PRIMERAS HORAS en coche por la nueva zona

Día 1 en Madrid Central: 'autogestión' sin agentes, menos tráfico privado, mucho taxi...

Muy poca congestión en el perímetro de la nueva zona de bajas emisiones de Madrid. Sorprendió, eso sí, la falta de agentes de movilidad en los puntos de entrada. No hubo caos

Foto: La Gran Vía esta mañana, prácticamente sin tráfico privado. (EC)
La Gran Vía esta mañana, prácticamente sin tráfico privado. (EC)

Madrid Central, la zona de bajas emisiones lanzada por el Ayuntamiento de la capital en la zona centro, entró en vigor este viernes. A las doce de la noche empleados del consistorio terminaban de pegar todos los carteles que advierten de su puesta en marcha y, sobre todo, que hacen reconocible a los usuarios las restricciones al tráfico privado. La verdad es que el caos no llegó a Madrid este viernes. De hecho, en el perímetro que engloba la nueva superárea el tráfico disminuyó notablemente. El consistorio dio los datos de la EMT relativos a la primera franja horaria de la mañana, hasta las 12 horas. En concreto, según la empresa de transporte madrileña, las reducciones de de los tiempos de viaje han sido de un 20% en las líneas de la zona de afluencia y en un 50% en los tramos interiores.

En realidad, cualquier usuario que cogiera el coche esta mañana pudo comprobar por sí mismo que la congestión en la zona de Madrid Central fue bastante baja. Desde El Confidencial lo hemos probado en primera persona saliendo de Pozuelo en torno a las 9 de la mañana en un vehículo con etiqueta C y de no residente. En menos de 25 minutos cruzamos la Gran Vía y llegamos a la plaza Pedro Zerolo (antes Vázque de Mella) de Chueca, donde accedimos al aparcamiento para dejar el vehículo. La entrada en Madrid por la calle Princesa fue muy fluida y en el tramo de la Gran Vía desde la Plaza de España a Callao no había prácticamente coches privados, pese a contar con un solo carril en esa dirección.

Muchos taxis en la Gran Vía durante el arranque de Madrid Central. (EC)
Muchos taxis en la Gran Vía durante el arranque de Madrid Central. (EC)

A lo largo de toda la arteria, que inauguró su semipeatonalización la pasada semana, se podía apreciar, sobre todo, muchos taxis y tráfico fluido de autobuses. Lo sorprendente fue la falta de agentes de movilidad. En el recorrido de la Gran Vía y la calle Alcalá —para atravesar la arteria principal y cruzar al lado de Chueca— apenas se apreciaron dos agentes y algún otro que pasó en moto por la Gran Vía. Sí había un equipo de ellos en la plaza de Cibeles, frente a la sede del Ayuntamiento, que iban solventado dudas a usuarios que mostraban inquietudes. También llamaron la atención a un vehículo que pretendía acceder a Madrid Central sin etiqueta. Los no residentes pueden entrar al perímetro con etiqueta medioambiental puesta, B y C, si es para dejar su coche en un 'parking'.

Un agente de movilidad explica a un usuario que sin etiqueta no puede acceder. (EC)
Un agente de movilidad explica a un usuario que sin etiqueta no puede acceder. (EC)

En todo caso, las multas no están previstas antes de marzo. A partir de hoy el consistorio empieza una campaña de información que durará hasta después de las Navidades. A partir de ese momento y hasta bien entrado febrero llegarán avisos a todos los ciudadanos que no cumplan la normativa, en lugar de recibir sanciones económicas. El objetivo es concienciar a todo el mundo de cómo funciona la nueva área antes de empezar a multar. También es cierto que quedan cosas por hacer. Aunque la puesta en marcha de Madrid Central coincide con la gran parte de medidas activas, faltan todavía cámaras de seguridad (de entrada y salida) en los aparcamientos que servirán precisamente para controlar los coches que entrar a un 'parking' y, por eso, no deben recibir multa.

Empleados del Ayuntamiento anoche colocando las últimas señales de Madrid Central. (Ayuntamiento de Madrid)
Empleados del Ayuntamiento anoche colocando las últimas señales de Madrid Central. (Ayuntamiento de Madrid)

Algunos aparcamientos públicos autorizados de la zona todavía no cuentan con el sistema informático que permitirá transferir los datos de los usuarios al Ayuntamiento y poder cotejar realmente la actuación de los coches que atraviesan Madrid Central. Es el caso del de Pedro Zerolo y también del aparcamiento de Barceló, en Tribunal, una de las zonas que se añade a la nueva gran APR. En la calle Fuencarral y las aledañas como la Palma o Corredera Baja de San Pablo tampoco se congestionaron a lo largo de la mañana.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios