AYUNTAMIENTO Y DRAGADOS RESUELVEN EL CONTRATO

Divorcio 'pactado' Carmena-Florentino: el consistorio asume la gestión de los túneles

Ayuntamiento y Dragados deciden resolver de mutuo acuerdo el contrato tras la crisis de los túneles. Los distritos recuperan la competencia de la conservación viaria de la ciudad

Foto: El túnel de María de Molina, cuando cerró el pasado agosto por obras. (EFE)
El túnel de María de Molina, cuando cerró el pasado agosto por obras. (EFE)

El conflicto de los túneles está más cerca de llegar a su fin. El Ayuntamiento de Madrid y Dragados, filial del grupo ACS, han llegado a un acuerdo para resolver el contrato integral firmado en enero de 2014 —aún bajo el Gobierno municipal de Ana Botella— por el que la empresa propiedad de Florentino Pérez pasó a ocuparse del servicio de conservación de las vías públicas de la capital. En concreto, Dragados presentó este lunes la solicitud de resolución contractual reconociendo la inconveniencia de mantener dicho contrato por las "rigideces técnicas" y los "desequilibrios económicos" derivados de su propia ejecución, según ha podido saber este diario.

Dicho de otra forma: la concesionaria está de acuerdo en poner punto y final al contrato por el que debe encargarse de las infraestructuras viarias debido, en gran medida, a los sobrecostes que su conservación está conllevando. Por su parte, el consistorio y el área de Desarrollo Urbano Sostenible que dirige José Manuel Calvo llevan meses peleando por recuperar esas competencias y descentralizarlas en los distritos. Así que lo que hay encima de la mesa es un divorcio de mutuo acuerdo que, según los plazos estimados por la Administración municipal, se formalizará en un plazo aproximado de un año.

Por el momento, lo que hay encima de la mesa es un acuerdo para iniciar los trámites de la disolución de este contrato de forma pactada. A partir de ahora, ayuntamiento y Dragados iniciarán la negociación específica para acordar las condiciones de la resolución y, sobre todo, cómo se garantizará la continuidad de la prestación del servicio hasta que este sea asumido por los órganos municipales el próximo año. Es decir, este invierno —época de lluvias—. Fuentes del área de Urbanismo confirman a este diario que el contrato seguirá vigente hasta que comience a funcionar la nueva organización del servicio. Es decir, Dragados continúa siendo responsable de las actuaciones de conservación, mantenimiento de túneles, reparación de pavimentos y demás infraestructuras viarias.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a Florentino Pérez. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto a Florentino Pérez. (EFE)

El acuerdo que hoy confirmó Calvo en la comisión del ramo al resto de grupos de la oposición ha permitido limar las recientes asperezas con la empresa de Florentino Pérez, especialmente a raíz de la crisis de los túneles, que ha generado atascos kilométricos a los ciudadanos en los días de lluvia que el mes pasado se saldaron con siete túneles cerrados parcial o totalmente por filtraciones de agua. Lo que confirma el consistorio es que este acuerdo es una nueva fase en la relación entre el ayuntamiento y Dragados; aunque, eso sí, los litigios pendientes a raíz de conflictos anteriores —que conllevaron la apertura de expedientes y, finalmente, la judicialización— seguirán adelante y aún deben resolverse en los tribunales. Es decir, lo que firman Carmena y Florentino Pérez es la paz, pero a partir de ahora.

El ayuntamiento lleva tiempo trabajando en un acuerdo que vaya en esta línea. El pasado mes de julio, el pleno municipal aprobó con los votos favorables de Ahora Madrid y PSOE instar al Gobierno de Carmena que adoptara de forma urgente "los acuerdos precisos" para realizar "la necesaria revisión" en el servicio de conservación de las infraestructuras viarias, adaptándola al nuevo marco competencial. Esta moción se refería al acuerdo aprobado en la Junta de Gobierno días antes, en el que se propuso que la competencia de conservación de las vías públicas pasara del área de Desarrollo Urbano Sostenible a los distritos para responder de manera más eficaz a las demandas vecinales. Y precisamente ahora que se podrá resolver el contrato integral con Dragados, el consistorio apostará por la descentralización total.

Así lo explicó el delegado Calvo en la comisión de su área, recordando que todos los problemas “vienen derivados del contrato integral firmado y adjudicado por el PP hace años”, por el que el Ayuntamiento perdió, “renunció” al control directo “de algo tan esencial” como el control de los pavimentos, calzadas, aceras y túneles. El contrato integral, recordó Calvo, tiene limitado anualmente la cuantía de inversión en todas sus prestaciones. Y esto, “hace muy difícil revertir los problemas de conservación”.

El conflicto de los túneles

La crisis de los túneles se judicializó cuando el Gobierno municipal trató de secuestrar el contrato a Dragados, alegando dejación de funciones en las tareas de mantenimiento. La Justicia suspendió la intervención del contrato tras el recurso de la empresa y el ayuntamiento llegó a abrir dos expedientes el pasado mes de marzo a la concesionaria por deficiencias en el mantenimiento de dos túneles, concretamente los de María de Molina y plaza de Castilla. Se señalaban infracciones graves con unas sanciones asociadas cercanas al millón de euros, tal y como adelantó este diario.

Fue entonces cuando las dos partes accedieron a buscar un acuerdo extrajudicial, al que no se había llegado hasta ahora, coincidiendo con el recrudecimiento de la crisis de los túneles y los grandes atascos asociadas a esta. Las sanciones a Dragados quedan en 'stand by'.

El conflicto entre Carmena y Florentino Pérez con motivo del caos circulatorio por la falta de mantenimiento de los túneles sienta sus bases en un contrato firmado por el anterior equipo de gobierno, liderado por la popular Ana Botella, y que se equipara al de limpieza que se llevó la misma concesionaria. Esto es, con unos márgenes reducidos y unas obligaciones por parte de la concesionaria mermadas en los pliegos de contratación, que tendrían como consecuencia una deficiente falta de mantenimiento.

De no llegarse a un acuerdo extrajudicial, el propietario de ACS tenía mucho que perder, más allá de este contrato. Y es que el presidente del Real Madrid todavía espera la concesión de la licencia para la realización de las obras del nuevo Bernabéu. Una licencia con la que contaba para finales de abril o principios de mayo, de acuerdo con los plazos habituales tras la aprobación del Plan Especial para la realización de las obras del nuevo estadio pero, que a día de hoy, todavía no se ha tramitado.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios