crisis de los túneles

La guerra Carmena-Florentino amenaza con multas y más retrasos en el nuevo Bernabéu

Evitar el caos circulatorio por el cierre de túneles es prioritario para la alcaldesa. El propietario de la concesionaria también tendría mucho que perder si ambas partes no llegan a un acuerdo

Foto: Florentino Pérez, presidente de ACS, junto a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
Florentino Pérez, presidente de ACS, junto a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

El cierre de los túneles en la capital por filtraciones de agua y los consiguientes atascos kilométricos son una escena que con la llegada de las lluvias se ha repetido ya dos veces en menos de una semana. Si no se llevan a cabo las necesarias tareas de mantenimiento en estas infraestructuras, según reconocen técnicos del Ayuntamiento de Madrid, estos episodios podrían seguir repitiéndose durante todo el invierno. La crisis de los túneles lleva varios meses judicializada, desde que el Gobierno municipal trató de secuestrar el contrato a Dragados, la filial de ACS de la que es propietario Florentino Pérez, al considerar dejación de funciones en las tareas de mantenimiento. Ahora trata de buscarse un acuerdo extrajudicial como salida negociada al conflicto, en el que no solo está en juego evitar el caos circulatorio, sino la apertura de expedientes con sanciones millonarias a la concesionaria o el deterioro de las relaciones entre la alcaldesa, Manuela Carmena, y Florentino Pérez, quien todavía espera la concesión de la licencia para la realización de las obras del nuevo Bernabéu.

La guerra Carmena-Florentino amenaza con multas y más retrasos en el nuevo Bernabéu

El ayuntamiento ya abrió dos expedientes a Dragados por deficiencias en el mantenimiento de los túneles de María de Molina y plaza de Castilla el pasado mes de marzo, señalando hasta cuatro infracciones graves. El montante de las sanciones asociadas era cercano al millón de euros, pero se congelaron tras la voluntad de las partes de alcanzar un acuerdo extrajudicial. El acuerdo que para el Ayuntamiento de Madrid es urgente no ha llegado todavía, y la crisis de los túneles se recrudece con la llegada de las lluvias. Situación por la que no se descartan nuevos expedientes, que incluso tiene previsto demandar el grupo socialista en la próxima comisión del área de Desarrollo Urbano Sostenible, además de instar a tomar medidas y buscar con urgencia un acuerdo. Las sanciones en esta ocasión podrían ser millonarias.

El horizonte de la resolución de mutuo acuerdo a este conflicto entre el ayuntamiento y la filial de ACS, por el que se frenaron las sanciones, no parece cercano. Las negociaciones se están llevando al máximo nivel, pero las partes evitan poner fecha al acuerdo. Desde el área de Desarrollo Urbano Sostenible, que dirige José Manuel Calvo, se insiste en que la prioridad es resolver esta problemática con la mayor premura posible. Todo ello asumiendo que un acuerdo extrajudicial no sería lo más justo.

El objetivo es que la salida que se encuentre no sea traumática para ninguna de las partes. Evitar el caos circulatorio es una prioridad para el Gobierno muncipal, máxime cuando la oposición ha puesto el punto de mira en las afecciones al tráfico de Madrid Central. Sin embargo, el propietario de ACS, Florentino Pérez, también tendría mucho que perder si no se produce un alto el fuego.

Antes del conflicto reinaba la sintonía, como mostraron el presidente del Real Madrid, la alcaldesa y el concejal de Desarrollo Urbano durante la presentación del Plan Especial para la realización de las obras del nuevo estadio Santiago Bernabéu. Entonces se dijo que la licencia de obra estaría tramitada entre finales de abril o principios de mayo. A fecha de hoy, la licencia del ayuntamiento para la remodelación del estadio todavía no ha llegado al despacho de Florentino Pérez.

La solución no se visibiliza a corto plazo porque, aun en caso de que la concesionaria aceptase que el mantenimiento de los túneles le corresponde como parte de las cláusulas del contrato de Gestión Integral de Infraestructuras Viarias de la Ciudad de Madrid, primero habría que hacer una auditoría sobre el estado de los túneles y posteriormente unas obras que podrían prolongarse en el tiempo, con la consiguiente afectación al tráfico rodado. Y es que el ayuntamiento ya subrogó contratos de actuaciones urgentes para mejorar el mantenimiento de los túneles sin apenas resultados.

Desde Ciudadanos, se apuesta por que el ayuntamiento tome las riendas y haga uso de su potestad para realizar las labores de mantenimiento que considere necesarias. Una alternativa que desde el consistorio desechan, porque supondría una violación del contrato. Con todo, es precisamente el contrato que firmó Dragados con el anterior equipo de gobierno el que se critica como una mala herencia recibida por el hecho de ser integral y no diferenciar los túneles del resto de infraestructuras viarias.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios