LA CALLE ALCALÁ TAMBIÉN SE REORDENA

Más peatonalización: Carmena elimina un carril de Recoletos de forma permanente

El consistorio sorprende con una nueva reordenación en algunas de las principales calles de Madrid. El paseo de Recoletos suprimirá un carril para siempre y la calle Alcalá cambia

Foto: Cientos de personas, en la salida de la quinta carrera contra el cáncer en el paseo de Recoletos de Madrid. (EFE)
Cientos de personas, en la salida de la quinta carrera contra el cáncer en el paseo de Recoletos de Madrid. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid suprimirá un carril de circulación en el paseo de Recoletos para dar más espacio al peatón. Así lo ha comunicado este miércoles, con el objetivo de facilitar el tránsito peatonal y la seguridad en los desplazamientos de la ciudadanía. La medida se señalará inicialmente con vallas —que se estám instalando desde este miércoles— hasta realizar las obras pertinentes el próximo año.

En concreto, el consistorio está colocando vallas 'new jersey' en el paseo de Recoletos, entre la calle Prim y Cibeles (dirección Atocha), y en la calle Alcalá, entre Cibeles y Barquillo, además de en la zona aledaña al cuartel del Ejército de Tierra, en su lateral a la calle Recoletos, para ampliar las aceras y favorecer la movilidad peatonal estas navidades. Sin embargo, según el comunicado del ayuntamiento, en el paseo de Recoletos, entre la calle Prim y Cibeles, se suprimirá un carril de circulación de forma permanente. El Área de Desarrollo Sostenible que dirige José Manuel Calvo cuenta con un proyecto para 2019 que consiste en el acerado permanente de ese tramo. La colocación de estas 185 vallas de dos metros de largo permitirá ganar 1.270 metros cuadrados para los peatones.

Esta no es la única novedad. La calle Alcalá, entre Cibeles y Barquillo, también se reordena. Desaparecerá un carril al tráfico rodado para convertirlo en carril bus. De forma que de los cuatro carriles, uno se destina al peatón, otro al carril bus, otro se convierte en ciclocarril (compartido entre bicicleta y vehículo privado) y el último se destina al tráfico rodado.

La intervención coincidirá en el tiempo con el dispositivo de Navidad (que empezará en pocas semanas) y la entrada en vigor de la gran área de prioridad residencial Madrid Central el próximo 23 de noviembre. El consistorio explica que su pretensión es hacer más intuitivo que, desde este punto, la circulación queda limitada por el área de bajas emisiones Madrid Central.

Asimismo, a lo largo de la próxima semana, los trabajos de colocación de las vallas y los de pintura amarilla de bordillos, que separan acera permanente y provisional, estarán finalizados. Estas actuaciones están coordinadas desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad que dirige Inés Sabanés y cuentan con el apoyo del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, que contempla ampliar este espacio peatonal con un proyecto de obras a partir de 2019.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios