonda con Villanueva del Pardillo, el Barranco de la Vigüela. "Me extrañó verlas solas. No había ningún pastor ni ningún perro". Ante la falta de agua potable, los animales se están acercando a la depuradora de El Plantío, en Majadahonda, muy cerca de la M-509.

Una de las ovejas con sus crías
Una de las ovejas con sus crías

Esta falta de atención puede provocar la aparición de ciertas enfermedades entre el rebaño, como son algunos tipos de zoonosis, la lengua azul, sarna o botulismo. Varios testigos señalan además que el rebaño se ha separado en varios grupos, uno grande y otros tres o cuatro pequeños. "Hemos visto ovejas con heridas por mordeduras, en muy mal estado, incluso una llevaba un lazo de conejo en el morro. Estos lazos son ilegales", señala Ana. El pastor, Julio de la Loza, tiene adjudicados determinados terrenos en Majadahonda para el pastoreo. Él se define como ganadero trashumante. "Llevo haciéndolo desde los 8 años".

Julio niega que el rebaño esté abandonado. "No es cierto. Voy todos los días. Comen del campo y pienso. Lo que pasa es que ahora estoy con un tratamiento por culpa del cáncer y me está ayudando un chico". Señala además que sus animales no están heridos, aunque no sabe precisar cuántos ejemplares tiene actualmente y si está perdiendo ovejas por el mal estado de algunas de ellas. "Lo único que sé es que un perro me mató algunos corderos, pero no voy a denunciar al dueño. No me gusta. Yo no soy así". Explica además que todo es culpa de un agricultor que le ha denunciado. También afirma que lo mejor para las ovejas "es dormir bajo los árboles".

Julio ya fue noticia hace doce años cuando llegó a la Casa de Campo con sus ovejas sin contar con el permiso de la Comunidad de Madrid. En principio, solo tenía una autorización para mover el ganado entre Colmenar Viejo y Cobeña. Julio se trajo sus 900 cabezas, sin tener los papeles en regla. La Policía Municipal tuvo que hacer de pastor y recluir las ovejas en un cercado ya que no tenían los papeles sanitarios en regla. Los veterinarios del Ayuntamiento le exigieron los certificados de que todas las ovejas estaban vacunadas contra la lengua azul, que se puede transmitir a las personas. Como los animales no estaban vacunados, no pudieron pasar por la capital.

Julio asegura que su abuelo llegó a tener más de 11.000 ovejas, pero no da una explicación cuando se le pregunta que, si tiene el control sobre los animales, cómo ha permitido que una asociación se lleve varios ejemplares heridos ('Wings of Heard' tiene cuatro en sus instalaciones). "Si, vi como se las llevaban. Lo sé. Dos chicas en un coche. Ya veré si pongo una denuncia", señala. "Todo está en orden", insiste, asegurando al periodista que escribe que si quiere un cordero estas Navidades que le llame.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios